Cómo ser más competitivo siendo freelance

Blog, Consejos, Recursos

Hay muchas cosas que puedes hacer para ser más competitivo como profesional, que puedes realizar antes de iniciar tu actividad o posteriormente para mejorar en tu profesión como freelance.

  1. Ofrece los servicios básicos, complementarios y algún servicio a mayores que pueda llamar la atención de tus potenciales clientes.  Cuanto más ofrezcas mejor ya que llegarás a más personas, pero que no sea más de lo que puedes abarcar o algo que no sepas realizar bien. Diversifica con cabeza.
  2. También puedes especializarte y buscar llegar a los clientes que buscan exactamente lo que ofreces (redactor de cocina, diseñador de logos, etc).
  3. Asóciate con otros freelance. Si te asocias con personas que ofrecen productos o servicios complementarios todos ganaréis, ya que la otra persona puede mandarte clientes que no obtendrías de otra forma y tú podrás mandarle clientes a los que no puedes ofrecerles lo que buscan. Haz buenas alianzas y ganarás mucho.
  4. Mantén contacto con personas que tengan tu misma profesión, con “tu competencia”, y con personas de tu sector.  No son tus enemigos, e incluso puedes crear alianzas beneficiosas para ambas partes.
  5. Aprovecha los beneficios que como profesional puedes ofrecer, aquellos que grandes negocios no proporcionan, como el trato personal, la flexibilidad y otros.
  6. Fórmate constantemente, adquiere más conocimientos sobre tu trabajo y conocimientos complementarios que te pueden ayudar a mejorar en tu trabajo. Infórmate también de la evolución de tu sector y profesión.
  7. Dedica tiempo a la promoción de tu negocio por todas las vías posibles, aprovechando también los beneficios de internet. Busca nuevas formas de llegar a tus clientes, como plataformas de trabajo freelance.
  8. Descubre en qué destacas por encima de los demás y poténcialo.

Cómo fijar el precio a negociar en cada uno de los servicios ofertados a clientes

Blog, Consejos

Llega el momento en que hay que negociar la tarifa con un cliente, un momento complicado en que se deben indicar los precios de partida que se han determinado, ya que en base a ello se puede ganar o no un cliente. Por eso, es importante fijar concretamente la tarifa que se ha de cobrar por cada uno de los servicios a realizar.

Cómo determinar el precio de los servicios ofertados

El precio de los servicios se debe determinar en base a una serie de factores fundamentales, pero sobre todo el tiempo que lleva hacer cada uno de los trabajos. ¿Qué hacer entonces para fijar las tarifas de cada servicio que se ofrece?

  • Hacer una lista de los principales servicios que se van a ofertar.
  • Calcular el número de horas estimadas de cada uno de los servicios.
  • Indicar el precio que cobrar por hora.
  • Hacer el cálculo del precio de cada servicio ( precio x nº horas de cada servicio).
  • Añadir una cantidad de dinero determinada (por ejemplo 10%) por imprevistos.
  • Hacer lo mismo con servicios adicionales que se suelen solicitar.
  • Hacer una plantilla con servicios principales y precios de cada servicio teniendo en cuenta todo lo anterior.
  • Indicar el precio de cada servicio cuando los clientes lo soliciten, tal cual se ha calculado. Si hay solicitudes a mayores, o se considera que va a tardar más por alguna razón, hacer el cálculo de nuevo para hacer el presupuesto.

Cómo fijar el precio por hora a cobrar

Para poder calcular el precio por hora que se va a cobrar en los servicios ofertados, que puede ser diferente según los distintos servicios, se debe tener  en cuenta una serie de elementos fundamentales.

  • Los clientes que se puede llegar a tener mensualmente (un estimado).
  • Las horas estimadas que se van a trabajar diariamente.
  • Las horas que se dedican a ciertas funciones no relacionadas con el trabajo.
  • El salario que se quiere cobrar mensualmente (para conocer cuánto cobrar por cada hora efectivamente trabajada teniendo en cuenta que se van a destinar más horas a otras funciones).
  • Los impuestos a abonar (iva, irpf).
  • Los gastos relacionados con el puesto de trabajo (oficina, suministros, internet, teléfono, utensilios de trabajo, desplazamientos, asesoría, material de oficina, etc).
  • Conocer las tarifas de la competencia.

El precio por hora que se va a cobrar ha de tener en cuenta todos estos aspectos, aunque solo alguno de ellos sea el principal. Se puede cobrar similar que otros competidores, se puede cobrar en función del sueldo que se quiere ganar al mes, etc. O quizá lo mejor es que las tarifas solicitadas mantengan un equilibrio entre todos ellos.

¿Y si un cliente ofrece menos?

La decisión de cobrar más o menos si el cliente regatea el precio depende de la decisión de cada uno, pero si se quiere ganar la vida con ello lo recomendable es mantener las tarifas prefijadas en cada uno de los servicios, y actualizando las tarifas en función de lo que realmente se destina a cada uno de ellos.

Actualizar tarifas con la experiencia

Pasado el tiempo, se debe actualizar tarifas no solo porque se tiene más experiencia y reputación sino porque será más fácil calcularlas desde una perspectiva más realista. Las tarifas han de ser en cierto modo competitivas, de acuerdo a la propia valía, pero las suficientes para obtener un sueldo decente cada mes.

Cómo defender legalmente la reputación en Internet de un profesional freelance

Blog

La posibilidad de anunciarse y dar a conocer los servicios profesionales que se ofrecen a través de Internet ha supuesto una auténtica revolución y, sin duda, ha supuesto la apertura de un gran abanico de posibilidades que, hace tan sólo unos pocos años, antes ni tan siquiera podían imaginarse ni intuirse pero a la vez, como todo en la vida, toda cara tiene su cruz y existen riesgos que se deben conocer.

Una de las grandes ventajas que ha traído consigo Internet en el ámbito que en este artículo se está tratando es la posibilidad de posicionarse en un mercado mundial desde una única computadora, de competir entre los más grandes siendo pequeño, y ello pasa en gran manera por construirse una marca personal muy potente, por construirse la reputación online.

Construirse la reputación online (de un profesional freelance, de una empresa, etc.) resulta indispensable para darse a conocer, y tan importante es crearla como mantener la misma y saberla cuidar.

Uno de los aspectos más importantes para cuidar la reputación online es defender la misma de posibles ataques que puedan sufrirse. Debe tenerse en cuenta que crear la reputación es algo muy laborioso, es una tarea muy ardua, mientras que destruir la reputación puede destruirse en un único momento, de ahí la importancia -y a la vez fragilidad- de la reputación es que resulta tan importante cuidarla.

Cuidar la reputación online debe tenerse muy presente que debe basarse en una actitud proactiva basada en una acción de aquellos atributos positivos que se posean. Así, la construcción de la reputación online debe pasar sobre todo básicamente por generar día a día inputs positivos, por generar contenido, material, conversación positiva sobre nosotros en la red, etc.

Pero, una vez más, no debe olvidarse que toda parte positiva tiene su cara negativa, así una vez más deberá asumirse que toda reputación online que se pretenda construir positivamente de buen seguro que tendrá su cara negativa, la cara de aquellas críticas y de aquellas cosas no tan favorecedoras que de nosotros puedan publicarse en la red.

Muchas personas se piensan que para mantener una reputación online positiva se debe luchar encarecidamente, a toda costa y a todo precio contra cualquier contenido negativo que de nosotros pueda aparecer, y ello no es para nada así.

Obvia y evidentemente que cuanto más y mejor se hable de nosotros en Internet y más cosas positivas se vean mejor. Obvia y evidentemente que nuestro desempeño profesional deberá ser cuidado y adecuado para no dar motivos de queja a clientes, proveedores, etc., y obvia y evidentemente que nuestra marca personal debe construirse sobre aspectos personales pero debe tenerse en cuenta que evitar todo lo negativo no siempre será posible, ni lo más adecuado, pero debe cuidarse.

En realidad, lo malo no es que existan críticas contra nosotros que pongan en peligro nuestra reputación, en realidad lo malo es la dimensión de esas críticas y la respuesta que les demos.

Sea decía que obvia y evidentemente no se pueden evitar las críticas y bien cierto que ello es, pero una cosa es que no se puedan evitar y otra cosa es que tengamos muchas críticas negativas. El problema no es que haya alguien descontento, el problema es que se demuestre que gran parte de nuestro trabajo genera descontento. Del mismo modo, el problema no está en que alguien nos critique, el problema es cómo respondemos. Así, responder agresivamente, de malas formas o de una forma displicente puede ser tan o más nocivo que la propia crítica.

Ahora bien, una cosa es la crítica, la crítica que incluso puede llegar a ser constructiva o la legítima queja de nuestros servicios (que no debe combatirse, debe aprender a sobrellevarse) y otra cosa es cuando sobre nosotros se vierte información que manifiestamente es mentira, ya que ello va a dañarnos directamente publicando material delicado, etc.

Para este segundo de los casos la reserva, es decir, el intentar no responder en línea generando un campo de batalla es una gran recomendación, pero en este caso emprender además las acciones legales que correspondan no es una mala idea.

En primer lugar, las acciones deben de ir encaminadas a intentar que quien está conculcando nuestros derechos perjudicando ilegítimamente nuestra imagen cese en su acción y se elimine en la medida de lo posible de Internet y, en segundo lugar, corresponderá luchar por lograr algún tipo de resarcimiento por los daños sufridos.

La línea a seguir dependerá de la gravedad de la situación, puede ir desde contactar directamente con el “atacante” a través de Burofax directamente o a través de los abogados que tengamos hasta acudir directamente a la comisaría de policía más cercana o al juzgado correspondiente.  Defender la reputación no es una tarea fácil, pero resulta una acción imprescindible si quiere garantizarse la calidad de la reputación online de alguien.

Guardar filtro
×