Pasos legales en la evolución lógica de autónomo freelance a empresario

Consejos

Son muchas las personas que bien sea ya como primera opción o bien arrastradas después de haber trabajado como personas asalariadas que deciden probar a trabajar por su cuenta, establecerse ofreciendo sus servicios directamente a los clientes, dicho de otra forma personas que desean establecerse como autónomas, otramente dicho (y aunque puede tener acepciones con matices diferentes) como trabajadores o trabajadoras freelance. Muchas de estas personas inician su actividad con muy pocos o nulos recursos, una infraestructura mínima y unas necesidades funcionales muy básicas, pero en algunos casos vamos a más y cambia la situación, ¿qué sucede entonces? Veámoslo.Según la profesión que ejerzamos igual esto no tendrá ningún sentido, es decir, puede ser que por las características propias e intrínsecas del negocio que gestionamos jamás precisemos de adquirir una estructura, una infraestructura mayor de la que ya disponemos, pero en muchas otras ocasiones, en la mayoría de ellas, bien se podría decir que potencialmente en todas ellas, la situación es bien diferente, y un auge del negocio, un ascenso en número de clientes, en la cifra de facturación, significa inexcusablemente una necesidad de crecer, de adquirir mayor dimensión, de explorar nuevas fórmulas y nuevos caminos en nuestra estructura profesional, a eso se le llama evolución. Adentrémonos en ello.
Y es que es evidente que por ejemplo si somos asesores legales, diseñadores gráficos o escritores, no es lo mismo gestionar cinco clientes, que quinientos, ni estar hablando de cifras de negocio que se muevan en unos pocos cientos o miles de euros, a que esas cifras empiecen a multiplicarse, ante estos cambios, un cambio estructural es necesario, necesario por muchos motivos, desde las mismas necesidades operativas, a las legales o fiscales.
La necesidad en el ámbito operativo de ir dando pasos en esta evolución, en la creación de esta estructura superior es más que obvia por la necesidad de la gestión del día a día en sí mismo, y para aumentar la capacidad de poder atender a nuestros clientes, pues por ejemplo no es lo mismo cuando podíamos atender a nuestros pocos clientes directamente a través de sus llamadas a nuestro móvil y nosotros visitarlos directamente y desarrollarles el trabajo encargado, a cuando debemos gestionar multitud de proyectos y gestionar multitud de llamadas y organización de agendas, además esto conlleva una necesidad de que nosotros nos centremos en el área de gestión o de trabajo en las que seamos especialistas, en la que nos sintamos cómodos y organicemos a nuestro alrededor una estructura que haga todas esas funciones suplementarias que nos permitan centrarnos y desarrollarnos nosotros en el núcleo central de nuestro negocio.
Pero más allá de la operativa en el día a día, en la gestión de nuestro negocio, donde realmente también tiene impacto un auge de nuestro negocio es en la forma jurídica, en la forma legal que adquiere nuestro negocio, ello tiene alto impacto tanto para el negocio en sí mismo, como para el profesional que hay detrás de él, aquí vamos a verlo desde una doble vertiente: la de las modalidades y pasos para adquirir dichas formas legales, hasta los condicionantes que inciden en una forma u otra de elección. Según desde el país desde el que esto se lea las particularidades, nombres legales o requerimientos podrán ser unos u otros, también los requisitos o los tramites a realizar, por eso aquí se va a explicar de una forma simple, lo más transversal posible y con definiciones muy claras, pues está claro que por ejemplo aunque en un país al trabajador por cuenta propia se le llame autónomo y en otros países de otra forma, o a la empresa más habitual de los pequeños y medianos empresarios se la llame SL (Sociedad limitada) en algunos lugares y con otras siglas en otros, es evidente que las funciones primordiales de las mismas y la necesidad de crecer con ellas es indistinto (por lo general) de nacionalidades y de particularidades concretas.

Desde un punto de vista de condicionantes que influyen a nivel legal o fiscal en escoger una u otra forma jurídica, y dejando ya de lado todos aquellos condicionantes de gestión del día a día, nos encontramos con dos factores clave para que un autónomo decida constituir una sociedad o no para sus quehaceres profesionales. Por una parte estará la fiscalidad aplicable y por la otra la propia responsabilidad del empresario en el negocio, aquí huelga decir que existirán particularidades, pero por lo general la opción de constituir una sociedad será aconsejable siempre que queramos limitar nuestra responsabilidad al capital aportado como socios en la sociedad (por ejemplo en las sociedades limitadas (SL) en España se exige un capital social mínimo de escasos 3000€), pues al contrario el autónomo responde ilimitadamente con sus propios e ilimitados bienes, y a priori también será muy aconsejable constituirse para un autónomo como sociedad cuando quiera que sus ganancias no tributen al fisco (a la hacienda pública) imputándose directamente a sus rentas personales (IRPF) sino que tributen en los beneficios o pérdidas de una sociedad y de ahí el se ponga unos ingresos determinados. Como consejo general y siempre recomendando encarecidamente visitar a un asesor especializado sobre el tema que nos guiará paso a paso y de forma totalmente segura y profesional según nuestro caso, siempre será fiscalmente más ventajoso tributar a través de una sociedad con personalidad jurídica propia que no como personas físicas, pero es necesario reiterar la necesidad de estudiar caso por caso de forma particular, pues dependerá mucho del país del que se trate, de las cantidades facturadas, etc.
Si en los pasos legales y administrativos a seguir nos fijamos diremos que por ejemplo si nos fijamos en el caso de España no será necesario para darnos de alta como autónomos más que ir a la hacienda pública a darnos de alta a través del modelo 036, el que nos dará de alta censal como profesionales y a la vez en el IAE y también acudir a la seguridad social para darnos de alta en el régimen especial de autónomos de dicho organismo. Posteriormente nuestras obligaciones básicas serán abonar mensualmente la cuota de autónomos (entre unos 200 y 300€ de aportación mínima para este año 2010, pues dependerá de las bonificaciones a las que nos podamos acoger, bases de cotización, etc.) lo que nos dará derecho a los servicios y prestaciones del sistema público, y también deberemos presentar declaración trimestral del IVA a la hacienda pública y demás obligaciones fiscales y de cualquier otra índole que nos sean aplicables. En el caso de querer constituir una sociedad y partiendo de la base que constituiremos la más común de las sociedades, la SL, los trámites básicos serán crear unos estatutos de la sociedad, escoger y registrar una denominación social, depositar el capital social y dar de alta la sociedad en el registro mercantil, y darla de alta a todos los efectos y obligaciones fiscales, ello significa conseguir su propio código de identificación (denominado CIF en España), etc. , a la vez la empresa también deberá regularizarse en la seguridad social, conseguir sus cuentas de cotización, etc., en caso de tener empleados o distintos centros de trabajo reunir todos los requisitos, sin olvidar las demás obligaciones que podamos tener o las particularidades o trámites extra que nos obligue nuestro sector en concreto.
Un último apunte, siguiendo con el ejemplo de España, uno de los países donde la eAdministración o la administración está más implantada de Europa, decir que los trámites y las gestiones para darse de alta como sociedad cada vez se agilizan más, por ejemplo en el caso de Catalunya gracias a la eAdministración y a la implantación de la ventanilla única, se ha pasado de un tiempo total necesario para completar el proceso de 20 días a poderlo hacer actualmente todo de forma virtual de entre una forma automática e inmediata y un máximo de 48h según el caso, esta tendencia será la tónica general de nuestro futuro más inmediato, pues por ejemplo en los próximos diez años el país de Chile tiene un proyecto a desarrollar por una determinada empresa para desplegar todo lo referente a la eAdministracion, y así país por país y lugar por lugar.

Aprende a superar la presión en tiempos de crisis

Consejos

Estamos en tiempos difíciles, y a todo eso se nos suma nuestros problemas personales, familiares, económicos, sentimentales, etc. Hay muchas razones que nos pueden llevar al estrés, y por tanto son momentos de mayor presión.

Los momentos de mayor presión hay que saber aceptarlos, aunque las personas nos solemos enfrentar a la presión de distinta manera.

Algunos caen en una etapa de negación, que suele ser esa etapa en que negamos lo que nos está pasando e intentamos ocultarlo, pero esto sólo nos daña a nosotros mismos y no es la solución a nuestros problemas.

Otros se paralizan o reaccionan con miedo, de manera que no se buscan soluciones, ya que no se afronta el problema de cara.

El resto de personas reacciona con rabia o con tristeza. Son dos maneras distintas de afrontar el problema pero llevan a lo mismo.

Muchas personas pasan por todas estas fases sin darse cuenta. Y muy pocas personas son capaces de reaccionar de buena manera ante la presión. Estas últimas son las personas que tienen la competencia de trabajar bajo presión, cualidad que seguramente habrás visto en alguna oferta de trabajo.

Aguantar el trabajo bajo presión es difícil para muchas personas, por lo que hay que aprender a superar la presión. Esto te ayudará no sólo a nivel laboral sino también a nivel personal, ya que la presión surge en todos los ámbitos y todas las épocas de nuestra vida.

En épocas de crisis, aprende a superar la presión. En este artículo te doy algunos consejos para que te ayuden en este aspecto:

Descansa. El descanso es muy importante. Procura dormir al menos 8 horas diarias, y también tomarte pequeños descansos durante el trabajo. Dormir bien es una de las cosas más efectivas para rendir más. No te olvides tampoco tomarte unas pequeñas vacaciones de relax.

Delega. Si tienes un trabajo donde tienes que dar lo máximo de ti y piensas que eres insustituible en ciertas tareas, es hora de que te des cuenta de que nadie es insustituible y debes aprender a delegar en personas de confianza que puedan hacer esas tareas. Enseña a alguien, ya que si en algún momento no puedes hacer todo de una vez necesitarás la ayuda de esa persona. No es bueno que lo lleves tú todo siempre. Pero recuerda, es tan importante saber delegar como saber en quién delegar.

Planifica. Ordena tus ideas, ordena tus tareas. Siempre planifica lo que pretendes, cómo lo vas a conseguir y ordénalo todo de la manera más sencilla posible. No dejes las cosas para última hora ya que siempre pueden surgir improvistos, las cosas principales hazlas lo antes posible.

Libera tensiones. Tienes que tener algún hobbie, algo que te haga despejarte de tu rutina diaria. Si haces ejercicio frecuentemente también te ayudará a aliviar tensiones. Busca algo que te gusta y dedícale tiempo. No todo va a ser trabajo.

Confía en ti. Tú puedes, sabes que puedes, por eso estás ahí, por eso se te presenta la dificultad. Piensa en la frase que “si algo no tiene solución ¿para qué preocuparte?, y si tiene solución ¿para qué preocuparte? La autoconfianza es un punto muy importante.

Improvisa. Aprende a improvisar, piensa en lo que podrías hacer si surge un improviso, siempre ten en cuenta otras posibilidades por si algo sale mal. No tiene que salir mal, pero, ¿y si sale? No dejes ningún cabo suelto, así si pasa algo estarás preparado/a.

Si tienes en  cuenta y cumples todos estos puntos al pie de la letra, y como verás no es tan difícil, te costará menos enfrentarte a momentos de tensión.

Teletrabajo: el nuevo perfil de los trabajadores freelance

Blog

En sus principios básicos, el trabajo freelance aparece como una idea tentadora, ya que no se tienen horarios fijos, es posible realizarlo desde la comodidad de la casa, sin jefes ni compañeros con los que haya que tener vínculos obligatorios. Este tipo de trabajos aparece como posible debido a la aparición constante de nuevas tecnologías que permiten mantenerse comunicado desde cualquier lugar.

De acuerdo a un nuevo estudio realizado por la Escuela de Sociología de la Universidad Diego Portales de Chile, estas son las características más atractivas para aquellos que optan por esta  modalidad de empleo. Este estudio determina que el perfil de los freelancers y las principales características de los teletrabajadores puede definirse como aquellos trabajadores que no necesitan más que una computadora, un celular, correo electrónico y conexión a internet para llevar a cato su trabajo.

Para hombres y mujeres

Según la autora de la investigación, la Socióloga Ana Cárdenas, “no hay una asociación directa de teletrabajo con forma de trabajo para mujeres que tienen hijos o jóvenes”. Esto confirmaría una encuesta realizada en el año 2001 por la Dirección del Trabajo, en la que, basada en una selección “de carácter aleatorio”, el 73% de los teletrabajadores eran hombres. Para Cárdenas, la explicación de este fenómeno tiene lugar a partir de la demanda femenina de condiciones de trabajo que permitan compatibilizar el trabajo y la familia, y como las mujeres están teniendo éxito en estas demandas, los hombres necesitan compatibilizar el tiempo de permanencia en casa: “Ellos tienen esa presión de parte de sus parejas”.

El trabajo en el domicilio tiene sus orígenes en las mujeres y la industria textil. Hoy en día, sin embargo, los trabajadores freelance no tienen preponderancia de género. En cuanto al rubro de desarrollo de este tipo de trabajos, en la actualidad el sector en el que existe una mayor demanda de trabajadores freelance es la de servicios.

El trabajo no presencial

Cárdenas asegura que este cambio de rubro se debe a la aplicación de nuevas tecnologías en el trabajo, lo que ha tenido una mayor repercusión en el área de servicios. Las nuevas tecnologías han modificado las bases de trabajo de profesiones como periodistas, diseñadores gráficos, ingenieros informáticos, sociólogos y consultores entre otros. Gracias al avance en las comunicaciones y la transmisión de información, cada vez son más las profesiones que se pueden ejercer de manera no presencial.

Emprendimiento y creatividad

Lo más importante para tener éxito como teletrabajador es tomar conciencia de que se es un empresario. Es imprescindible la construcción de una identidad laboral que permite  asumir los riesgos y costos que conlleva el trabajo independiente. Entre otras cosas, saber que los ingresos no serán constantes y que el riesgo de contraer una enfermedad es no generar ingresos suficientes durante ese período.

La clave está en ser metódico

Según Cárdenas, son personas cuya cualificación es mayor que el promedio de la población general del país, contando muchos de ellos con títulos profesionales y de posgrado. Esta es una de las razones por las que tienen una percepción positiva de sí mismas y “un alto nivel de confianza”. Tanta, que a la mayoría no les preocupa trabajar a honorarios: de los 18 casos que Cárdenas estudió, sólo cinco estaban contratados.

Sin embargo, la investigadora no ve esas condiciones como lo más relevante de ser un teletrabajador. Ni que pese más que tener mayor libertad creativa y no sentirse “anulado” por su trabajo. Porque, según ella, eso es lo que más les pesa a este tipo de freelancers: “A la larga, tiende a frustrar a cualquier trabajador. Por eso, el espacio de la casa les permite una mayor libertad”.

Creatividad, inteligencia y… buen humor

Blog

Mucha gente piensa que la inteligencia y la creatividad son cualidades innatas; que las personas creativas e inteligentes han sido tocadas con una varita mágica o tienen la “suerte” de estar dotados con esas virtudes.

Sin embargo, y sin desconocer que hay personas naturalmente creativas o inteligentes, debemos saber que creatividad e inteligencia son características propias de toda mente humana.

Creatividad e inteligencia es lo que permitió a nuestros más remotos antepasados elevarse sobre el reino animal, pasar de la vida nómade a la sedentaria, inventar herramientas, y dar los primeros pasos en el fascinante camino de la evolución.

Actualmente se sabe que la inteligencia y la creatividad pueden desarrollarse y existen técnicas de aprendizaje que permiten a todos, sin excepción, aplicarlas para la resolución de problemas haciendo más eficiente, productiva y placentera su vida laboral.

La creatividad es la capacidad para ver nuevas posibilidades, poner en práctica una solución, tener una idea, hacer algo sobre ella, tener resultados positivos.  Pero además, la creatividad está siempre latente; de hecho, las mejores ideas no surgen cuando estamos abocados a la resolución del problema sino en momentos en que nuestra mente trabaja en libertad ¡mientras estamos ocupados haciendo otras cosas!

Es muy importante tener comportamientos y actitudes creativas, es decir, un estado de ánimo que predisponga a analizar sin prejuicios las situaciones y aportar a su solución, pero también es interesante saber cuáles son los mayores obstáculos a la creatividad.  A través de diversos estudios se ha determinado que los bloqueos de mente nacen en los hábitos y costumbres adquiridos y aprendidos, que provocan rigidez funcional y no predisponen adecuadamente al organismo para la acción creativa. Sin embargo, esos hábitos son necesarios y pueden ser tomados como un punto de partida hacia otras técnicas y métodos.

Desarrollar la creatividad
Hay diversas estrategias para desarrollar la creatividad, que se fundamentan en observar los problemas desde puntos de vista no habituales, para descubrir relaciones conocidas en situaciones desconocidas, buscar analogías e idear soluciones aunque a primera vista parezcan inaplicables.También hay diferentes estrategias para la resolución de problemas, como la definición de pasos y la representación gráfica en forma lineal.

Hoy en día hay mayores exigencias hacia los nuevos profesionales, ya que los avances en las tecnologías de la información y la comunicación han conseguido que las tareas rutinarias puedan ser realizadas por las máquinas mientras la mente dispone de tiempo libre para desarrollar el pensamiento.

No basta con aprender la cultura ya elaborada; los nuevos tiempos exigen nuevas respuestas a problemas urgentes, que sean innovadoras, que representen nuevos enfoques; mediante la creatividad es posible encontrar soluciones sustentables, que ayudan a las personas, que permiten hacer las cosas mejor, con mayor eficiencia y utilidad, ideas que iluminan y dan fuerza, que inspiran, enriquecen y estimulan.

Buen humor, componente esencial
… y muy poco valorado, un privilegio de la Humanidad. La razón puede idear fórmulas y  sistemas, pero sólo el sentido del humor permite escapar de un esquema para adaptarse a otro. Sin humor seremos incapaces de ver vías laterales o caminos alternativos o incluso encontrar un nuevo sentido aunque todo parezca un gran disparate.

Grandes inventos de la Humanidad surgieron de asociaciones imposibles, como la imprenta, inventada por Gutenberg a partir de una máquina de acuñar monedas… ¡y una prensa para hacer vino!

Nadie sabe muy bien cómo es posible que una cosa física, el cerebro, pueda producir una idea; lo importante es tener en cuenta que las ideas existen y se pueden encontrar. Solamente aquellas personas a las que no se les ocurren ideas, no saben que las ideas existen y ni siquiera son capaces de encontrarlas.

Frases célebres:

  • Oscar Wilde: “La seriedad es el único refugio del superficial”.
  • Mary Pettibone Poole: “El que se ríe, dura”.
  • David Ogilvy: “Cuando la gente no se divierte, raramente produce buena publicidad”.
  • Paul Valery: “La gente seria tiene pocas ideas. La gente con ideas nunca es seria”.
  • Arthur Koestler: el humor es la base de la creatividad.

Para ejercitarse:
Luis pesa menos que Antonio, pero más que Pablo. Pablo pesa menos que Luis, pero más que Esteban, ¿Quién pesa más y quién le sigue en esta variable?
Nelly y Carolina ganan lo mismo. Nelly gana más que Brenda, quien a su vez gana menos que Elisa. ¿Cuál de las siguientes posibilidades es la más correcta?: Nelly gana menos que Elisa, Nelly gana más que Elisa, Nelly podría ganar más o podría ganar menos que Elisa.

¿Debo ser empresario autónomo o sociedad limitada?

Blog, Consejos

A la hora de empezar a ganar dinero de manera autónoma, una vez que empiezas a tener algunos clientes o quizá antes, te planteas si es mejor ser autónomo o ser sociedad limitada, teniendo en cuenta que cada una de estas situaciones tiene sus ventajas y desventajas. ¿Sabes ya por qué decidirte?

¿Por qué ser autónomo?

–          Porque necesitas menos trámites para constituírte en autónomo.

–          Porque, si trabajas en tu propio domicilio, los costes fijos que tienes son los de la cuota de autónomos, y después según factures pagarás impuestos.

–          El coste de un asesor es más económico, ya que tienes menos obligaciones fiscales y también menos movimientos de cuentas.

Desventajas de ser autónomo.

–          Aunque estés protegido por un seguro de responsabilidad civil pueden surgir problemas no cubiertos por ningún seguro civil, por lo que respondes de él con tu patrimonio.

–          Tienes menos protección en cuanto a impagados, deudas, etc.

–          Tienes menos posibilidades contables con beneficios e inversiones.

A la hora de decidirte a ser empresa tienes que tener en cuenta que:

–          Se requiere un capital mínimo, superior a 3000 euros, para ser empresa.

–          La mejor sociedad que puedes plantearte inicialmente es: Sociedad Limitada o Sociedad Limitada Nueva Empresa.

–          Puedes hacer una Sociedad Limitada siendo tú solo/a.

–          En caso de que suceda algo, la responsabilidad de la persona es limitada al capital aportado a la empresa, el empresario no responde con su patrimonio.

–          El hecho de formar parte de una empresa da más confianza a clientes y proveedores.

–          Da más confianza también a los bancos y existe mayor posibilidad de conseguir más capital para la empresa, también a nivel de préstamos se consiguen más fácilmente.

–          Una empresa es una inversión. Si la empresa crece, su valor crece. Sin embargo, si eres autónomo esto no sucede.

El tipo fiscal del autónomo será distinto según gane más o menos, así que cuanto menos gane menos será el tipo fiscal, sin embargo, cuanto más gane más será el tipo fiscal. Se recomienda pasar de autónomo a empresa cuando se ganen más de 53000 euros al año ya que tributarás mucho menos.

Por tanto recomiendo ser autónomo inicialmente, y convertirse en empresa a partir de 53000 euros al año, o antes si pretendes tener socios, tienes una cartera fija e interesante de clientes, quieres pedir préstamos o hacer crecer el negocio, u otras razones que te hagan decantarte por crear tu propia empresa.

Como realizar una oferta (Propuesta)

Blog, Consejos

Muchas veces hemos visto en esta misma página, como por el ansia de obtener un trabajo, se cometen errores en la presentación de la oferta ante un proyecto. Precios excesivamente bajos, plazos de entrega demasiado cortos, ofertas realizadas sin conocer a fondo los detalles del proyecto, etc.

La reputación del trabajador freelance depende en gran medida del cumplimiento de los objetivos planteados en el proyecto y reafirmados en la oferta. Si se oferta un trabajo por un precio menor del valor real del mismo, luego de que se produce la contratación no hay forma de conseguir que el contratante otorgue el beneficio de un aumento de la cotización.

Trabajo Freelance da una serie de recomendaciones, incluso durante el proceso de publicación de una oferta, que son muy útiles y que aparentemente no todos siguen. A continuación daremos una serie de pautas que es indispensable seguir para no cometer los errores que hemos descrito.

  1. Leer bien la información del proyecto. La información escrita en el proyecto debe ser leída con atención, a fin de comprender bien el alcance y los objetivos del proyecto y poder hacer un presupuesto acorde al mismo. Una incorrecta evaluación puede resultar en un precio por el que quizá no estemos dispuestos a trabajar, o ofertar por un servicio para el cual no estamos capacitados.
  2. Preguntar. Muchas veces los proyectos presentados no poseen todos los detalles necesarios para poder realizar una oferta, o los mismos aparecen como poco claros. En todos los casos, siempre es preferible preguntar antes de realizar la oferta, ya que es el mejor medio de obtener todos los datos necesarios.
  3. Ofertar precios razonables. La competitividad en algunas áreas del trabajo freelance es muy dura, lo que hace que algunos trabajadores realicen ofertas muy por debajo del valor normal de un trabajo. Esto no solo es contraproducente para la economía del trabajador, sino que además va en detrimento de la calidad de los trabajos presentados, al menos a mediano plazo, cuando el trabajador se da cuenta que está trabajando demasiado por muy poco. Es preciso ser competitivo, lo que no quiere decir que se deba regalar el trabajo, sobre todo si se tiene conciencia que el mismo es de calidad.
  4. Cumplir con lo pactado. Una vez que se ha obtenido un trabajo, se debe dar cumplimiento a todos los términos del acuerdo. Un cliente satisfecho es un cliente que posiblemente nos volverá a contratar. Además, la reputación es fundamental para conseguir nuevos trabajos.
  5. Ofertar solo para lo que se está capacitados. Esta premisa está relacionada con el ítem anterior. El cumplimiento de lo acordado es posible solo en caso de que estemos preparados debidamente para realizar el trabajo para el que nos hemos postulado. Además, una baja preparación en algún área, puede dar como resultado trabajos de baja calidad, y por consiguiente, una baja en la reputación.

El éxito o el fracaso de un trabajador freelance depende directamente de su reputación y la cantidad de clientes satisfechos (muchos de ellos volverán a contratar). Un trabajador con buena reputación puede obtener mejores precios por sus trabajos, ya que cuenta con una garantía de calidad. Descuidar algunos de los aspectos que hemos enumerado, puede resultar en algún beneficio a corto plazo, pero a mediano y largo plazo, la única forma de obtener éxito como freelancer consiste en tener una reputación alta.

Cómo cobrar por tus servicios

Consejos

Seguro que muchas veces te habrás preguntado cómo cobrar tus servicios o productos, cuál es la forma más cómoda, práctica y efectiva para recibir dinero de clientes que pueden estar en tu localidad, en tu comunidad autónoma, en tu país o incluso en otro país.

¿Qué métodos de pago utilizan los demás?

En efectivo. Cuando el que te contrata es de tu localidad o se desplaza a tu zona, la forma más habitual es el pago en efectivo o “pago en mano”.

Transferencia bancaria. Otra de las formas más habituales de cobrar un producto o servicio es la transferencia bancaria. Se utiliza principalmente cuando la otra persona es de tu mismo país. Con la mayoría de los bancos puedes hacer transferencias a través de Internet o en el propio banco, y algunos de ellos no cobran las transferencias a otros bancos nacionales.

Cheque. El cheque es otra forma de enviar dinero, pero una de las menos habituales. Hay formas más económicas de enviar/recibir dinero.

Giro postal. Otra forma de enviar dinero es a través de giro postal, aunque es una de las formas menos utilizadas, ya que para envíos internacionales tenemos Western Union, y para envíos nacionales existen otras vías de envío de dinero más económicas.

Western union. Otro modo de enviar dinero, sobre todo a personas de otros países, es a través de Western Union, ya que puedes hacerlo a través de Internet, de Correos o de tu distribuidor más cercano. Recomiendo Internet ya que sus tarifas son más económicas, aunque son variables dependiendo de los países emisores y receptores de dinero, y de la cantidad total de dinero a enviar. Por ejemplo, si quiero enviar 49 euros a Argentina desde la web de Western Union y desde España, el precio de envío es de 5,50 euros.

PayPal. No cabe duda que PayPal ha ganado mucho terreno en el campo del envío de dinero, tanto a nivel nacional como internacional, ya que con sólo tener un email puedes recibir dinero, ese dinero puedes utilizarlo para tus compras en Internet o puedes enviarlo a tu cuenta bancaria/tarjeta. Sin embargo, muchos países, como Argentina, no se benefician de los servicios de paypal por lo que necesitan otras formas alternativas de recibir dinero. Las tarifas no son abusivas, incluso si tienes una cuenta personal con la que puedes recibir pagos con saldo paypal y no con tarjeta de crédito recibir dinero es gratis. Recibir dinero en tu cuenta es gratis a partir de 100 euros, con menos cantidad cuesta 1 euro.

Xoom. Desde 2,99 dólares se pueden recibir pagos con tarjeta de crédito  por medio de Xoom, incluso en Argentina, que aunque se desactivaron los pagos por paypal sigue siendo una opción de cobro por tarjeta de crédito, aunque los costos son más altos, lo que incidirá negativamente en transacciones de montos bajos, es una buena alternativa para los cobros en Argentina.

Dineromail. Otra forma de recibir dinero a través de Internet es esta, recomendable para transferencias de dinero a otros países. Las comisiones por retirar fondos son de 2,99% + 0,50 dólares (coste fijo); la venta con tarjeta de crédito es de 4,99% + 1,50 dólares fijo; con otros medios de pago 2,99% + 1,50 dólares de fijo; y retirar fondos cuesta 3 dólares como mínimo. Es una alternativa a PayPal para Argentina y otros países que no pueden recibir dinero a través de PayPal. Aceptan pagos con Visa, MasterCard, American Express, PagoFacil, Rapipago, PayPal, etc.

Tarjeta de crédito. Una forma de recibir dinero para empresas o autónomos con su negocio consolidado, ya que se necesita hacer un convenio con el banco y crear e instalar la pasarela de pago en la página web. Pueden recibir dinero a través de tarjetas de crédito de cualquier país con una comisión establecida.

2checkout. Es otra forma de recibir dinero a través de Internet. Existe una tarifa de establecimiento única de 49 Dólares. Así mismo, aplica una comisión del 5.5 por ciento sobre cada transacción, más un cargo de 0,45 dólares por transacción. Existe lista de productos prohibidos. Aceptan PayPal. Ideal para quien reciba dinero por Internet frecuentemente, debido a que hay un coste de establecimiento de 49 dólares y después sólo se paga por lo que se recibe.

Moneybookers. Enviar dinero cuesta un 1% de comisiones, recibirlo es gratis, y retirarlo cuesta desde 1,80 euros. No disponible para todos los países.

Aunque existen otras formas de enviar y recibir dinero a través de Internet, estas son las principales. ¿Ya sabes cuál es la que más te conviene?

Como ser productivo trabajando desde casa

Consejos

Trabajar en casa puede llegar a convertirse en la mejor forma de ser poco productivo. Trabajar desde casa nos convierte en nuestros propios jefes y supervisores, lo que implica una doble responsabilidad. Tanto si nos volvemos demasiado pasivos como si trabajamos en exceso, terminará redundando en una baja productividad.

Tener un espacio de trabajo

Trabajar desde el sofá o desde la cama, atentan contra el desempeño como trabajadores. Tener continuamente fuentes de distracción hará que tarde o temprano terminemos por disminuir nuestra cantidad de trabajos o bajará la calidad de los mismos. Todo trabajo bien realizado requiere necesariamente de concentración.

La TV, la cocina, los otros habitantes de la casa, serán suficiente motivo para que durante el tiempo que dedicamos al trabajo, buena parte de él estemos con el pensamiento en otra cosa. La mejor idea es tener un espacio de la casa destinado exclusivamente al trabajo. Si se cuenta con una habitación extra, puede establecerse una oficina. La misma deberá contar con todos los elementos necesarios para el desarrollo de nuestro trabajo (un escritorio, una silla cómoda, artículos de informática y de oficina, etc.), debe estar bien iluminada (preferentemente con abundante luz natural) y estar ordenada y limpia.

Si no se cuenta con una habitación, una esquina del dormitorio preferentemente separada del resto de la habitación con alguna división será suficiente, pero teniendo en cuenta que deberá cumplir con los mismos requerimientos que enumeramos anteriormente.

Generar hábitos de trabajo

No contar con un jefe no quiere decir que no tengamos cierto control sobre como desarrollamos nuestro trabajo. Para ser productivos necesitamos tener tiempo suficiente dedicado al trabajo y mantener ciertos hábitos.

El trabajo es trabajo, independientemente de donde se desarrolle el mismo. Esto quiere decir que para lograr un nivel de productividad suficiente para sostenernos económicamente trabajando desde casa, deberemos hacer algunos ajustes a nuestra conducta que nos permita cumplir con las metas trazadas. Sin necesidad de estar uniformados o tener una corbata puesta, estar adecuadamente vestidos es una buena forma de decirnos a nosotros mismos que estamos trabajando.

También es útil marcarnos horarios de trabajo, con las necesarias pausas para descansar y relajarnos. Si nos marcamos desarrollar el trabajo en períodos de una hora con diez minutos de descanso, deberemos hacer que estos tiempos se hagan efectivos.

Los tiempos de descanso también son importantes. Realizar paradas de diez o quince minutos para movernos un poco, caminar, interactuar con los demás, etc., nos dará la pausa necesaria para concentrarnos en forma efectiva cuando retomemos el trabajo.

Hábitos personales y descanso

La falta de ejercicio no solo puede resultar perjudicial para nuestra vida personal, sino que tarde o temprano terminará por perjudicar nuestro trabajo. Estar saludables es indispensable para poder cumplir con nuestras metas laborales.

Concurrir a un gimnasio periódicamente puede ser muy bueno para la salud, pero no es el único método para mantener la salud y el bienestar corporal. Caminatas, paseos en bicicleta o hacer ejercicios en un parque cercano, serán suficiente para que el cuerpo y la mente del trabajador freelance se mantengan con salud.

Estar en casa todo el día también resultará perjudicial a mediano o largo plazo. Mantener relaciones sociales, tomarse vacaciones, pasear, son vitales para mantener un estado de equilibrio entre nuestra vida personal y laboral. Relajarse en exceso o trabajar demasiado son igualmente negativos.

El poder administrar el tiempo de trabajo es una gran ventaja que hay que saber usar. Dedicar parte del día a salir de la casa, tomarse un día libre a la semana, tomarse vacaciones por tres o cuatro días, son necesarios para mantener un ritmo de trabajo suficiente por un período prolongado de tiempo.

Cómo fidelizar a los clientes

Consejos

El tema que voy a tratar es la fidelización de clientes, uno de los temas más importantes del área de negocios.

Qué es la fidelización del cliente.

La fidelización consiste en la retención de los clientes que tiene la empresa, aunque más que retener podemos hablar de cuidar. Cuando uno cuida al cliente, el cliente es fiel a la marca o a la empresa que la ofrece y además puede atraer a potenciales clientes por medio del boca a boca.
La fidelización se basa en las 3 C “captar, convencer y conservar”.

Atención y satisfacción del cliente.

La mejor manera de conseguir fidelización será mediante la satisfacción del cliente, que se puede conseguir de diversas maneras. Si bien es difícil conseguir clientes, más difícil es retenerlos. Un cliente satisfecho es un cliente que volverá, sin embargo, un cliente insatisfecho son varios clientes perdidos.
La atención al cliente es el tema más importante que debes cuidar en tu negocio. Se dan casos de empresas que triunfan no por sus precios sino por la atención que dan a sus clientes. Sigue siempre el lema “el cliente siempre tiene la razón” y procura satisfacer las expectativas del cliente y sobre todo, aunque no lleve la razón decírselo de una manera diplomática buscando encontrar la mejor solución posible a las controversias que puedan surgir.

Tu producto o servicio es tu mejor carta de presentación.

Para cuidar al cliente, lo más importante es que cuides lo que le ofreces, por ello tienes que ofrecer un buen producto o un buen servicio, y cuidar al máximo los detalles, porque sin eso no tendría sentido hablar de fidelización del cliente.
Lo que ofreces al cliente debe ser algo que le sea útil, y además de eso, siempre debes buscar la mejor manera de llegar al cliente según lo que ese producto o servicio pueda ofrecerle. El cliente debe conocer las ventajas de lo que le ofreces, pero no todas las ventajas, sino las ventajas que necesita, no es bueno saturar al cliente con miles de características que no va a necesitar.

Cuida al cliente, hazle sentir único.

Tener una base de datos con tus clientes es importante. En base a ella puedes hacer un seguimiento por medio de llamadas e emails, preguntando acerca de su satisfacción con la marca y la atención al cliente. El envío de un Newsletter informando acerca de las novedades que van surgiendo hace que el cliente esté informado y conozca las últimas noticias, y también puede incitar al cliente a la compra.
Ofrece al cliente exclusividad y hazle ver que te preocupas por él. Infórmale de las novedades de la empresa, del producto o del servicio, ofrécele promociones, felicítale el cumpleaños, agradécele sus pedidos. Son pequeños detalles que agradan a un cliente.
Ofrece descuentos, promociones, extras y regalos al cliente, haz ver al cliente que piensas en él y no sólo en las ventas. Si el cliente puede disfrutar de tu producto o servicio y además consigue ahorrar por medio de descuentos o extras al mismo precio, esto hará que no tenga necesidad de buscar lo que tú ofreces en ningún otro sitio.

Proceso de fidelización.

El proceso de seguimiento de un cliente es:

  • Captar al cliente.
  • Conocer al cliente.
  • Convencer al cliente.
  • Dar una buena atención al cliente.
  • Formalizar la venta.
  • Hacer un seguimiento de la venta.
  • Hacer encuestas de satisfacción.
  • Hacer un seguimiento por medio de Newsletter.
  • Ofrece promociones y descuentos al cliente.
  • Sé novedoso, no te estanques.

En conclusión, si ofreces un buen producto o servicio, una buena atención y un buen seguimiento conseguirás fidelizar al cliente. No hay mejor plan de fidelización.

El teletrabajo llegó para quedarse

Blog

A comienzos del año 2009, la amenaza de una pandemia de Gripe A puso en evidencia una realidad que ya tiene varios años de experiencia en todo el mundo: el teletrabajo. El riesgo de una epidemia mundial de la enfermedad obligó prácticamente a paralizar las actividades escolares y laborales y limitar a lo indispensable el traslado de personas. Muchas empresas tomaron en ese momento la decisión de implementar sistemas de teletrabajo. Entregaron ordenadores portátiles y teléfonos móviles a sus empleados y empleadas, les instalaron pequeñas oficinas en el hogar y… ¡a seguir trabajando!
Tele-Trabajo

Tele-Trabajo

Pero el teletrabajo ya existía: según una estadística europea, en el año 2005 cerca del 7% del total de la fuerza laboral realizaba teletrabajo, con algunos países por encima de la media como la República Checa y Dinamarca, donde uno de cada siete empleados trabaja habitualmente a distancia, y otros como Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) o los países nórdicos. En América Latina no hay muchas estadísticas, pero una encuesta realizada en noviembre de 2006 en Montevideo y otras ciudades uruguayas más de 10.000 habitantes, reveló que el 9% de los usuarios de Internet son teletrabajadores.

Pero… ¿qué es el teletrabajo? La definición adoptada por la Organización Internacional del Trabajo en el año 19903 tiene gran consenso entre los especialistas: “Una forma de trabajo en la cual (a) el mismo se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando así al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina y (b) la nueva tecnología hace posible esta separación facilitando la comunicación”.

Debemos decir que esta definición no describe en su totalidad el ámbito del teletrabajo sino solamente el que se realiza en relación de dependencia, organizado por las empresas a fin de reducir costos y tiempo improductivo dentro del ámbito laboral. El mundo del teletrabajo está formado también por personas que por necesidad, conveniencia o elección, trabajan en forma autónoma mediante Internet; son sus propios jefes, son los gestores de sus propios recursos, iniciativas, negocios y capacitación.

¿Sientes que podrías rendir mucho más si hicieras algo que te gusta, tienes ideas creativas, eres mujer y necesitas dedicar tiempo a la crianza de tus hijos pero también quieres seguir trabajando, eres un varón mayor de cuarenta años que todavía tiene mucho para dar pero es considerado “viejo” para el mercado laboral, tienes dificultades para movilizarte, vives en una ciudad alejada de los principales centros urbanos, prefieres organizar tus propios tiempos y elegir tus horarios de trabajo?… De hecho, ¡este es el perfil de la mayoría de los teletrabajadores!

Prácticamente todos los trabajos para los cuales no es necesario el contacto personal entre la persona que demanda el servicio y la que lo presta, pueden realizarse en forma remota: asesoría, enseñanza, ventas, diseño gráfico y de sitios web, tareas de secretaría, edición, redacción, investigación, dibujos e ilustraciones, sistemas y bases de datos, traducciones, contabilidades o telemarketing, son sólo algunas de las especialidades demandadas en uno de los más prestigiosos sitios de teletrabajo.

Para comenzar a teletrabajar es necesario contar con unos conocimientos básicos que no son difíciles de adquirir: saber manejar un ordenador personal, conocer los programas básicos de oficina, Internet y correo electrónico.

Un segundo paso es analizar qué es lo que sabes hacer y cómo crees que podrías hacerlo utilizando en forma remota las tecnologías de la información, para elaborar tu perfil y darte a conocer en los sitios web a través de los cuales se ofrece y demanda teletrabajo.

Un poco más compleja es la organización, sobre todo si has decidido trabajar en el hogar, pues si ésta falla, la ilusión de una mejora en la calidad de vida y ahorro en los gastos puede transformarse rápidamente en una nueva fuente de conflictos.

En este sentido, hay algunos elementos que consideramos clave:

Lograr el apoyo y comprensión de la familia;
Disponer un espacio propio y separado de la funcionalidad de otros ambientes, así sea un rinconcito en un pasillo o debajo de una escalera;
Trabajar como si lo estuvieses haciendo fuera de casa;
Ser perseverantes, pacientes, organizados y optimistas; buscar estímulos a la creatividad y la automotivación.
Evitar el aislamiento y combatir el sedentarismo casi inevitables si se pasan muchas horas en soledad frente al ordenador.
Guardar filtro
×