Distintos ordenamientos y vías para nuestras reclamaciones legales como freelance

En nuestra actividad profesional diaria como trabajadores freelance, aunque pueda a veces no parecérnoslo, estamos inmersos y rodeados de situaciones que pueden llevarnos a múltiples asuntos y conflictos de índole legal, asuntos y cuestiones que deberán dirimirse de forma extrajudicial y en última instancia judicial. Asuntos, conflictos y cuestiones que aquí vamos a ver como es la mejor forma de tratarlos.

Ante todo deberemos decir algo que puede resultar obvio: no hay mejor resolución a un conflicto que la ausencia de conflicto, o aún y cuando este conflicto resulte inevitable, generalmente no existirá mejor opción que resolver medianamente bien el caso de forma amistosa, que resolverlo muy bien por vía judicial.

Y es muy necesario decir lo anterior, pues si bien la judicialización de un conflicto que nos surja es una opción a tener en cuenta, la misma siempre deberemos tomarla como última opción incluso aunque contratemos a un abogado al respecto. El mismo, si es bueno y mira por nuestros intereses, no temerá acudir a la justicia, al contrario nos invitará a ello, pero siempre y cuando se hayan agotado todas las demás vías de negociación y de pacto posibles.

Así diremos que si por ejemplo nos encontramos con un conflicto dentro de nuestra actividad profesional como freelance que debamos gestionar un buen planteamiento de acción sería el siguiente:

A) Acción amistosa intentando resolución amistosa
B) Acción extrajudicial formal
C) Acción judicial

En la primera fase (por ejemplo un cliente que no nos paga una factura, un proveedor que no nos soluciona un conflicto con algo que le hayamos encargado, etc.), nos encargaremos esencialmente de establecer un contacto personal y “amistoso” con la otra parte en conflicto con el objetivo de que entre ambas partas lleguemos a un acuerdo y se resuelva el asunto de la mejor forma para todos.

En esta primera fase es importante que juguemos bien nuestras cartas, es decir, tendremos que tener algunas normas como clave, para que no se nos toreen y para que la misma fase resulte efectiva:

– Contactaremos amistosamente y con voluntad de acuerdo, con cordialidad, pero eso nada tiene que ver con mostrar debilidad, ser amigos de la otra parte o mostrarnos serviles y sumisos a ella. Si hacemos esto último lo único que lograremos es debilitar nuestra posición negociadora.

– Esta primera fase debe alargarse lo suficiente como para dar pie al acuerdo, pero nunca alargarla más allá de lo estrictamente necesario. Dicho de otro modo, la búsqueda del pacto no puede ser permanente, demos la opción, contactemos con la parte en conflicto dos o tres veces, en caso de no recibir respuesta o la misma no ser positiva, poco sentido tiene seguir y seguir empecinado en desear acordar algo con alguien que no quiere acordar nada.

– Si la primera fase no ha dado lugar a una “entente cordiale” con quien estamos en conflicto, o como mínimo en desacuerdo, corresponderá empezar un ataque formal y planificado por vía extrajudicial, es decir, corresponderá olvidarse de pactar voluntariamente e intentar “forzar el acuerdo”, eso significa hacerlo obviamente siempre de acciones estrictamente dentro del marco legal, como empezar a enviar requerimientos fehacientes (Burofax), dar plazos determinados para que la otra parte cumpla, acudir a organismos administrativos (asociaciones de consumidores, mediación previa (en muchos casos extrajudicial y en otros a medio camino entre lo extrajudicial y lo judicial), etc.) que puedan corresponder donde demandar tal situación, pues en los mismos lo haremos extrajudicialmente y no judicialmente, etc.

-Y si nada de ello funciona, si lo voluntario es despreciado, y el intento de forzar el acuerdo no obtiene resultados positivos, tan sólo nos quedará decidir si es mejor emprender la vía judicial, y exigir una solución a la autoridad que corresponde, o si por el contrario y aunque nos duela si lo más rentable para nosotros mismos es abandonar la causa. Igual nos duele, pero a veces es mejor dejarlo y no perder más, que por orgullo acabar sin un resultado positivo y perdiendo el doble de lo que se empezó perdiendo.

En el caso de que no nos resulte adecuado tirar la toalla (en muchos casos será así) deberemos iniciar de la mano de buenos profesionales las acciones legales encaminadas a judicializar el proceso. Como decimos en este caso tendremos que tener claros unos puntos claves:

1- Las probabilidades objetivas de ganar que tendremos y lo que ganaremos

2- El coste, en todos los sentidos, que nos comportará realizar el proceso judicial

3- Considerar la probabilidad de perder y las consecuencias de ello (costes, etc.)

4- La duración del proceso (teniendo presente posibles recursos, etc.)

Los órdenes que nos aplicarán en cada conflicto dependerá de la naturaleza de cada caso en particular, pues no será por ejemplo lo mismo un caso que se dirima con un ex-trabajador nuestro por un asunto laboral que se trataría en el orden Social, que si nos acusan o acusamos de un delito, que sería en el Penal, un conflicto entre empresas se dirime esencialmente en el Mercantil, etc., y los asuntos con las AAPP (administraciones públicas en el Contencioso – Administrativo), etc.

Un último apunte: atención, si nuestro conflicto es con una AAPP, en este caso el proceso de negociación y de judicialización aquí establecido no aplica exactamente así, pues tiene un proceso particular propio, pero en todo caso, eso es un tema independiente que si corresponde debe de ser tratado en un artículo independiente destinado completamente a tal efecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: