La ley, las redes sociales y el profesional freelance

La aparición, desarrollo y consolidación del “Internet social” o del también llamado “Internet 2.0”, es decir, del Internet que tiene una gran vinculación con las denominadas redes sociales, entre otros muchos elementos, ha supuesto una transformación en el desarrollo de la gran mayoría de las carreras profesionales y de las actividades profesionales. Ello también es así en el ámbito de los profesionales freelance y ello es lo que vamos a ver en este artículo.

Concretamente en este artículo vamos a analizar como la acción de un profesional freelance en el desarrollo de su actividad profesional y/o empresarial en el entorno de las redes sociales puede tener y tiene un impacto legal. Del mismo modo vamos a ver cómo prevenir los riesgos de este impacto, cómo actuar cuando existen acciones dañinas contra nosotros, etc.

Como se decía, las redes sociales se han convertido en un elemento indispensable del Internet actual, y cabe decir que de la sociedad actual en todas sus vertientes y en todos sus aspectos, y este hecho las ha convertido en actores principales de muchas nuevas realidades y, por tanto, de muchas nuevas consecuencias y esquemas hasta ahora desconocidos, veamos un poco al respecto.

Las ventajas que las redes sociales aportan son inmensas y la utilización de las mismas para el desarrollo de una actividad freelance son pieza clave para el desarrollo de esta misma actividad, pero ello también conlleva unos riesgos que debemos conocer y que nos exigen un buen uso y control de las mismas, pues de lo contrario pueden existir conflictos legales que hasta hace pocos años eran completamente desconocidos.

Si deseamos mencionar los grandes riesgos a los que un profesional se enfrenta en relación a las redes sociales en su desempeño profesional quizá tendríamos que hablar de dos grandes elementos, dos grandes grupos aglutinadores. Por un lado el riesgo de una mala praxis por parte del mismo profesional de estas redes sociales lo que le puede llevar a tener los conflictos legales que emanen de ello, y por la otra parte el mal uso que contra el profesional freelance puedan efectuar terceros, es decir, otras personas que nos perjudiquen a nosotros a través de las redes sociales.

Todo lo anterior por supuesto es dicho de forma general, pues de esos elementos generales pueden desprenderse infinidad de riesgos, perjuicios y actos ilegales que podamos cometer o que podamos ser víctima de los mismos. Si bien se tiene que decir que en el ámbito de Internet, y muy concretamente en el de las redes sociales los casos más habituales con los que nos vamos a encontrar son con aquellos casos relacionados con las injurias o las calumnias, el atentado contra el propio honor, la dignidad o la imagen, los daños causados por esto y temas relacionados.

Esto no significa que no existan otro tipo de conflictos que emanen del uso de las redes sociales, al contrario, pues existir, existen y muchos, y sería imposible adentrarnos en un análisis concreto de cada uno de ellos en un mero artículo pues su lista es enorme, pero a grandes rasgos como se dice una gran parte de los mismos los encontraremos encuadrados dentro de las temáticas anteriormente relacionadas.

Dicho ello, cabe decir entonces que por lo general a través de las redes sociales o bien podremos ser verdugos o víctimas según como actuemos nosotros en la red o según como actúen contra nosotros en la red social en cuestión.

Decir que lo obvio y lo que debemos hacer es intentar evitar entrar en conflictos y que nunca deberemos realizar por nuestra parte acciones ilícitas, ello significa que nunca deberemos incurrir en atacar a nadie, insultar o menospreciar a la competencia, dañar la imagen de otros, etc, deberemos competir y relacionarnos socialmente en las redes, pero siempre desde la justa disputa comercial y sin entrar en hechos delictivos que puedan acabar con acusaciones y condenas contra nosotros.

Ahora bien, el conflicto no siempre es fácil de evitar, y mucho menos si este conflicto nos viene impuesto o es el que alguien produce contra nosotros. Ante posibles ataques que podamos recibir la respuesta adecuada debe de ser el respeto escrupuloso a lo que establece la ley, por tanto no atacar nosotros con la misma medida e intentar tomar todas las acciones legales para que la parte que nos está causando daños desista de hacerlo, y si corresponde que nos resarza por ello.

A modo preventivo diremos que existen dos buenas maneras de prevenir malas consecuencias de nuestras acciones en las redes sociales: por una parte si somos nosotros los que tenemos miedo de cometer alguna acción ilícita lo mejor es saber y establecer dónde están los límites y cuál es la línea que no deberemos traspasar. Y del otro lado, para evitar ser víctimas lo ideal es hacer “batidas”, revisiones y un seguimiento permanente de lo que se habla de nosotros de Internet, y no intentar combatirlo o atacarlo por sistema, pero cortar por lo sano (instando, demandando, etc) cuando se traspase la línea contra nosotros.

Todo lo anterior no siempre es fácil, pero es una tarea a realizar, siempre teniendo presente que a veces poner esos límites es muy difícil, y teniendo presente también que una cosa es la legítima crítica o ataque, que deberemos (y nos conviene, pero éste sería otro tema) tolerar, y otra lo que se pueda catalogar realmente de actos ilícitos contra nosotros, que en todo caso deberemos (en la medida de lo posible) combatir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: