Consecuencias legales para el freelance de su interacción con las redes sociales

Las tecnologías de la información y la comunicación en general, Internet en concreto y las redes sociales en particular han aportado, aportan y aportarán un gran abanico de oportunidades a la sociedad en general y, en consecuencia, a los profesionales freelance en particular.

Ahora bien, del mismo modo que las redes sociales son una ventana abierta al mundo y una fuente de oportunidades, también conllevan una serie de riesgos y de consecuencias legales las actuaciones en la misma. Veamos en este artículo las consecuencias legales centradas en el entorno del profesional freelance.

En primer lugar, debe destacarse que hablar de las consecuencias legales en las redes sociales no debería hacerse como algo diferenciado de la “vida real”, pues lo que sucede en las redes sociales es vida real. Dicho de otro modo, si se insulta y calumnia a alguien da lo mismo que sea en las redes sociales o que sea físicamente, pues el delito de fondo es el mismo, pero cierto es que hacerlo en las redes sociales puede tener algunas particularidades y, además, cierto es también que existen muchos asuntos que son típicos y prácticamente exclusivos de las redes sociales, pues difícilmente sucederían en otros entornos, pero ello no quita que dejen de ser unos casos más, unos ilícitos más de la realidad penal o legal de otra índole que aplique de cualquier país.

En particular relacionados con las redes sociales y vinculados con los profesionales freelance existen tres grandes grupos destacados: los que tienen que ver con la propiedad intelectual, los más relacionados con los delitos contra el honor, la intimidad y la dignidad de las personas y luego asuntos más mercantiles como los incumplimientos de contratos, etc.

En lo que concierne a los delitos contra la propiedad intelectual decir que el profesional freelance puede verse tanto afectado por ellos como ser el quien afecta cometiendo los mismos. Típicos son los casos de plagio de contenidos de otras páginas Web al crear un sitio Web propio, el utilizar imágenes o textos para todo tipo de usos sin consentimiento del titular de los derechos, etc. Estos delitos, a pesar de su dificultad para ser perseguidos en muchas ocasiones (especialmente si se trata de infractor y víctima de distintos países), están duramente castigados con penas incluso de cárcel, y la tendencia es a endurecer las penas cada vez más.

Por otro lado, si nos centramos en los delitos relacionados contra el honor, la intimidad y la dignidad de las personas también nos encontramos que es un delito muy típico de las redes sociales, desgraciadamente demasiado típico. Este es uno de esos delitos que no son exclusivos de las redes sociales pues desde siempre se han cometido en todos los entornos pero que desde la eclosión de las redes sociales su impacto se ha redoblado y recrudecido.

El motivo es simple, las redes dan una sensación (por lo general falsa) de total impunidad y de gran anonimato (también comúnmente falso) que provoca que muchas personas se atrevan a decir o hacer en las redes sociales aquello que nunca harían fuera de las mismas.

Las consecuencias legales de los supuestos anteriores no difieren de lo que aplique el código penal de cualquier país para ese tipo de delitos por lo general, pero si el mismo recoge agravantes como el cometer el hecho delictivo con publicidad hacerlo o sufrirlo a través de las redes sociales será motivo de que exista ese agravante si se hace de forma pública.

Y, finalmente, en lo que concierte a los delitos que podríamos decir mercantiles -o civiles- tipo incumplimientos de contrato y demás mencionar que nos encontramos quizá ante el gran caballo de batalla de los profesionales freelance. Pues todo acuerdo comercial o todas las comunicaciones que se realicen a través de las redes sociales tendrán una implicación directa si luego el cliente no paga, se niega a cumplir otros aspectos acordados o cualquier problema o eventualidad que surja en la relación comercial.

Para todos los casos debe saberse que, en realidad, toda comunicación realizada a través de las redes sociales tiene plena validez legal y puede servir de prueba en cualquier proceso judicial. Ahora bien, el gran problema será demostrar la veracidad de esas comunicaciones, que no se han corrompido, que las ha realizado quien se dice que las ha realizado y en la fecha y hora que se han realizado, etc.

En resumidas cuentas, cometer o sufrir un delito dentro de las redes sociales en esencia no difiere en nada que sufrirlo fuera. Si se es estafado o insultado en una red social se es estafado o insultado y punto, del mismo modo que si se hubiese sufrido en persona, pero cierto es que tiene unas consideraciones particulares y en caso de ser afectados es importante que se tengan en cuenta para poder defender los intereses que hayan sido conculcados convenientemente.

feliz-navidad (1)

Desde el equipo de Trabajofreelance deseamos una feliz navidad a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: