Los trabajadores autónomos y el desempleo en España

Laborales

Los trabajadores autónomos de España vienen reclamando desde hace varios años una reforma de la legislación que les otorgué una mayor protección en materia de Seguridad Social. Poco a poco se ha ido consiguiendo la aprobación de algunas mejoras en la situación del sector, como en el caso del acceso al subsidio de IT a partir del cuarto día de la baja, el mismo beneficio que tienen los trabajadores dependientes, o como en el caso de las prestaciones sociales de maternidad, paternidad y de accidentes laborales.

Al darse inicio al proyecto del Estatuto del Trabajador Autónomo creó unas grandes expectativas, pero que luego no se vieron reflejadas en el texto legal , aprobado finalmente por la Ley 20/2007 del 11 de julio de 2007.

Esta ley se trata en realidad de un marco regulatorio, por lo que requería la posterior reglamentación para su puesta en práctica. La ley en si misma es un texto programático, que regula el régimen profesional, derechos y deberes, o protección en materia de Seguridad Social, pero de un modo genérico.

Por ejemplo, para la puesta en marcha de la prestación por cese de actividad han tenido que transcurrir prácticamente tres años para la aprobación del Proyecto de Ley.

La acuciante situación económica de los últimos años ha afectado gravemente a los autónomos. Son muchos los pequeños empresarios, comerciantes o profesionales que se han visto obligados a cerrar sus puertas y cesar en su actividad, lo que ha obligado, para darles una salida, a aprobar el proyecto de ley que regula el derecho a la percepción de la prestación por desempleo de los autónomos que cesan involuntariamente en su actividad.

De todas formas, el sector de los trabajadores autónomos aún considera que las medidas son insuficientes, argumentando que los trabajadores deberán soportar las penurias durante un prolongado período y cotizar más, para después durante unos pocos meses percibir la prestación.

Las normas aprobadas presentan además, la particularidad de que abarca a un rubro de trabajadores que, en la práctica son considerados como autónomos, aún cuando presentan muchas características de trabajadores dependientes y que intentan reivindicar sus derechos a ser considerados como tales.

De este modo, aquellas personas que entre otros requisitos, al menos el 75% de sus ingresos los reciba de un mismo cliente, tendrán la categoría de trabajadores autónomos económicamente dependientes, con una serie de derechos que los acercan a un trabajador dependiente. Hasta tal punto es así que cuando tengan que formular una reclamación contra su cliente deberán acudir al Juzgado de lo Social.

Si bien puede considerarse que estas medidas pueden no ser aún suficientes, se puede considerar que se trata de un avance sustancial en el reconocimiento de los sectores laborales más desamparados por la legislación Española.

El trabajo freelance como medida de abatir el desempleo en México

Laborales, Noticias

El desempleo en el Distrito Federal de México se ha convertido en uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el gobierno local encabezado por Marcelo Ebrard. Los datos oficiales indican que la tasa de desempleo a enero de 2010 habría llegado al 8.7%, cifra récord para la capital mexicana.

Esto significa una cifra de algo más de 370.000 personas económicamente activas desocupadas. La preocupación de las autoridades del DF de México está centrada en la problemática social que general un índice tan alto de desocupación y en la cantidad de dinero que cuesta el mantenimiento de los subsidios.

Una de las ideas con las que se piensa enfrentar el desempleo, es el incentivo para la conversión de parte de la masa asalariada sin ocupación en trabajadores autónomos. La crisis económica ha provocado un aumento a nivel mundial del porcentaje de trabajadores que se desempeñan en forma autónoma, y en la mayoría de los casos, ha sido una útil solución, no solo como paliativo para la crisis, sino que además se ha transformado en una nueva fuente de empleo legítimo.

En los Estados Unidos, esta cifra alcanza al 26%, mientras que en Europa los números indican que los trabajadores autónomos representan un 17% de los ocupados. Sin embargo, la vulnerabilidad de este sector de trabajadores requiere de políticas estatales específicas, que permitan que el trabajador autónomo cuente con las coberturas de salud y retiro adecuadas, de forma tal que este tipo de empleos sea de igual calidad que los dependientes.

Un cambio radical en la formación

Hasta no hace mucho tiempo, las políticas de formación de la UNAM tenía un enfoque claramente marcado hacia el empleo en firmas establecidas. Las dificultades de inserción en el mercado laboral de los últimos tiempos, ha provocado un giro en estas políticas, haciendo que el enfoque principal sea en la actualidad al trabajo autónomo.

Un porcentaje importante de empleados del tipo tradicional, encuentran insuficiente el desempeño de estas tareas como forma de desarrollo personal y como expectativa de crecimiento en materia económica. Muchos son los trabajadores que piensan que el desempeño autónomo resultará beneficioso para sus aspiraciones, dado que entienden que su trabajo requiere solo una parte de sus capacidades.

¿Trabajo autónomo solo para emprendedores jóvenes?

Una encuesta de Kelly Services indica que quienes tienen mayor aspiración a convertirse en trabajadores autónomos son las personas mayores de 45 años, aunque también señala que la diferencia con otros grupos etarios no es sustantiva.

Esta misma encuesta señala que un 20% de los trabajadores con empleos fijos preferiría desempeñarse como independientes, señalando como factores de esta preferencia la flexibilidad y la independencia. Los factores que impiden el pasaje de estos trabajadores al área independiente son las dudas con respecto a los ingresos y el temor al fracaso. Este último factor cobra mayor fuerza entre los jóvenes.

La encuesta también añade que casi la mitad de los trabajadores dependientes creen que sus habilidades y conocimientos serían suficientes para lograr establecer su propio negocio. Esto se ha visto reflejado en el gran crecimiento que el sector de trabajadores independientes ha tenido en los últimos años, crecimiento forzado por la crisis de empleo.

Capacitación: la diferencia entre el éxito y el fracaso

La evolución constante de la sociedad, la ciencia y la tecnología, requiere que los trabajadores independientes se actualicen y capaciten en forma constante. La UNAM señala que un 80% de los emprendimientos terminados en fracaso deben su final a la carencia formativa. Es por ello que muchos centros educativos de nivel terciario tienen proyectos específicos que apuntan a la formación de los emprendedores independientes, entre ellos, la propia UNAM.

Otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de realizar el esfuerzo de independizarse, es hacer un diagnóstico correcto del nicho de mercado en el cual desempeñarse. Como ejemplo, se señala que uno de los sectores económicos preferidos es el de la gastronomía. Si bien es cierto que es seguro que la población se va a seguir alimentando, el sector se encuentra saturado en México, por lo que las posibilidades de éxito son notablemente menores.

En este sentido, se señala que los sectores de la información y las tecnologías son los mercados más prometedores, a pesar de que requieran una mayor capacitación y actualizaciones constantes.

Guardar filtro
×