El caso de los enlaces rotos

Sherlock HolmesParece el título de una novela policial, ¿no es cierto? Sin embargo, se está convirtiendo en una abrumadora realidad en Internet: decenas de enlaces que no funcionan, entorpeciendo una investigación, un trabajo o cualquier búsqueda de datos importantes. Los enlaces rotos desprestigian los sitios web y hacen bajar la credibilidad de quienes los citan. A continuación, todas las pistas para resolver el caso.

Qué son los enlaces rotos y cómo evitarlos
Un enlace roto es una cita a un sitio o una página de Internet en apariencia inexistente. Los expertos saben muy bien que los enlaces rotos perjudican el posicionamiento de un sitio en los buscadores pero por sobre todo se convierten en una de las experiencias menos satisfactorias de la navegación por Internet. Para empezar, si se crea un enlace, lo primero que debe hacerse antes de darle al botón “publicar” es comprobar su funcionamiento; de esta manera, podremos detectar posibles errores de escritura. Por otra parte, los responsables de sitios en Internet deberían revisar periódicamente los enlaces incluidos, eliminando o corrigiendo aquellos que ya no funcionan mediante la utilización de herramientas específicas y/o en forma manual.  Los enlaces pueden desembocar en un mensaje de error por diferentes motivos, como:

  • Dirección URL incorrecta: puede ser que el sitio haya cambiado de dirección; esto sucede con frecuencia cuando se utilizan servicios de alojamiento gratuitos.
  • Dirección URL inexistente: según la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia, España), el 67% de los sitios dejan de existir aproximadamente a los cuatro años de su creación. En un estudio publicado en la revista Science, el 13% de las referencias a artículos académicos en Internet aparecían inactivas después de sólo 27 meses.
  • Dirección URL mal escrita: a veces al copiar y pegar o reescribir una dirección se cometen errores que impiden el acceso al usuario.
  • Acceso restringido o prohibido: debido a las nuevas restricciones en Internet, es probable que el acceso a documentos, videos o fotografías se encuentre restringido o prohibido por violar políticas de derechos de autor.

Cómo recuperar la información de los enlaces rotos
Algunas veces, la información que esperábamos encontrar puede ser reemplazada, pero en otros casos resulta tan valiosa que no nos resignamos a perderla. ¿Es tu caso? ¡No desesperes! Aún puedes encontrarla… aunque deberás apelar a tu mejor sentido detectivesco y dedicar un poco de tiempo a seguir la pista del enlace roto en diferentes motores de búsqueda, bibliotecas digitales, redes sociales o sitios de archivo como archive.org o la excelente webcitation.org de uso gratuito. Otra opción es visitar la “caché” del sitio, una opción que ofrecen algunos buscadores que permite ver una imagen del sitio web tal como era la última vez que alguien lo visitó. En algunos casos, la información puede recuperarse directamente de esta imagen, y en otros la dirección nos ofrece algún dato útil para ubicar nuevamente la misma página u otra relacionada.

Cómo citar un sitio web
No es raro encontrar artículos o monografías en Internet que contienen párrafos textuales de otras obras escritas… sin mencionar su origen. En realidad, por una cuestión de buena educación, honestidad y sobre todo rigurosidad con el propio trabajo, cualquier párrafo incluido en tu trabajo que no haya sido redactado por ti mismo, debe llevar la cita correspondiente; pero además, es interesante tener en cuenta que un buen acervo de citas enriquece tu trabajo y aumenta tu prestigio, ya que demuestra que eres capaz de inspirarte en fuentes serias y confiables. Yendo al asunto que nos ocupa, las citas de sitios web deben cumplir ciertos requisitos para que los usuarios puedan acceder a los mismos o, en caso de haberse roto el enlace, rastrear la información:

  • Nombre del autor
  • Nombre del artículo
  • Nombre del sitio web
  • Fecha del artículo
  • Fecha de consulta
  • Dirección URL completa

Ejemplo: Adriana, “Recursos para escritores: el plagio”, en TF.com, publicado el 28 noviembre 2011, consultado el 27 de diciembre de 2012. URL: https://info.trabajofreelance.com/2011/11/28/recursos-para-escritores-el-plagio/

¿Te resultó útil? ¡Compártelo y envíanos tus comentarios!

Foto: vía WikiCommons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: