¿Cuándo y cómo deshacernos de un cliente?

Aunque pueda llegar a sonar duro, o quizá fantasioso, llega el momento de todo freelance en que tiene que empezar a “deshacerse” de clientes. Con la crisis que hay, o con tantas personas que están buscando trabajo, ¿por qué alguien va a querer dejar a un cliente?

Existen muchas razones, y muchos momentos, para dejar a un cliente, así que vamos a algunas de ellas:

  • Cuando te das cuenta de que tus tarifas han sido demasiado bajas, y necesitas cobrar mayor cantidad de la que cobras a ese cliente
  • Cuando los demás clientes están pagando más, y sigues buscando nuevos clientes a tarifas superiores
  • Cuando sientes que tu trabajo vale más
  • Cuando ha dejado de pagar o sabes que no va a pagar
  • Cuando simplemente no te compensa porque, aun cobrando más (o sin hacerlo), te da más trabajo del que imaginabas… o del pactado
  • Cuando te dedicas en serio a ello y te das cuenta de que con tus tarifas no puedes vivir de ello, o no cubres gastos o no te compensa
  • Cuando tienes las tarifas de antes de profesionalizarte y ahora estás pagando impuestos, seguridad social y otros gastos a mayores
  • Cuando un cliente te humilla, te hace sentir mal o consume tus energías
  • Cuando necesitas dedicarte al 100% a otros proyectos

¿Cómo hacer este trámite más sencillo?

  • Con sinceridad. Si quieres dedicarte a otros proyectos distintos al estás realizando, decírselo al cliente sin miedo, e incluso si conoces a otras personas que puedan cubrir tu puesto es un buen momento para proponerlas. Si lo que quieres es cobrar más dilo, aunque sabiendo que pueden decir que no, en cuyo caso tienes que pensártelo bien.
  • Proponiendo un aumento de tarifa. Puedes hacer esto tanto si lo único que te motiva es cobrar algo más de ese cliente, pero no abandonarlo, como si quieres deshacerte finalmente del proyecto. Si lo que quieres es que el cliente no te contrate más, porque no te compensa, propón una subida alta, de manera que pueda tener tendencia a “rechazarla”. Eso sí, has de buscar un buen momento, por ejemplo cuando empieza el año o en alguna fecha en que se pueda justificar mucho mejor la subida.
  • Siempre con tiempo. No comuniques nada al cliente sin dejarle tiempo para que pueda reaccionar. Siempre déjale disponer de un tiempo para asumir que tiene varios días, y si son 2 semanas mucho mejor, para poder hacer lo que considere.
  • Considera si no te compensa delegar en otra persona ese trabajo en lugar de abandonar al cliente.

¿Realmente puedes permitirte perder a ese cliente? Piensa bien si es algo que te compensa en todos los aspectos, porque puede que acabes abandonando a clientes sin tener nuevas fuentes de ingresos que compensen el que ya tenías, o que te “deshagas” de un buen cliente solo porque paga menos que otros, o que pienses que el cliente no te compensa porque tiene una tarifa inferior cuando sí te compensa porque el trabajo te aporta más de lo que imaginas o porque te consume menos tiempo que otros (o que buscar nuevos clientes).

Antes de tomar la decisión final de deshacerte de un cliente, piénsalo bien, recuerda que lo que tú no quieres otro lo querrá (aunque sea por poco tiempo), y en ocasiones puedes llegar a arrepentirte. Eso sí ¡en muchas otras no!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: