Cómo negociar la tarifa con un cliente

Uno de los problemas que se tienen en los tiempos actuales, en cuanto a la prestación de servicios, es que los mismos pueden llegar a tener un precio que aparentemente es caro. O barato, según el cliente. Habrá momentos en los que sea necesario negociar las tarifas. Y en esos instantes es imprescindible que haya una cierta inteligencia a la hora de llevar a cabo todo el proceso.

¿Cómo se negocia la tarifa con un cliente? Hay que tener en cuenta varios aspectos. Por una parte, esencial, hay que saber la importancia y el tiempo que conllevan las tareas. Tampoco hay que olvidar los materiales y recursos que se han empleado en las mismas. De hecho, algunos trabajos son bastante caros no por el propio tiempo, sino por la maquinaria utilizada, la cual puede llegar a ser extremadamente costosa.

Aunque por lo general no se tiene en cuenta, algunos trabajadores, a la hora de negociar sus tarifas, también tienen en cuenta la situación personal del cliente. En todo caso, este trato debe ser tomado con pinzas debido a los peligros que conlleva puesto que en muchas ocasiones las circunstancias no son como las imaginamos.

Por último, no hay que olvidar los impuestos incluidos en las propias facturas, los cuales pueden aumentar el coste final de manera considerable. Este aspecto debe ser sabido por el cliente, ya que será el mismo el que tenga que desembolsar el dinero correspondiente.

Cuando se esté negociando la tarifa con el cliente, es imprescindible no olvidar ninguno de estos aspectos. Son de vital importancia y pueden dar al traste o no con una negociación que podría repercutir en numerosos beneficios. Aparte, cuando se negocie es importante que no se tenga una postura ni defensiva ni atacante. Las cosas deben hacerse en su justa medida. Es necesario saber cómo solicitar esta tarifa desde sus inicios o cuando se busca una subida del precio antes pactado.

Negociar una tarifa con los clientes es algo muy sencillo. Eso sí, se debe saber hacer de la manera correcta con el fin de no dar lugar a fracasos. De ello depende que el cliente diga sí o no a trabajar con uno. Pero también es cierto que en muchas ocasiones esto es necesario para la propia supervivencia del freelance o para no hacer resentir los trabajos de todos los clientes (por acumulación de trabajo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: