La obligación de cotizar por accidente y enfermedades seguirá siendo opcional hasta 2014

Laborales

El Gobierno de España ha decidido nuevamente retrasar un año hasta el 2014 la obligación de cotizar por accidente de trabajo, enfermedades profesionales y cese por actividad de los nuevos autónomos, lo que quiere decir que por ahora no será obligatorio acogerse a estas prestaciones ni pagar por ello.

Hace muy poco lo acaba de anunciar Fátima Bañez, la ministra de empleo y seguridad social, recordando que sigue siendo voluntario en el 2013 para ayudar a crear riqueza y empleo, por ello harán una enmienda en los Presupuestos Generales del Estado.

Esta medida supondrá, según los cálculos, un ahorro de 40 euros al mes para los autónomos, equivalente a 500 euros al año, y 25 a al mes los que cotizan en el sistema especial de trabajadores por cuenta propia que inician la actividad en estos momentos.

Además ha asegurado que las medidas que han realizado, aunque no sean populares ni comprendidas, suponen el empleo de mañana por lo que se muestra orgullosa ante su reforma laboral en que afirma se han formalizado 61800  nuevos contratos indefinidos de emprendedores.

Lorenzo Amor, presidente de la ATA, ha indicado que esta decisión de retrasar esta obligatoriedad de cotizar por accidente es muy importante para el sector. Por su parte, la OPA considera que esto es una invitación a crear una precariedad de los autónomos al no estar obligados a pagar estas contingencias, y es que aunque se ahorren 500 euros al año tampoco se está asegurado ante lo que pueda pasar y eso es un paso atrás en el acceso a las mejoras sociales del colectivo.

Hay que recordar que si un autónomo no paga por estas prestaciones tampoco las reciba, por lo que si sucede algo como una enfermedad o accidente no se tendrán prestaciones durante el tiempo que se está de baja, no se tiene derecho a nada y eso sí es un paso atrás.

Está claro que ante la nueva decisión hay diferentes puntos de vista, desde los que piensan que es un ahorro en tiempos complicados hasta los que piensan que es un paso atrás de cara a asegurar el futuro del colectivo. Porque lo cierto es que si una persona ahorra 500 euros y después le pasa algo pierde la posibilidad de cubrirse ante ello, está pagando una cuota a la seguridad social sin recibir garantías de poder continuar la actividad pase lo que pase.

Aunque lo cierto es que ahora esto está en decisión de cada uno. Los autónomos deben ser conscientes de que pueden no pagar estas cotizaciones pero de los riesgos que esto supone, y por eso en este blog tenemos que recalcar que acceder a estas prestaciones es decisión de cada uno, por lo que hay que pararse a pensar en ventajas y desventajas de cada decisión.

Algunos datos sobre empresas y autónomos extranjeros en España

Laborales

En la actualidad conocemos que el número de autónomos extranjeros ha crecido, de hecho su evolución con respecto al número total de extranjeros es bastante favorable. Con respecto a esto, ha surgido un nuevo estudio del primer trimestre de este año realizado por Informa D&B.

El estudio afirma que hay 14251 empresas con capital extranjera y 128752 extranjeros, lo que indica que son el 2% de sociedades activas y el 8% de los autónomos censados en España.

La Comunidad de Madrid y Cataluña son las regiones que prefieren las empresas extranjeras para ubicar su sede social, en el primer caso con un 40% y en el segundo con un 30%. Por su parte, los autónomos extranjeros también prefieren Madrid en un 18%, seguido de Valencia con un 17% y Cataluña con un 16%. Como podemos ver, están más repartidas las preferencias de los autónomos que las empresas.

El 16% de las empresas con capital extranjero que hay en España y con actividades comerciales son de origen alemán. La mayor parte de las empresas vienen de la zona euro, destacando los Países Bajos y Reino Unido.

En empresas extranjeras por sectores el comercio es donde más hay, con un 26%, seguido de actividades inmobiliarias y servicios a empresas. Las tasas más importantes de fuera de las fronteras se encuentran en energía, con un 4%, e intermediación financiera, con un 3%. Los autónomos extranjeros prefieren el comercio, seguido de la construcción y la hostelería. La mayor tasa de penetración se encuentra en los servicios empresariales, construcción e intermediación financiera.

La cuota de inseguridad de las empresas extranjeras situadas en España se compara con las empresas españolas en casos de riesgo alto y medio alto, y algo superior en riesgo medio bajo siendo algo superior en riesgo bajo. El porcentaje de empresas con riesgo alto es del 13% empresas extranjeras y 12% nacionales. Con respecto a autónomos, el riesgo es más alto entre los extranjeros que los nacionales.

Estas son las cifras que se barajan en el estudio, enfocadas tanto a empresas extranjeras en España como autónomos, cifras que se consideran relevantes en vista de la gran cantidad de autónomos extranjeros ya existentes en el país y con cada vez mayor crecimiento.

Falta conocer la evolución de estas empresas y autónomos con los cambios económicos existentes, entre los que se encuentran la subida del iva, la menor capacidad adquisitiva de las personas en el país, la subida del irpf y demás elementos. ¿Qué piensas al respecto?

Sólo el 21,28% de autónomos cotizan por cese de actividad

Laborales

A día de hoy y sabiendo que existe la posibilidad de cotizar por cese de actividad, descubrimos que el número de autónomos que cotiza a la Seguridad Social para poder recibir el cobro del pago por cese de actividad es de sólo 21,28% del total de afiliados, pese a que ascendió el número a 652915 autónomos que pagan para poder recibir el pago por cese de actividad si les corresponde en su momento.

Por eso mismo, UPTA ha decidido denunciar la escasa información que ofrece la Seguridad Social y las Mutuas de accidentes laborales y enfermedades profesionales, sobre la evolución del paro para autónomos, lo que podría ser una de las principales razones de la poca acogida de una medida que venía siendo necesaria y que, sin embargo, podemos comprobar que no tiene todo el éxito que debería.

En Junio, sólo 3071 autónomos más han cotizado por cese de actividad, lo que supone sólo un 0,27% más que en el mes de mayo. De los cotizantes, hay 215972 mujeres y 436943 varones.

En función de las comunidades autónomas, podemos ver que los que más cotizan para poder recibir el cobro por cese de actividad o “paro para autónomos” son: Andalucía, con 129584 autónomos, Madrid con 81189 autónomos, Cataluña con 78872, Comunidad Valenciana con 61371 y Galicia con 55814. La mayor subida de cotizantes por este objeto fue en Baleares, con un incremento del 2,43%, después Ceuta, con 1,91%, y Melilla, con 1,64%. En Navarra y Asturias la tendencia ha sido a la baja.

Las principales razones, según UPTA, para la baja acogida a esta cotización voluntaria se deben a la poca información de las instituciones implicadas y la reducción de costes de los autónomos debido a la crisis económica actual.

Más bajas que altas de autónomos

Laborales

La situación de los autónomos en todos los sitios es complicada. En el caso de España, el alto número de altas, superando al año pasado e incluso encabezando con Italia las listas con mayor crecimiento de número de autónomos en Europa, resulta que este número de altas no compensa a las bajas de autónomos. Es cierto que muchas personas se atreven a emprender su propio negocio, pero son más los que, por una razón u otra, tienen que darse de baja en la actividad por cuenta propia.

Los responsables de ATA han pronosticado algo, teniendo en cuenta la situación económica actual, y es que en los próximos va a ser más fácil crear el propio empleo que encontrar un empleo por cuenta ajena.

El número de altas en los 7 primeros meses del año ha sido alto, 358506 nuevas altas en el régimen general de trabajadores autónomos, un 7,4% con respecto a la misma época del año pasado. Sin embargo, las bajas han sido un total de 368938, lo que supone un 10,8% más de bajas con respecto a la misma época del año anterior, de enero a julio. La diferencia entre altas y bajas es clara, sabemos que pese a que hay muchas más altas de las habituales también hay muchas más bajas, lo que deriva en un saldo negativo de 10449 autónomos, menos personas que trabajan por su cuenta, lo que también se suma a menos personas que trabajan por cuenta ajena y menos posibilidades de contratación de trabajadores.

Por comunidades autónomas, excepto en Melilla se ha producido un aumento de las altas de afiliados en el régimen general de autónomos, siendo Extremadura donde ha habido el mayor incremento con 1268 nuevas altas, seguida de Murcia, Castilla La Mancha y Cantabria. También por encima de la media nacional estaban Andalucía, La Rioja, Cataluña, Castilla León y Baleares. El resto también crecieron, con excepción de Melilla con una pérdida de altas del 9,3% con respecto al año pasado.

Las bajas también han aumentado, y es curiosamente también Extremadura donde se han producido más bajas con 1518 autónomos menos, seguida de Castilla La Mancha, Andalucía y Asturias. Por encima de la media a nivel nacional siguen Madrid, Cantabria, Comunidad Valenciana, Cataluña, Canarias, Aragón, País Vasco, Navarra, La Rioja, Baleares y Galicia. Donde menos se han incrementado las bajas ha sido en Murcia.

Si nos paramos a tener en cuenta los datos según sectores, el de la construcción es claramente el más perjudicado, ya que en el primer semestre de este año se han perdido 11985 autónomos en el sector construcción, 4000 más que el mismo período del 2011. Lo peor es que no hay nuevos movimientos de afiliación. Y la cosa es que no parece que esto vaya a cambiar, al menos por mucho tiempo.

Está claro que algo va mal y que esto está afectando a los autónomos. Es curioso cómo hay nuevas personas que deciden emprender un empleo por cuenta propia, quizá ante la necesidad de un trabajo, mientras que son más todavía las personas que tienen que darse de baja como autónomos. ¿Cómo evolucionará la cosa en los últimos meses del año? No parece que la cosa vaya a mejor.

Ideas para teletrabajar: hacer presentaciones con diapositivas

Laborales

Tal vez alguien pensó que, con el avance de los videos y los nuevos programas y técnicas de gráfica y animación, la vieja y querida diapositiva pasaría a la historia. No es así: modernizada y digitalizada, sigue siendo un recurso didáctico difícil de superar y además una excelente oportunidad para teletrabajar.

Un poco de historia
Pocos recuerdan o saben hoy en día qué es realmente una diapositiva; sin embargo, las diapositivas tradicionales fueron utilizadas por docentes y profesionales hasta no hace más de 10 años y todavía seguramente muchos conservan diapositivas de viajes. Es un formato de película fotográfica que fue muy popular a nivel de la fotografía familiar y publicitaria debido a la fidelidad y nitidez de los colores y su duración prácticamente eterna. Cada diapositiva es como un fotograma de 35mm; se colocan en marcos de plástico o cartón y para verlas se necesita un proyector de diapositivas, una suerte de abuelito de los modernos proyectores y miniproyectores. En realidad las diapositivas fotográficas siguieron utilizándose debido al costo de los cañones proyectores, ya que no muchas personas o instituciones contaban con este artefacto para realizar una presentación digital. A medida que se hicieron más accesibles, la presentación digital desplazó a la fotográfica pero conserva el nombre, como un homenaje a un recurso que durante un siglo apoyó presentaciones didácticas y culturales.

Programas y recursos
Hay varios programas muy populares para hacer presentaciones con diapositivas, muy versátiles e intuitivos. Además, los realizadores cuentan con muchos recursos en Internet, como plantillas, tipografías, ilustraciones y fotografías de libre disponibilidad y también de pago. La mayoría de los paquetes de oficina traen un programa para realizar diapositivas; la presentación completa consiste en una serie de diapositivas confeccionadas en base a un guión o texto proporcionado por el disertante. La presentación final puede contar con animaciones en los textos, efectos especiales, transiciones entre diapositivas, puede ser automática o manejada por el usuario y admite videos y sonido.
Recomendaciones:

  • Utilizar el mismo programa que el disertante o el que se utilizará el día de la presentación
  • Probar el funcionamiento de la presentación antes de enviarla o entregarla

Técnicas
Respecto de la confección de la diapositiva, hay algunas reglas sencillas que facilitan no solamente la exposición del disertante, sino también permiten a la audiencia visualizar y captar los conceptos con mayor rapidez y permanencia. Estas reglas se refieren a aspectos técnicos como el color y tamaño de la letra, y también a la efectividad de la presentación en cuanto a la cantidad de diapositivas y la combinación entre recursos gráficos y texto. Desde el punto de vista de la utilización y combinación de colores, el realizador debe tener una idea acerca de la iluminación del ámbito en el que se realizará la presentación. Si hay luminosidad o la presentación se realizará en una videoconferencia o por Internet, lo mejor es un fondo claro y letras oscuras. En cambio si el lugar estará totalmente oscurecido, pueden utilizarse fondos coloridos y letras claras. En cuanto a la cantidad y distribución de las diapositivas, una de las reglas es la de 8 / 8 / 8: 8 diapositivas de 8 renglones como máximo cada una, con frases de 8 palabras como máximo. Otra regla es 10/20/30: 10 diapositivas, para ser expuestas en 20 minutos, con un tamaño de letra como mínimo de 30 puntos. En todo momento debes tener presente que puedes realizar un trabajo vistoso pero que no complique al conferencista ni se convierta en algo más importante que la disertación. Es decir que la presentación debe ser un apoyo y no un espectáculo en sí misma.

Más economía sumergida tras la crisis

Laborales

La Asociación Intersectorial e Interterritorial de Autónomos y Pequeñas Empresas de Galicia acaba de anunciar que la situación de la economía emergida es crítica, de hecho lejos de desaparecer ha crecido. Sólo en la provincia de Pontevedra se llega al 30%.

Las entidades encargadas de erradicar la práctica, Seprona, Policía Autonómica e Inspección de Trabajo, han creado una campaña para evidenciar la problemática existente. El secretario general de la Asociación Autónoma de Empresarios de Talleres de Reparaciones de Vehículos de Pontevedra (ATRA) y directivo de APE pide mayor dureza a la hora de aplicar multas y actuar, en momentos en que además los expedientes administrativos tienen una lenta resolución.

Sólo en Pontevedra ya se han presentado 200 denuncias contra talleres ilegales, algunos de los cuales se concienciaron de la situación pero otros se ocultan todavía más y trabajan de una forma no tan formal, en domicilios particulares y en ciertos horarios. La situación económica actual, pese a sus actuaciones contra el fraude, no han servicio para recudirlo sino que las cifras todavía empeoran, al menos en muchos sectores entre los que destacan los talleres mecánicos.

Y la cuestión es sencilla, y es que a más parados más es la economía sumergida, la gente de algo tiene que vivir, muchos no pueden permitirse pagar lo que supone regularizar la situación y lo hacen de forma no legal.

En muchas ocasiones sí se ha logrado luchar “parcialmente” contra el fraude, pero aun queda mucho por hacer. Esto sucede en los talleres mecánicos, en la hostelería, en los electricistas, en fontaneros y en mucho más, en realidad pasa en casi todos los sectores, en mayor o menor medida. Y la cuestión es que aunque los controles para regular el fraude “dan resultado” la economía sumergida sigue creciendo y cada vez es peor. Y es fraude, claro que lo es, aunque ¿podemos llamar fraude a lo que se está haciendo por necesidad, cuando no se puede hacer otra cosa?

Los colectivos de autónomos afirman que siguen redoblando esfuerzos para conseguir erradicar la economía sumergida desde todos los sectores. Pero hay muchos problemas, uno de los cuales es que emprender o ser autónomo no es accesible para muchas personas o no compensa, existen muchas trabas, gastos y pocas ayudas, y hay gente que no gana lo suficiente para serlo, y quien gana no ve necesario pagar por ello.

El problema es que esto sí está afectando a autónomos que están pagando todo, siendo legales, y ven cómo la competencia es fuerte y crece de una forma que no es posible competir. Esto sólo se puede erradicar de una forma contundente con la información, con la concienciación, y con mayores ayudas para las personas que tienen unos conocimientos o habilidades pero no pueden permitirse ser autónomos por las trabas existentes.

¿Qué piensas al respecto?

Se propondrían bonificaciones en las cotizaciones de seguridad a estudiantes que trabajen como autónomos

Laborales

Hasta ahora muchos estudiantes trabajaban a jornada parcial para poder pagar sus estudios, aunque otros simplemente se dedicaban exclusivamente a estudiar sus carreras o cursos de formación. En la actualidad sigue siendo así.

Una posibilidad para que los estudiantes puedan pagarse sus estudios y acceder a una fuente económica podría ser el trabajar como autónomos, aunque debido a las cantidades que hay que pagar por cuotas a la seguridad social y otros gastos sumado al menor tiempo con el que cuentan para esto se convierte en una opción poco accesible para muchas personas.

¿Una posible solución? Existen varias, pero la propuesta por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, propone bonificar las cotizaciones de la Seguridad Social a estudiantes de formación profesional y universitarios que compatibilicen el trabajo por cuenta propia con sus estudios. Esto fomentaría el autoempleo de muchos jóvenes y la cultura del emprendimiento, aunque en muchos casos no pasaría por ser la única solución.

En la actualidad se bonifica el 30% de la cuota a jóvenes menores de 30 años, o mujeres menores de 35 años, que quieren darse de alta como trabajadores autónomos. Esta nueva medida pretende que los estudiantes de FP o universitarios tengan una bonificación superior al 50%.

Existen otras iniciativas de fomento del autoempleo como la de capitalizar el paro el 100% de prestación por desempleo a parados que decidan iniciar una actividad por cuenta propia, una reducción del 50% de autónomos en régimen de pluriactividad y un 50% de los primeros meses a familiares que colaboren en el negocio.

La cuestión es que precisamente las cuotas de autónomos son una de las principales dudas para emprender un negocio propio, por ello esta iniciativa abarcaría este problema con una reducción de la cuota a este colectivo, pero ni este es el único problema ni este es el único colectivo que se encuentra en problemas. Sin embargo, algo es algo y todo lo que se implemente ayudará “en parte” a solucionar algo.

¿A quién puede ayudar esta bonificación? A jóvenes estudiantes que quieren emprender sus propios negocios, a jóvenes estudiantes que quieren montar un negocio pero las cuotas de autónomos les parecen demasiadas para poder compensar en los beneficios de sus negocios y a jóvenes estudiantes que no se animan a dar el paso por todo lo que conlleva (cuota de autónomos incluida).

Más de 92000 autónomos han capitalizado el paro en el primer trimestre del año

Laborales

Una de las principales novedades sucedidas en España en los últimos días son las cifras del primer trimestre del sector, ya que más de 92000 autónomos han capitalizado el paro para poder emprender. Es decir, más 92000 parados han decidido dar el paso del emprendimiento, algunos por necesidad y otros por vocación.

Las personas que han optado por emprender por medio de capitalizar el paro tienen entre 35 y 39 años, siendo el segmento de menores de 30 años de un 9,20%. La capitalización del paro consiste en el cobro en único pago de la prestación de desempleo para iniciar una actividad profesional, y como ello hay que justificarlo, por eso cada vez son más las personas que optan por esta opción ya que se puede utilizar para montar el negocio o para pagar las cuotas de autónomo en la Seguridad Social.

Son 92723 los trabajadores autónomos que se han beneficiado de la capitalización de la prestación por desempleo en el primer trimestre del año para pagar sus cotizaciones a la Seguridad Social, más de 92000 autónomos nuevos, personas que ante su situación de paro han decidido dar un nuevo paso. De todos ellos la mayoría se encuentran en la franja de 35 a 39 años, el resto de 40 a 44 años. Son pocos los discapacitados que se han aprovechado de la capitalización del paro, un 0,35% del total, lo que demuestra las complicaciones de este colectivo para llevar a cabo una actividad empresarial, y así lo indica Sebastián Reyna.

En el primer trimestre de año se han destinado más de 181 millones de euros a esta medida de promoción de autoempleo, aunque no nos engañemos, el presupuesto no viene de otro lado que de las cotizaciones de los trabajadores que en vez de optar por cobrar su prestación han decidido destinar el dinero a otro fin, su propio negocio. El gobierno no ha gastado nada en esta medida.

De esta noticia lo más interesante es el hecho que, ante la crisis, muchas personas han decidido emprender y aprovechar sus recursos a un negocio propio. Estos negocios podrán tener más o menos éxito, pero son autónomos que pueden crecer e incluso en un futuro hasta contratar personal. Y es que siempre se ha dicho que es con el colectivo de autónomos con el que hay que empezar para levantar la situación económica actual, por eso son necesarias más medidas de apoyo a los autónomos y emprendimiento.

Algunos errores de alta importancia para autónomos o freelance

Laborales

Si trabajas por tu cuenta vas a necesitar una fuente de ingresos que te permitan sobrevivir, pero sobre todo acabarás cometiendo muchos errores que te pueden salir caros. Descubre algunos de ellos para no caer.

  1. No solicitar una parte del pago por adelantado. Es un gran error, la otra persona puede poner excusas de que otros freelance le han dejado tirado o no le han completado anteriormente el trabajo pero tú no eres otros freelance, reclama lo que te corresponde. Y al final, es mejor cobrar una parte que no cobrar nada, no hacerlo es correr un gran riesgo ya que se podría estar trabajando para nada. Cobrar una parte asegura que nadie juegue con tu trabajo “por aburrirse”.
  2. No informarse sobre un nuevo cliente. Es clave conocer algo de información acerca del nuevo cliente, incluso indagar si ha pagado a otras personas o si hay alguna información de interés en internet que te ayude a tomar una decisión.
  3. Trabajar antes de llegar a un acuerdo real. Esto podría hacer que el cliente se eche atrás y hayas trabajado para nada, que el contrato no se formalice o que surja algún imprevisto de última hora.
  4. No aclarar todos los aspectos sobre lo que hay que hacer. Esto hace que a veces asumas un trabajo como más sencillo de lo que parece cuando hay una mayor complejidad dentro de un proyecto. Se puede llegar a subestimar el tiempo que lleva algo si no se conoce con exactitud todo lo que hay que hacer o si nunca antes se ha hecho.
  5. Trabajar gratis con la promesa de un proyecto muy grande, o rebajar el precio de forma muy importante con la “promesa” de nuevos trabajos. Generalmente no suelen haber trabajos después, y si los hay también intentarán rebajar tu precio, así que no dejes que se aprovechen de ti por “conseguir algo mejor” o “participar de algo grande”.
  6. Intentar ser el más barato. Si alguien cobra menos, pues tú querer igualarte. Tu estrategia debe estar basada en un conjunto de valores y no sólo en el precio, porque siempre habrá alguien que cobre menos. Si cobras menos al final sólo conseguirás rebajarte tanto que no podrás dedicarte profesionalmente a ello.
  7. No saber gestionar el tiempo o gestionarlo mal. Muchas veces tenemos estrés pensando que no nos da el tiempo, cuando en ocasiones simplemente no lo sabemos gestionar correctamente. Empieza por planificar tu trabajo y hacer una correcta gestión del tiempo.
  8. No actualizar los conocimientos y formación. Muchas personas piensan que saben lo suficiente, no se dan cuenta de que las cosas cambian y existen muchas novedades importantes. Esto puede hacer que te quedes atrás.

¿Cuáles son las multas del Plan Antifraude del Gobierno?

Laborales

El Plan Antifraude del Gobierno de España trae nuevas medidas para evitar la evasión fiscal y la economía sumergida. Las medidas se están endureciendo y ya se empieza a notar. Se ha modificado parte de los artículos 199 y 203 de la Ley General tributaria del 2003 con multas hasta los 600000 euros, cuando anteriormente el máximo se encontraba en los 400000 euros.

Para ello se basan en unas multas que se incrementan en la actualidad en el caso de particulares y pueden llegar hasta los 100000 euros, entre otras medidas. Si no se facilita la información exigida en los primeros plazos puede ir de los 1000 a los 5000 euros, después del tercer plazo habrá un mínimo de 10000 euros.

Las multas también pueden llegar a los 600000 euros en caso de incomparecencia de la empresa o empresas que no colaboren. Las empresas que no atiendan a los requerimientos de la Agencia Tributaria en un primer plazo será de 3000 euros, en el segundo requerimiento de 15000 euros, en el tercer plazo irá de los 20000 euros a los 600000.

La obligación de informar de cuentas en el extranjero tiene una sanción mínima de 10000 euros en caso de incumplimiento, siendo de 5000 euros por cada dato no facilitado y hasta un máximo de 50000 euros. Se grava el valor de la cuenta en función del 52% del valor de la cuenta por cada cuatro años del último periodo no prescrito y un 150% del valor. A esto se le suman los intereses de demora.

La Agencia Tributaria tendrá poder para decretar el embargo de los bienes del deudor, cuando anteriormente sólo podía hacerlo un juez. La interrupción de prescripción de una obligación interrumpe las que tenga el contribuyente. Las sociedades con acciones embargadas no pueden vender sus inmuebles y serán responsables de deudas y sanciones a los socios de sociedades ya liquidadas.

Además, se restringe el uso de efectivo a 2500 euros bajo multas que pueden ser del 25% del pago de toda la operación y restringe el régimen de módulos a autónomos.

Las medidas se han endurecido y podremos verlo en los próximos meses. En otros países, además de España, también se están endureciendo las multas, lo estamos viendo también en el caso de México. Y es que los gobiernos se han visto en la necesidad de tomar nuevas medidas, pero ¿son estas las soluciones correctas? ¿ no habría otras cosas que hacer?

Guardar filtro
×