Emprendedores y emprendedoras, parecidos y diferentes

Fotografa¿Sabías que, a la hora de emprender, también hay diferencias entre varones y mujeres? Un interesante informe analiza la naturaleza de la iniciativa empresarial femenina, cómo la afectan las crisis y cuál es su percepción acerca del crecimiento, la innovación y la expansión de su negocio. El estudio es el resultado de 12 años de investigación, a lo largo de los cuales se entrevistó a más de 175.000 personas de 59 economías durante el año 2010.

La participación de las mujeres en el mundo emprendedor
La participación de las mujeres registra notables variaciones entre las diferentes economías, tanto en relación con el total de mujeres económicamente activas como respecto del universo de emprendedores. Estas diferencias están determinadas por el tipo de economía y también por las necesidades de las mujeres; de hecho, la motivación empresarial de las mujeres es casi siempre la necesidad incluso en un grado mayor que los varones. Sin embargo, es interesante tener en cuenta que la situación de las mujeres emprendedoras no es diferente a la de sus congéneres en el seno de la sociedad; por eso, hay más mujeres emprendedoras en aquéllas economías en las que las mujeres perciben que tienen las capacidades para el emprendimiento, ya que en general, las mujeres tienen menos contacto y menos oportunidades que los varones, de incursionar en el mundo empresarial.

Las redes, un aporte del género al mundo emprendedor
Un reto clave para las mujeres empresarias es el mantenimiento de su negocio más allá de las fases de inicio y principios. Desde este punto de vista, las mujeres han introducido en el mundo emprendedor una estrategia que vienen utilizando desde hace décadas para movilizar su capacidad en favor de otras causas de género: el trabajo en red. Las mujeres han aprendido, a lo largo del tiempo, a unirse, establecer relaciones personales y cooperar antes que competir para alcanzar determinados fines. De hecho, el trabajo en red con otros emprendedores, asociaciones, cámaras empresarias y organismos gubernamentales es esencial para conseguir que el proyecto supere sus primeras etapas y se consolide se convierta en un negocio sustentable.

Factores condicionantes para las mujeres
La edad, situación laboral, educación, ingresos, vínculos sociales y percepciones son las principales variables socioeconómicas que afectan a las mujeres a la hora de tomar la decisión de iniciar un negocio. Por ejemplo, las mujeres asalariadas tienen una tasa tres a cuatro veces mayor que las que no están trabajando, de convertirse en emprendedoras, ya que el trabajo significa acceso a recursos, el capital social y las ideas que pueden ayudar en el establecimiento de un nuevo negocio. De hecho, entre las mujeres más pobres, el empleo remunerado es una valiosa plataforma hacia la creación de una empresa. Desde el punto de vista de las percepciones, las mujeres son más propensas a confiar en su propias habilidades y descubrir oportunidades empresariales, aunque están más condicionadas que los varones por la cultura y las normas sociales.

Fuente: Informe GEM

Foto: vía Morguefile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: