Consideraciones legales para el profesional Freelance que desee operar entre España y los USA (entre otros países)

Uno de los grandes cambios que se han producido en los últimos años en el ámbito personal y profesional de las personas es el de la globalización de las relaciones, el de la ausencia de límites y barreras geográficas en las relaciones comerciales, ello ha conllevado una apertura que permite que hoy tengamos clientes aquí y allí, en este lugar y en el otro, que está a miles de kilómetros, y eso exige conocer algunas consideraciones al respecto.

En este artículo nos queremos centrar principalmente en aquellas relaciones comerciales que establece un profesional freelance con clientes de cualquier parte del mundo, pero especialmente en este artículo vamos a focalizarnos en las relaciones comerciales que se merecen conocer entre un profesional freelance y sus clientes que se encuentren en los USA.

Y cabe destacar lo anterior pues si bien resulta evidente que muchas de las consideraciones que se puedan realizar no son exclusivas de las operaciones entre España y la nación estadounidense y que las mismas pueden resultar de aplicación en muchos otros casos y en muchos otros lugares, si que cabe centrarse en las operaciones entre ambos países por el volumen de las mismas, por el interés que despiertan y por las particularidades concretas que puedan existir.

Ante todo se tendría que diferenciar entre los casos en los que un profesional freelance radicado en España y prestando sus servicios desde España preste sus servicios a un cliente estadounidense, de los casos en los que este profesional freelance español se vaya a radicar a los USA y preste sus servicios directamente en los USA, o incluso de los USA hacia otros lugares, veamos las diferencias.

Vamos a entrar a reflejar todos los casos anteriormente expuestos destacando obviamente que siempre y en todo caso se deben conocer las particularidades concretas de cada caso, los matices de cada situación para poder determinar con exactitud todos los preceptos y las consideraciones a aplicar, pero a grandes rasgos y con carácter general cabe reflejar las siguientes apreciaciones:

En el caso de un profesional freelance que radique en España y que simplemente preste sus servicios a un cliente internacional (en este caso un cliente estadounidense, pero sería aplicable a cualquier cliente), por ejemplo en aquellos casos en los que un diseñador Web con domicilio fiscal en España y radicado en España realice un diseño de una Web para una empresa de los USA, no existirá mucha diferencia en los requisitos legales comparados con los que se exigen para otro cliente que estuviese en España. Dicho de otro modo, la obligación de facturar y demás será la misma, lo que diferirá es que en este caso es que al cliente en los USA no se le aplicará el IVA en la factura (atención que esto es con carácter general y para el supuesto concreto que aquí se menciona, caso distinto son las operaciones intracomunitarias dentro de la UE o casos en los que la empresa estadounidense no es la que lo contrata sino unan sociedad suya en España u otros particularidades que cabria conocer) ni tampoco deberás aplicar en la factura de IRPF, si como norma general vienes obligado a hacerlo.

Supuesto distinto es el de aquel freelance que lo que desea no es simplemente vender sus servicios a clientes internacionales sino que lo que desea es por ejemplo en este caso establecerse en los USA para prestarlos desde el mismo lugar a clientes nacionales estadounidenses (o bien a la inversa, una vez radicado allí e instalado en USA vender por ejemplo sus servicios de asesoramiento sobre USA a clientes en España), en estos casos las consideraciones son distintas.

En estos casos, lo primero que deberá solucionarse es el tema los visados y la posibilidad de residir legalmente en los USA para poder prestar los servicios radicados en el país. Posteriormente deberemos tomar la forma jurídica de prestarlos (entendamos que en los USA no existe la figura de autónomo tal y como por ejemplo se estructura en España pues es un concepto diferente si bien con el mismo fondo), puede que la más cómoda y más ágil sería constituir (incorporar) una sociedad (compañía), sumamente recomendable es la modalidad LLC (la que más se asemejaría a la española SL y análogas) por su agilidad y poco coste, entre otras opciones que pueden existir.

Dotarse del número de la seguridad social será otro de los requisitos, así como disponer del ITIN (una especie de NIF que por ejemplo aún y siendo extranjeros nos permitirá pagar impuestos en el país).

Dicho número de la seguridad social estadounidense también nos servirá para abrir una cuenta bancaria en USA, trámite indispensable para gestionar los pagos y cobros en el país, o incluso aunque no residamos en el país y seamos un freelance en España para disponer de una forma ágil de tratar con nuestros clientes USA, además de servirnos como comodín nuestro para el cambio de divisas Dólar USA vs Euro.

Obviamente todo lo anterior es en base a lo que debe ser legalmente, luego es obvio que muchos no facturan como deberían facturar, que no se estructuran como deberían hacerlo o bien que se pueden abrir cuentas bancarias en los principales bancos de las principales ciudades estadounidenses con el mero pasaporte y que nos podremos estructurar sin todo ello, pero eso no es lo normativo y en consecuencia no es lo que se debe realizar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: