Las 10 competencias fundamentales de todo emprendedor exitoso

Blog, Consejos

Si quieres ser un emprendedor con éxito o quieres saber qué es lo que puede caracterizar a un emprendedor exitoso, te comentamos las 10 competencias más importantes que debe desarrollar todo emprendedor teniendo en cuenta la teoría del psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, David McClelland. 

Estas competencias están relacionadas con la teoría de la necesidad, y buscan cubrir tres necesidades básicas: de poder, de logro y de afiliación. ¿Cuáles son?

Las competencias son basándose en la necesidad de logro

  1. Iniciativa y búsqueda de oportunidades. Oportunidades que se pueden convertir en empresas o negocios que pueden ver los emprendedores de éxito.
  2. Persistencia, no abandonar sino seguir adelante para alcanzar las metas.
  3. Cumplir los compromisos, cumplir las promesas hechas a trabajadores y clientes a costa de lo que sea.
  4. Exigencia de eficiencia y calidad, el buscar hacer mejor y más rápido las cosas, incluso más barato.

Las competencias son basándose en la necesidad de afiliación

  1. Fijar metas, buscar alcanzar retos a corto, medio y largo plazo constantemente.
  2. Búsqueda de información sobre proveedores, clientes, competencia, nuevas oportunidades, nuevas tecnologías.
  3. Planificación y seguimiento sistemático, revisar las cosas para avanzar para conseguir las metas propuestas.

Las competencias son basándose en la necesidad de poder

  1. Persuasión y redes de apoyo. Buscar que otras personas les apoyen, haga n algo por ellos, para lograr así sus metas.
  2. Autoconfianza e independencia, la seguridad es clave para todo emprendedor, tanto en sí mismo como en sus capacidades.

¿Cuáles son tus principales competencias y cuáles crees que debe tener un emprendedor de éxito?

Cómo ser más competitivo siendo freelance

Blog, Consejos, Recursos

Hay muchas cosas que puedes hacer para ser más competitivo como profesional, que puedes realizar antes de iniciar tu actividad o posteriormente para mejorar en tu profesión como freelance.

  1. Ofrece los servicios básicos, complementarios y algún servicio a mayores que pueda llamar la atención de tus potenciales clientes.  Cuanto más ofrezcas mejor ya que llegarás a más personas, pero que no sea más de lo que puedes abarcar o algo que no sepas realizar bien. Diversifica con cabeza.
  2. También puedes especializarte y buscar llegar a los clientes que buscan exactamente lo que ofreces (redactor de cocina, diseñador de logos, etc).
  3. Asóciate con otros freelance. Si te asocias con personas que ofrecen productos o servicios complementarios todos ganaréis, ya que la otra persona puede mandarte clientes que no obtendrías de otra forma y tú podrás mandarle clientes a los que no puedes ofrecerles lo que buscan. Haz buenas alianzas y ganarás mucho.
  4. Mantén contacto con personas que tengan tu misma profesión, con “tu competencia”, y con personas de tu sector.  No son tus enemigos, e incluso puedes crear alianzas beneficiosas para ambas partes.
  5. Aprovecha los beneficios que como profesional puedes ofrecer, aquellos que grandes negocios no proporcionan, como el trato personal, la flexibilidad y otros.
  6. Fórmate constantemente, adquiere más conocimientos sobre tu trabajo y conocimientos complementarios que te pueden ayudar a mejorar en tu trabajo. Infórmate también de la evolución de tu sector y profesión.
  7. Dedica tiempo a la promoción de tu negocio por todas las vías posibles, aprovechando también los beneficios de internet. Busca nuevas formas de llegar a tus clientes, como plataformas de trabajo freelance.
  8. Descubre en qué destacas por encima de los demás y poténcialo.

Cómo fijar el precio a negociar en cada uno de los servicios ofertados a clientes

Blog, Consejos

Llega el momento en que hay que negociar la tarifa con un cliente, un momento complicado en que se deben indicar los precios de partida que se han determinado, ya que en base a ello se puede ganar o no un cliente. Por eso, es importante fijar concretamente la tarifa que se ha de cobrar por cada uno de los servicios a realizar.

Cómo determinar el precio de los servicios ofertados

El precio de los servicios se debe determinar en base a una serie de factores fundamentales, pero sobre todo el tiempo que lleva hacer cada uno de los trabajos. ¿Qué hacer entonces para fijar las tarifas de cada servicio que se ofrece?

  • Hacer una lista de los principales servicios que se van a ofertar.
  • Calcular el número de horas estimadas de cada uno de los servicios.
  • Indicar el precio que cobrar por hora.
  • Hacer el cálculo del precio de cada servicio ( precio x nº horas de cada servicio).
  • Añadir una cantidad de dinero determinada (por ejemplo 10%) por imprevistos.
  • Hacer lo mismo con servicios adicionales que se suelen solicitar.
  • Hacer una plantilla con servicios principales y precios de cada servicio teniendo en cuenta todo lo anterior.
  • Indicar el precio de cada servicio cuando los clientes lo soliciten, tal cual se ha calculado. Si hay solicitudes a mayores, o se considera que va a tardar más por alguna razón, hacer el cálculo de nuevo para hacer el presupuesto.

Cómo fijar el precio por hora a cobrar

Para poder calcular el precio por hora que se va a cobrar en los servicios ofertados, que puede ser diferente según los distintos servicios, se debe tener  en cuenta una serie de elementos fundamentales.

  • Los clientes que se puede llegar a tener mensualmente (un estimado).
  • Las horas estimadas que se van a trabajar diariamente.
  • Las horas que se dedican a ciertas funciones no relacionadas con el trabajo.
  • El salario que se quiere cobrar mensualmente (para conocer cuánto cobrar por cada hora efectivamente trabajada teniendo en cuenta que se van a destinar más horas a otras funciones).
  • Los impuestos a abonar (iva, irpf).
  • Los gastos relacionados con el puesto de trabajo (oficina, suministros, internet, teléfono, utensilios de trabajo, desplazamientos, asesoría, material de oficina, etc).
  • Conocer las tarifas de la competencia.

El precio por hora que se va a cobrar ha de tener en cuenta todos estos aspectos, aunque solo alguno de ellos sea el principal. Se puede cobrar similar que otros competidores, se puede cobrar en función del sueldo que se quiere ganar al mes, etc. O quizá lo mejor es que las tarifas solicitadas mantengan un equilibrio entre todos ellos.

¿Y si un cliente ofrece menos?

La decisión de cobrar más o menos si el cliente regatea el precio depende de la decisión de cada uno, pero si se quiere ganar la vida con ello lo recomendable es mantener las tarifas prefijadas en cada uno de los servicios, y actualizando las tarifas en función de lo que realmente se destina a cada uno de ellos.

Actualizar tarifas con la experiencia

Pasado el tiempo, se debe actualizar tarifas no solo porque se tiene más experiencia y reputación sino porque será más fácil calcularlas desde una perspectiva más realista. Las tarifas han de ser en cierto modo competitivas, de acuerdo a la propia valía, pero las suficientes para obtener un sueldo decente cada mes.

Cuánto cobrar siendo freelance

Blog, Consejos

Para muchas personas, lo más complicado de ser freelance (y eso que hay cosas y cosas) es saber cuáles son las tarifas que se van a cobrar. Así que te vamos a asesorar para que puedas crear tus propias tarifas, aunque la última palabra la tienes tú.

En primer lugar, piensa lo que necesitas y los gastos que vas a tener:

  • ¿Cuál es el sueldo mensual que te querrías asignar?
  • ¿Qué gastos fijos vas a tener, tanto de negocio como otros? Seguridad social o gastos sociales, impuestos, servicios, alquileres, internet, etc.
  • Calcula cuántos días quieres de vacaciones o de libre disposición, incluso de enfermedad, ya que tendrás que compensarlos de alguna forma
  • Y piensa en una cantidad para imprevistos

Un caso práctico

Imaginemos que vives en España y quieres tener un sueldo de 1000 euros, más otros 200 para imprevistos, y gastarás 250 euros en seguridad social, no pagas alquiler, pagas 30 euros de luz, 50 de internet y teléfono, 20 de móvil, 50 de asesoría, 10 de hosting y dominio y nada más. Necesitas facturar 1610 euros al mes, y a eso hay que añadirle que también se pagan impuestos (21% de irpf y 21% de iva).

Si trabajas 22 días, 8 horas diarias, son 176 horas en total al mes (sabemos que la mayoría de freelance trabajan mucho más, pero lo vamos a calcular así). Tienes que dividir 1610 euros entre las horas que trabajes para ver cuánto deberías cobrar por hora. En este caso, te sale a menos de 10 euros la hora.

A esto súmale el iva y el irpf (o los impuestos en tu país) para no llevarte sorpresas a final de mes. Además, es recomendable que pienses en asignar algo más para poder cubrir días imprevistos que no se puedan trabajar y días de vacaciones que se quieran tener. Hemos llegado a una cifra mínima de 15 euros (iva incluido), aunque puede ser recomendable asignar por ejemplo 18 euros, no sólo por vacaciones o imprevistos, sino también porque en ocasiones calculamos menos tiempo del que realmente necesitamos (y además hay que atender a los clientes, preparar presupuestos, hacer facturas, etc).

Ahora ¡haz tu caso práctico! Hay personas que necesitan 1000 euros para vivir, otras 600, otras 2000, otras quieren cobrar 3000 e incluso hay quien con 300 tiene más que suficiente. Hay quien tiene que pagar el alquiler, quien tiene otros gastos y necesidades, así que sólo tú puedes calcular tu precio por ahora. Y también en función de país los gastos son distintos.

Cuánto te va a llevar un trabajo

Teniendo en cuenta el tiempo que te puede llevar un trabajo de media, es el momento de pensar en tu tarifa o precio por servicio. Si vas a hacer una traducción que te va a llevar dos horas, puedes cobrar desde 10 hasta 36 euros en el caso práctico, pero habrás calculado lo que asignarías en tu propio caso.

Por supuesto, calcula el tiempo en función de lo que vayas a rendir en un nivel óptimo, ya que el cliente no tiene por qué pagar que un día rindas la mitad de lo normal o que no te organices bien. Aunque también piensa lo que vas a gastar con el cliente en otras cosas, o en funciones con las que no contabas. Piénsalo bien, porque acabar negociando con el cliente después no es bueno.

Y ahora mira cuánto cobran los otros

Para ser más competitivo y no dejar que el mercado nos coma, a veces hay que ajustar los precios, aunque esto suponga ganar un poco menos cada mes o tener que trabajar algunas horas más. Mira cuánto están cobrando otras personas por el mismo servicio para ver si puedes ofrecer un servicio adecuado y competitivo, y si no puedes no lo hagas, no te rebajes, busca nuevos proyectos. En el caso de la traducción, si ves que los demás están cobrando 30 euros puedes ajustar tu tarifa para ser más competitivo/a y captar al cliente con vistas de conseguir más trabajos y con el tiempo subir las tarifas.

Experiencia

Y por supuesto, tus tarifas y tu “sueldo” lo debes asignar en base a tu experiencia. Al principio se va a cobrar menos porque se está ganando experiencia, y porque además no se conocen muchas cosas y llevan más tiempo y  no se hacen tan bien como cuando se adquiere experiencia, y por eso alguien que acaba de empezar (sin ser explotado) puede llegar a aceptar tarifas más bajas. Aunque debería ser de una forma provisional mientras aprenda, aunque en realidad debería adquirir esos conocimientos con prácticas o trabajando con otras personas para no rebajar las tarifas haciendo algo similar a la “competencia desleal”.

Pero después, se cobra más porque lógicamente se tiene mucha más experiencia, se cobra en función de lo que se puede aportar al cliente. Y aunque se tiene miedo de las personas que están cobrando menos, si en realidad no valen o no aportan a las empresas lo que necesitan, los clientes acabarán volviendo a ti…. Aunque cobres más que ellos, porque lo vales.

Así que piensa en tus tarifas y asígnatelas tal cual. A veces puede que las tengas que rebajar un poco… pero nunca demasiado.

Cómo registrar nuestras ideas y proyectos

Consejos

Muchos profesionales freelance (no todos, ni mucho menos, por supuesto) se dedican a actividades profesionales de las que emanan elementos merecedores de ser debidamente protegidos como autores o creadores de los mismos. Estamos hablando de aquellos elementos relacionados con la propiedad intelectual (obras escritas, audiovisuales, etc) que merecen debido registro para que el profesional autor y creador de las mismas vea reconocida y protegida su obra. De todos ellos, y también de los relacionados con la propiedad industrial, vamos a hablar en este artículo.

Y decimos lo anterior pues son muchas las personas que se piensan que en realidad la propiedad intelectual y la propiedad industrial son lo mismo, se piensan que por ejemplo registrando en el registro de la propiedad intelectual un escrito con la idea, el proyecto o la marca todo ello queda protegido, cuando en realidad ello no puede estar nada más lejos de la realidad, pues como veremos nada tiene que ver la propiedad intelectual con la industrial como a continuación vamos a ver.

Dicho de forma sencilla, podemos decir que lo que vamos a registrar mediante la propiedad intelectual es la expresión por cualquier medio (escrito, audiovisual, etc) de la idea o del proyecto, no la plasmación de la idea o del proyecto en sí misma, que en todo caso correspondería a la propiedad intelectual. Expresado de otra manera: mediante la propiedad intelectual registraremos y protegeremos el cómo expresamos una idea o proyecto, mediante la propiedad industrial podremos decir que registraremos y protegeremos el cómo la plasmamos.

Así, y refiriéndonos ahora a la propiedad industrial vemos que ésta (a través del organismo que es la OEMP (Oficina Española de Patentes y Marcas en el caso español), o sus análogos en otros países, podremos registrar “títulos de propiedad industrial referidos a las invenciones, los diseños industriales, los signos distintivos y las topografías de productos semiconductores”,es decir, todos aquellos elementos plasmados de una idea que hayamos tenido o de un proyecto que hayamos desarrollado.

Destacar cabe también que las marcas comerciales son registrables en la OEMP y que cualquier registro en la OEMP adquiere eficacia en todo el territorio español. Paralelamente existen otro tipo de registros como son las patentes internacionales y demás que además de tener eficacia en España pueden tener eficacia internacional según el caso.

Un detalle importante que no se nos debe escapar es que si decíamos que en la OEMP podremos registrar y proteger, podremos reclamar los títulos de propiedad que nos correspondan de propiedad industrial pero que ello no debe de confundirse con lo referido a la propiedad intelectual (que para los que no lo sepan diremos que deben ejercitarse en los registros de propiedad intelectual correspondiente u en otros organismos privados que existen para asegurarnos nuestros derechos emanantes de la misma, si bien no cabria en realidad registro aunque el mismo es sumamente conveniente pues en realidad todo derecho nace por el mero hecho de la acción de ser los autores pero ese sería en todo caso sería otro tema), también debemos tener claro lo que no podremos registrar y proteger en la OEMP: los planes de empresa, los proyectos de negocio.

Y cabe decir lo anterior pues son muchas las personas que una vez han tenido una idea y la han plasmado en un producto o procedimiento concreto se piensan que no sólo pueden proteger esa idea o procedimiento, sino que pueden proteger el negocio que nazca de ella, y ello para nada es así, pues tal y como manifiesta la misma OEMP, el artículo 4 de la Ley de Patentes excluye específicamente del concepto de patentabilidad “los planes, reglas y métodos. etc. para el ejercicio de actividades económico-comerciales”, así “en la Oficina Española de Patentes no pueden protegerse las ideas de negocio al no tratarse de invenciones de aplicación industrial, es decir, aparatos, mecanismos, instrumentos, productos, etc. que se fabriquen en una industria”

Dicho de otra forma también, mediante la OEMP podremos pretender solicitar la titularidad que nos corresponda respecto a la aplicación industrial concreta que hayamos desarrollado pero no podremos solicitar titularidad ni ningún derecho sobre la forma de llevar al marcado la misma, no podremos protegernos de la forma de desarrollar en un negocio la aplicación protegida, pues ello no representa una invención en sí misma, la novedad patentable o registrable es la invención no el negocio que se haga con la invención.

Y para finalizar, decir a los que estén pensando en patentar o registrar una idea o proyecto, una marca comercial o cualquier otro elemento merecedor de ser debidamente protegido al amparo de la ley de propiedad industrial decirle que lo podrá hacer por vía telemática o presencial, que los modelos y datos a aportar diferirán mucho de cada una de las peticiones que ante tal organismo se pueden realizar. Destacando que algunos datos comunes a todas las peticiones son: la debida identificación del solicitante, así como una expresión clara e inequívoca de la solicitud de título. Además de que en los casos que corresponda (modelos de utilidad y patentes) nos soliciten descripción y reivindicación/es concretas,y en los casos de diseño industrial una reproducción del signo distintivo o diseño industrial con la debida explicación de la aplicabilidad en los productos que corresponda de dicho diseño o signo distintivo.

Consejos para autónomos

Consejos

Existen una serie de consejos que te pueden ayudar a manejar tu mejor negocio en todos los aspectos.

Es muy importante saber lo que se quiere hacer y definir los objetivos. Se debe trazar un plan con objetivos a corto, medio y largo plazo, lógicamente teniendo en cuenta objetivos viables. Una vez que se van alcanzando los objetivos se deben establecer nuevos retos. Hay que hacer un análisis y seguimiento de los procesos, así como reconsiderar objetivos.

Es muy importante que no desistas al primer intento. Te puede pasar el empezar y ver que otros ganan una gran cantidad de dinero mientras que tú acabas de empezar y no ganas nada ni tu web recibe visitas. Es normal, hay que trabajar y tener paciencia, ya que todo llega y todo va aumentando progresivamente. No esperes tener la clave del éxito en los primeros días, ni en los primeros meses, y en ocasiones ni si quiera en el primer año, hay que trabajar mucho hasta encontrar resultados satisfactorios. Un golpe de suerte puede ayudar, pero no te desanimes si no lo tienes.

Se debe aprovechar internet al máximo, tanto para promocionarse como para conseguir clientes o establecer contacto. Crear una página web o blog y promocionarlo es clave. También ayuda la presencia en redes sociales, y actualizar de vez en cuando las cuentas empresariales.

Existen ayudas y fuentes de financiación o subvenciones para autónomos. Es importante tenerlas en cuenta y pedirlas, ya que con ello se puede ahorrar una gran cantidad de dinero. También se debe ver cómo aprovechar el máximo la fiscalidad para pagar lo mínimo posible en impuestos. Existen gastos que te puedes desgravar siendo autónomo, tenlo en cuenta.

Busca los mejores proveedores, en caso de que sean necesarios, tanto en precio como en calidad de servicio, y teniendo en cuenta que lo que ofrecen llegue en un período corto de tiempo, ya que a los clientes no les gusta esperar.

A nivel comunicación, dependiendo del servicio que se ofrezca es buena idea el uso de tickets ya que se puede controlar más, aunque si es necesario recurrir al email será la siguiente opción. La atención al cliente es esencial, así que personaliza tu mensaje y cuida tu lenguaje, deja al cliente contento e intenta hacer todo esto en el menor período de tiempo posible. Se recomienda tener también un número de teléfono de contacto para los clientes.

A la hora de ofrecer un presupuesto crea un contrato en el que se detalle todos los aspectos. En muchas ocasiones, por no detallar o especificar se puede perder mucho tiempo y se puede llegar a muchos conflictos con el cliente. Si se detalla todo no habrá nada que preocuparse, ya que todo está pactado.

Es necesario cobrar inicialmente, en caso de servicios, una parte de lo que se va a trabajar, no todo ya que muchos clientes se muestran reticentes a pagar antes de tener algo que puede tardarles tiempo. Si se venden productos, se debe cobrar totalmente antes de enviarlos, o se puede usar el sistema contrareembolso. De esta manera, muchos autónomos no pierden el tiempo sin saber si van a cobrar o no.

Se recomienda tener una base de datos de clientes. Con ella se puede hacer un seguimiento de lo que se hace, tener sus datos de contacto para lo que sea e incluso se puede enviar algún Newsletter con información interesante o una oferta especial. Muchos clientes se recuperan por medio de volver a establecer el contacto, y es que sino se olvidan de tu existencia. Guarda estos datos en un lugar seguro, y se recomienda tenerlos en más de un sitio para que no se pierdan.

Es muy importante crear una correcta gestión del tiempo, ya que esto evitará el estrés y además logrará conseguir lo que se pretende en el menor tiempo posible y con el máximo rendimiento. Si es necesario, usa una agenda, busca las tareas en que se pierde el tiempo y crea una correcta gestión y organización. Si el trabajo es mucho, quizá en ocasiones haya que delegar.

Es muy importante cuidar el cuerpo y la salud, por lo que se debe llevar una dieta sana, dormir bien, hacer ejercicio y crear tiempos de descansos. El espacio de trabajo debe ser cómodo y estar correctamente limpio y organizado. Todo debe estar preparado para sentirse bien.

Caso practico de reclamación de un impago

Consejos

La situación socioeconómica actual no es muy buena para muchas personas y para muchas empresas. En general, y en muchos países, en la actualidad se esta viviendo una situación complicada y ello genera múltiples problemas en múltiples ámbitos y uno de ellos es en el ámbito de los impagos que sufren los profesionales freelance por parte de sus clientes, un impago a los freelance por parte de sus clientes que está en franco crecimiento en los últimos tiempos. Y es de este tema en concreto (de los impagos de clientes a sus contratados bajo la modalidad freelance) del cual hoy vamos a tratar en este artículo.

Se podría enfocar el tema desde distintos ángulos, se podría decir que si la tan manida crisis afecta a muchos estratos, uno de los estratos más afectados es el de los autónomos, el de los freelance, pues la capacidad de resistencia de estos, el “músculo” financiero de estos no es comúnmente tan elevado como para poder resistir fuertes impactos de impago. También se podría enfocar desde la perspectiva de la minimización del riesgo de impagos como ya se ha hecho en otras ocasiones en este mismo lugar, o bien se podría plantear y enfocar desde otros prismas y bajo distintos enfoques. Pero dada la situación actual, es importante enfocarlo desde un prisma de como actuar frente al impago ya producido, es decir, como proceder a reclamar al cliente.

Decir también y antes de entrar en concreta materia que el artículo se podría centrar en desgranar legal y jurídicamente como reclamar un impago, de entrar a valorar los derechos que nos asisten de sufrir un impago y las disposiciones y consecuencias legales que imperan. Pero quizá en lugar de ello, será más interesante para el pequeño freelance que sufre un impago decirle como tiene que actuar (y abrirle los ojos, sobre le conviene actuar, pues a veces el lógico enfado puede hacernos perder la objetividad sobre la rentabilidad de actuar), que explicarle todo el proceso legal a seguir, sin duda espeso y complicado y que alejaría a este artículo del enfoque sencillo, accesible, dinámico y práctico que pretende tener.

Bien, pongámonos en el caso de que hemos realizado una labor, un servicio como trabajadores freelance para un cliente y que este no nos abona nuestros servicios, ante estos casos primero debemos tener distintas consideraciones:

Por supuesto, la primera y más obvia consideración es la necesidad de contactar con el cliente de forma amistosa en distintas ocasiones para verificar si realmente se trata de un impago intencionado y sin intención de solución, o bien si se trata de un simple retraso en el pago o de un impago no intencionado pero con voluntad de solucionarse en sí que le sea posible. En el segundo y tercer caso, dentro de no ser la mejor solución, probablemente siempre será más recomendable esperar y pactar un pago retrasado o con facilidades de pago, que adentrarnos en una pelea legal, costosa y de inciertas consecuencias, en el primero de los casos la cosa cambia.

En el primero de los casos, en el caso de que el cliente moroso, lo sea porque realmente quiere serlo y no tenga intención de remediarlo, en este caso si que deberemos actuar en consecuencia, reclamando con toda la corrección y respecto, pero con toda la fuerza y contundencia posible. Siempre teniendo en cuenta que una reclamación de impago puede resultar costosa y llevarnos tiempo y que de nosotros depende valorar la conveniencia de reclamar o no, de insistir o no ante un impago, según el montante del mismo y demás. Pues no vaya a ser que en la práctica nos resulte más costoso en tiempo y dinero mantener e insistir en una reclamación que lamentablemente desistir de ella si vemos que esta todo perdido.

Destacar también que otro de los factores a tener en cuenta es el que afecta a muchos freelance, es decir, el de si el cliente se encuentra en el mismo país o no, el de si se ha realizado con prueba, es decir con factura oficial o no (en todos los casos debería ser así, pero es obvio que en la actualidad no es así en todos los casos de los freelance), entre otros medios de prueba que nos permitan probar el impago. Pues es claro que de estos factores puede también depender la viabilidad y la conveniencia de adentrarse en profundidad en la reclamación o no.

Por último, y para el caso en el que todos los filtros pasados nos indiquen la conveniencia y viabilidad de reclamar y una vez agotada la vía amistosa de la reclamación (después de dos o tres llamadas o visitas al cliente), procederá siempre enviar un Burofax con acuse de recibo (la certificación de texto se puede dejar para más adelante si lo requerimos en un supuesto proceso judicial), exponiendo los motivos del escrito, el importe y concepto impagado y el plazo que le damos para subsanarlo. Y si entonces el cliente no da visos de una solución será aconsejable acudir a la vía judicial y no mantener ningún contacto (incluso pudiera resultar contraproducente mientras estemos litigando) más con él.

Encontrar trabajo con Internet y las redes sociales

Consejos

Hace pocos días, Angela Merkel, canciller de Alemania, es decir, uno de los países más poderosos de la Tierra, calificó a Internet como una “revolución positiva”, destacando su capacidad de abrir nuevas posibilidades y cuyas oportunidades superan ampliamente los riesgos.

¿Cómo era el mundo antes de Internet?
De hecho, Internet ha cambiado tanto nuestras vidas que, no sólo ya casi nadie se acuerda cómo era el mundo antes de Internet, sino que es muy difícil imaginar cómo sería posible hoy en día trabajar, estudiar, buscar entretenimiento o realizar decenas de trámites y compras… sin Internet.  Desde el punto de vista del trabajo, Internet ofrece múltiples posibilidades. Hay personas que trabajan con Internet, dedicadas a realizar todas aquellas tareas que permiten el trabajo a distancia utilizando las herramientas informáticas, es decir, se convierten en “teletrabajadores”. Sin embargo, Internet puede ser utilizada también como un instrumento para crear y difundir la imagen profesional y establecer contactos que permitan conseguir nuevos empleos. En este sentido, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y las redes sociales, permiten dar un gran salto: del clásico envío por correspondencia de un currículum vitae impreso en papel, de incierto destino, al desarrollo de verdaderas estrategias de marketing personal que permiten posicionarse, diferenciarse y distinguirse entre la masa de profesionales de la misma actividad.

Empresas y empleos en el siglo XXI
Es que el desarrollo de una trayectoria profesional ha cambiado casi tanto como el concepto de empresa y trabajo en el siglo XXI. De hecho, las empresas del siglo XXI deben desenvolverse en mercados inestables, en constante transformación, sobre los que la globalización ejerce fuerzas impensadas y cuyas crisis que se trasladan de un punto a otro del planeta con efectos desconocidos y al mismo tiempo, sorprendente capacidad de recuperación. Muchos de los empleos clásicos o típicos del siglo XX ya no existen; se han extinguido casi tanto como la idea de una vida laboral estable y capaz de comenzar y finalizar en una misma empresa, junto con otros mitos como el de “comenzar desde abajo” y llegar a “gerente de la compañía”… En la actualidad, las empresas están preocupadas por conservar e incrementar la confianza de sus clientes, y la actividad laboral o profesional se ha convertido en una provisión más de servicios a las empresas, que prefieren contratos cortos y a tiempo parcial.

Cómo usar Internet para conseguir empleo
En un medio tan exigente y competitivo, los profesionales y trabajadores deben ser capaces de evolucionar y destacarse obteniendo el máximo provecho de Internet y las redes sociales para organizar una red de contactos que les permita estar siempre actualizados y atentos a las nuevas oportunidades laborales. Por supuesto que el CV sigue siendo la herramienta primordial, pero Internet y la red abren nuevas posibilidades, como páginas gratuitas especialmente diseñadas para albergarlos, redes sociales para comunicar quiénes somos, cuál es nuestro talento y qué estamos en condiciones de ofrecer y elementos multimedia para enriquecer nuestra presentación personal. Es importante saber que tan importante como nuestros títulos o certificados, es la forma de comunicar y destacar nuestras ventajas comparativas; es decir, saber transmitir a las empresas por qué les conviene contratar nuestros servicios y no los de otro profesional. Otro aspecto importante de Internet, poco explorado por quienes buscan empleo, es la información que se puede obtener acerca de la empresa en la que deseamos postularnos. No solamente la información institucional que proporciona su propio sitio web, sino las impresiones de sus clientes, usuarios y otros empleados o colaboradores que se pueden rastrear en las redes sociales y blogs. Esto nos ayudará a formarnos una idea de la empresa, sus servicios, su estructura, y también cuáles son sus valores y cultura.

En síntesis
Debemos prepararnos para un nuevo mercado laboral, con otras reglas y nuevas interacciones, en el que la consolidación de la carrera laboral y el prestigio y reconocimiento dependen cada vez más del individuo y cada vez menos de las empresas. En realidad, no es mejor ni peor que en otras épocas; es diferente. La globalización presenta la ventaja de que un profesional puede ser conocido y reconocido por un conjunto de empresas y una red de contactos inmensamente más grande y poderosa que la que podría crearse al estilo clásico, mediante contactos y recomendaciones personales.

Ideas de teletrabajo en internet

Consejos

A lo largo del tiempo hemos visto nuevas ideas de teletrabajo en internet, y si bien hace unos años trabajar en la propia casa era un sueño inalcanzable para muchos, la realidad es que a día de hoy es una opción que se está haciendo cada vez más patente dentro de las empresas o como opción para los nuevos autónomos, por la facilidad de crear un negocio en internet y la menor necesidad de recursos.

Hemos comentado muchas ideas de teletrabajo: bibliotecarios a distancia, asistente virtual, trabajar con el propio blog o web, escribir artículos para sitios web y mucho más. También hemos planteado el teletrabajo en relación de dependencia y la necesidad de la conciliación laboral y familiar. Todo esto nos hace una idea muy patente de la importancia del teletrabajo en la actualidad además de las opciones que se nos están planteando para salir de la crisis económica en que se encuentra mucha gente. En estos tiempos que a penas existen opciones de trabajo en la calle, se presentan nuevas opciones de trabajo y autoempleo en internet desde la propia casa.

Existen muchas alternativas para trabajar desde casa en el campo de la informática, de la redacción, de las traducciones o de la asesoría:

  1. Soporte técnico
  2. Diseño web
  3. Diseño gráfico
  4. Mantenimiento de servidores
  5. Redacción para otros
  6. Redacción en la propia web
  7. Marketing online
  8. Posicionamiento web
  9. Traducciones en el idioma que se conoce
  10. Asesoría online
  11. Atención al cliente online
  12. Mantenimiento de páginas web
  13. Soporte legal
  14. Realización de informes
  15. Tareas rutinarias a través del ordenador
  16. Redacción de documentos y pasar apuntes
  17. Y más.

Una cuestión muy importante del teletrabajo y que cualquier persona se debe plantear antes de iniciarse en esta actividad es que: nadie dijo que fuera fácil. Existen muchas oportunidades, sí, hay que hacerse valer y destacar, hay que encontrar las oportunidades, a veces hay que empezar tirando bajo para hacerse cambio hacia las verdaderas opciones, hay que dedicar horas y horas, hay que esforzarse. Nadie se va a hacer millonario trabajando tres horas a la semana, estas “oportunidades” de trabajo son mentira y estafas, sino que la mayoría de las veces hay que dedicar al menos esas 8 horas diarias para lograr el nivel de vida necesario, incluso otras veces incluso más, ya que por no dejar escapar ocasiones que pueden traer a nuevas ocasiones hay que dar más de sí.

Hay que tener en cuenta que el teletrabajo es precisamente eso: trabajo. Se puede encontrar trabajo en el campo que nos gusta, que nos apasiona y así lograremos que el tiempo se nos haga más grato y llevadero, pero eso no quiere decir que una persona se pueda hacer rica sin dedicarle tiempo, ya que es un caso entre muchos millones. Eso sí, el teletrabajo es una opción que a día de hoy está creando muchas oportunidades y muy gratificante.

Agregando valor a nuestros servicios

Consejos

Aunque parezca una paradoja, la clave de la globalización está en la diferenciación. Es que aún en el océano global, la gente espera encontrar en la tienda electrónica o en el profesional los mismos valores de siempre: atención personalizada, solución rápida a los problemas y proximidad.

En realidad, a esto apuntan por ejemplo las nuevas estrategias de comercialización, basadas en la segmentación de la cartera de clientes para anticiparse a sus deseos y necesidades. Fortalecer la identidad, brindar una experiencia placentera y al mismo tiempo ofrecer un producto de calidad parece ser la forma de diferenciarse y encontrar un lugar en el mundo… de Internet.

Una de las ideas más interesantes para alcanzar la tan deseada diferenciación en un producto o servicio es la del “valor agregado”. Sin embargo, este concepto no siempre es bien entendido. La mayoría de las veces se lo confunde con beneficios materiales; se cree que agregar valor es hacer un regalo, brindar un servicio extra u ofrecer un descuento. Estos recursos pueden ayudar en algunos casos, pero no sirven para construir una relación larga y fructífera con nuestros clientes o contratistas. Agregar valor a nuestros productos o servicios es una cuestión que va más allá de lo material, es una decisión estratégica que exige del emprendedor o teletrabajador una gran dosis de flexibilidad.

Uno de los errores más comunes es creer que “agregamos valor” si damos más por el mismo precio, por ejemplo, creando una especificación no solicitada por el cliente. Al contrario, es posible agregar valor sin aumentar los costos por ejemplo siendo más eficientes y más amables. Es que lo que desde nuestro punto de vista podría ser considerado un valor agregado, no representa lo mismo para el cliente; lo que debemos buscar es la satisfacción del cliente, no la compensación ni la sofisticación. También agregamos valor cuando hacemos cada vez mejor lo que sabemos hacer o somos capaces de encontrar los recursos y soluciones para lo que no podemos hacer.

Hay muchos tipos de valor agregado y conviene evitar las simplificaciones. Indudablemente la calidad agrega valor; especialmente cuando se trata de teletrabajo o venta de servicios, las fuentes de valor agregado pueden encontrarse en:

  • La satisfacción del cliente
  • El momento u oportunidad
  • El precio justo
  • La reducción del tiempo de espera
  • La combinación de diferentes procesos de cuya suma resulte un producto con mayor valor que si se ofrecieran por separado.

Un aspecto importante cuando nos planteamos cómo agregar valor a nuestro trabajo o servicio es conocer los valores de los clientes. ¿Cómo son, cómo se relacionan con la comunidad? ¿Les interesa el cuidado del ambiente, la forma en que se hacen las cosas, valoran el tiempo libre y compartir con la familia? A veces el volumen de trabajo y la escasez de tiempo parecen conspirar contra la posibilidad de saber algo más acerca de las personas con las que nos relacionamos laboralmente, pero un breve comentario, el contenido de su sitio web o las tareas que nos encargan nos pueden dar pistas valiosas. La necesidad de competir en el mercado global no puede empañar el brillo de una siempre esperanzadora relación entre personas.

Guardar filtro
×