Consideraciones legales del profesional freelance con las plataformas de contratación

En este artículo se va a tratar de un tema de suma importancia para el profesional freelance. Un tema de suma importancia al que, en muchas ocasiones, no se le da la importancia que merece, incluso es un tema que se desmerece y, sin duda, ello es un grave error pues, por un lado, puede conllevar serías implicaciones para el profesional freelance y, además, puede llegar a ser un lastre para su propia carrera profesional. Nos estamos refiriendo a las obligaciones de los profesionales freelance con las plataformas de contratación de profesionales freelance en las que están dados de alta.

La nueva era basada en la economía digital y en los negocios por Internet ha traído una realidad indiscutible: cada vez más existe el trabajo por libre, por objetivos, por proyectos y fuera del entorno de las oficinas de toda la vida, cada vez más se trabaja por encargos concretos y menos por contratos fijos con empleadores que nos den trabajo en una empresa para toda la vida y eso está generando una nueva mentalidad, nuevas oportunidades y, sobre todo, nuevos modelos de negocio.

Para conseguir clientes un profesional freelance tiene distintas herramientas y formas de hacerlo a su alcance, pero una de las más importantes y socorridas son las plataformas de intermediación que ponen en contacto a personas y empresas que buscan a profesionales para desarrollar proyectos de la más variada índole y especialidades con profesionales con profesionales capacitados y dispuestos a realizar dichas tareas.

Sin duda alguna, estas plataformas son un gran mercado virtual tanto para empleadores (empresas o personas que desean contratar los servicios) como para postulantes (profesionales que ofrecen estos servicios, por ejemplo y entre otros muchos: escritores, diseñadores, programadores, abogados, traductores, correctores, etc.), un mercado que les aporta muchas ventajas. Y como mercado que son, para operar en él se tienen que cumplir distintas normas, y las mismas deben cumplirse para el buen funcionamiento de la misma plataforma y, en general, para el beneficio de todos.

No hace tantos años, cuando una empresa requería de determinados perfiles profesionales, no le quedaba otro remedio que contratar a un profesional para que se incorporase en plantilla a tiempo completo o como mínimo externalizarlo a través de costosas opciones. En el lado contrario, los profesionales debían hacer innumerables visitas comerciales, visitar infinidad de ferias y gastar cantidades muy importantes de dinero con el fin de darse a conocer a clientes y conseguir que les contratasen para sus proyectos.

Hoy eso es historia, todo está a un golpe de clic y las empresas pueden contratar proyectos y partes de proyectos a desarrollar a distancia por profesionales freelance y los profesionales pueden encontrar opciones sin tener que invertir importantes cantidades de dinero y pueden acceder a proyectos, y las empresas a perfiles talentosos, de todo el mundo.

Ya sea una empresa o un profesional, al darse de alta en cualquiera de estas plataformas se adquieren unos compromisos y los mismos resultan ineludibles cumplirlos tanto por el bien de la propia plataforma pero, sobre todo y esencialmente, para el bien mismo del mercado en su conjunto y de uno y cada uno de los contratistas y contratados en particular.

Cada una de las plataformas tiene sus condiciones particulares y su modo de operar en concreto, cada una de las plataformas regula y establece como se desarrolla su mercado y como se desarrollan las operaciones en él. Algunas incorporan opciones de recibir pagos mediante sistemas escrow, otras no lo hacen, unas sustentan su modelo de negocio en cobrar al empleador por poner sus proyectos y otras, la gran mayoría, cobran un porcentaje sobre el valor del proyecto a los profesionales que consiguen proyectos en la plataforma.

Este último sistema quizá es uno de los más beneficiosos para cualquier profesional freelance y es que el mismo establece una relación de “win-win” para todas las partes: el freelance consigue un proyecto sin que le cueste nada y tiene un nuevo cliente, sólo paga una parte del dinero que gana, de ello vive -y se sostiene- la plataforma y el contratante ha conseguido un buen profesional sin que le cueste nada.

En todos los sectores hay malas prácticas y siempre las habrá, pero perseguir esas malas acciones, perseguir el fraude en estas plataformas es tarea de todos y, por ello, resulta tan importante denunciar las malas prácticas en las mismas, pues perjudica al desarrollo de estas plataformas tan beneficiosas para todos y, sobre todo, perjudica a los profesionales que en ella quieren operar. Si la misma no es segura y de confianza, no se establecerá un mercado de operaciones seguro y eso es algo que debe evitarse a toda costa.

La picaresca de algunas personas hace que intenten saltarse las normas, y una de las más recurrentes es la de intentar no pagar las comisiones que les pueda tocar pagar por los trabajos que han logrado y por los que han ganado dinero. Muchas personas indican que es injusto cuando precisamente es todo lo contrario: la plataforma les pone todas las herramientas, todo el sistema y toda la infraestructura para conseguir clientes, clientes que de otro modo no conseguiría el profesional o que debería gastarse mucho dinero en otras acciones comerciales para hacerlo.

En primer lugar, el profesional debe ver estos pagos como un justo pago por los servicios que le presta la plataforma, también como una inversión para hacer crecer su actividad profesional, para hacer crecer su negocio y, en segundo lugar, debe verlo como una obligación legal a la que se comprometió al darse de alta en la plataforma. Una obligación legal que debe cumplirse y que de no hacerlo puede y debe dar pie a serias consecuencias operativas y legales para el incumplidor.

Obviamente, la primera, más rápida y fácil medida a aplicar es la de bloquear el perfil del usuario que incumple las normas, en este caso que incurre en impagos. Si un usuario no paga no es justo que siga utilizando los servicios que le presta y pone a su disposición la plataforma, pero eso no es todo, ni mucho menos.

Muchas personas se piensan que bloqueándoles el perfil ya está todo y que crearán otro y punto, pero no es así. En primer lugar, las plataformas tienen herramientas para detectar perfiles duplicados de la misma persona y demás, pero es que además el incumplimiento perjudica al mismo profesional que perderá la oportunidad de presentarse a nuevos proyectos, conseguir nuevos clientes y, por ende, ganar más dinero.

Y, todo lo anterior, por no mencionar las serias consecuencias legales que ello puede acarrear, pues no pagar, así como incumplir otra cualquier norma supone una quiebra de lo comprometido y en consecuencia ya de entrada supone un incumplimiento de contrato que puede ser perseguido judicialmente.

Además, según la forma de incumplimiento, según el caso concreto se puede dar pie a otros actos ilícitos que generen otras figuras delictivas que también resulten perseguibles y que faculten a la plataforma a pedir un resarcimiento al profesional por daños y perjuicios, etc.

En definitiva, estas plataformas son una de las mejores herramientas al alcance de todos los freelance, el mantenerlas adecuadamente y su buen funcionamiento es responsabilidad de todos.

Un Trackback

  1. […] Origen: Consideraciones legales del profesional freelance con las plataformas de contratación […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: