Consejos para afrontar gastos o deudas

Puede que llegue un momento en que haya que pagar deudas o gastos y sea complicado de afrontar. Esto puede suceder porque ya no se cobra lo suficiente, porque los ingresos que se obtienen no son suficientes, porque hay clientes que no pagan o por cualquier razón. En todo caso, es necesario pensar qué hacer en estos momentos.

Lo primero que hay que hacer es ser consciente con antelación de que está llegando el momento en que se vuelve complicado de pagar las deudas y, en ese momento, se ha de pasar a la acción buscando cómo ahorrar, cómo obtener nuevos ingresos y cómo afrontar los gastos y deudas existentes.

¿Qué hacer en este caso?

  • Buscar nuevos ingresos extra
  • Ofrecer servicios complementarios
  • Solicitar el pago a los que deben dinero
  • Eliminar los gastos hormiga (anotarlos para conocer cuáles son y ver en qué reducir)
  • Intentar ver nuevas formas de ahorro en lo laboral y en la vida
  • Motivar con pronto pago, aunque sea con una reducción de la deuda
  • Si es necesario y es algo puntual pedir dinero a familiares y amigos
  • Negociar con la empresa o entidad bancaria
  • Empezar a cobrar más a los nuevos clientes y a aquellos actuales que pagan poco (esto es algo que se debe estudiar pero a veces es necesario perder un cliente para poder llevar otros que paguen más)
  • Buscar nuevos clientes de diversas formas

¿Cómo afrontar los gastos y deudas?

  • Analizar la situación
  • Anotar la deuda existente y ver cómo afrontarla
  • Anotar los gastos y ver cómo recortarlos
  • Pagar las deudas más pequeñas (para quitarse de ellas) o las que tienen mayores comisiones (si compensa hacerlo)
  • Renegociar con las entidades bancarias
  • Pedir algún préstamo sin comisiones si es necesario y se puede
  • Como último recurso, reunificar deudas (especialmente si se tiene una hipoteca)

¿Qué no se debe hacer?

  • Dejar de pagar sin avisar ni intentar negociar
  • Pedir un préstamo para pagar otro

Aunque pueda parecer que todas estas medidas son un sacrificio, en realidad merece la pena para poder estabilizar la economía del negocio y la familiar. Al principio puede parecer complicado, pero con el paso del tiempo es más fácil y asumible. Si se tienen deudas y se han acabado de pagar, es el momento de pensar en ahorrar y crear un fondo de emergencias ya que nunca se sabe si se puede llegar a necesitar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: