¿Existe la adicción al trabajo?

Según algunos estudios, casi el 5% de los trabajadores padece una adicción que quizás desearían tener quienes están en la búsqueda laboral: adicción al trabajo. Para peor, factores como las políticas de ajuste en las empresas y las crisis sentimentales entre otros, no harán más que aumentar este porcentaje, que, se calcula, llegará a casi el 12% en el año 2015.

¿Qué es la adicción al trabajo?
La adicción al trabajo (“dépendance au travail”, “workaholism”) es considerada en la actualidad una verdadera patología laboral; sin embargo, el término fue acuñado en 1968 un poco en broma por Wayne Edward Oates, un estudioso y religioso estadounidense para referirse a su propia actitud hacia el trabajo. En 1971 sin embargo, publicó “Confesiones de un adicto al trabajo” definiéndola como “ la necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente”. Las personas que padecen esta compulsión por trabajar en realidad tienen excesivo trabajo, debido a que su malestar físico y psicológico disminuyen su rendimiento realimentando el conflicto con sus colegas, familiares y amigos. De hecho estos dos factores (necesidad de trabajar y exceso de trabajo) son las principales dimensiones de la adicción y quienes la padecen experimentan largas jornadas laborales, acostumbran llevarse trabajo a casa, trabajan los fines de semana, van al trabajo inclusive cuando están enfermos y cuando parece que no están trabajando… ¡están pensando en sus asuntos laborales!

Causas de la adicción al trabajo
Esta patología responde a un conjunto de causas y situaciones cuya interacción lleva al trabajador a obsesionarse con el trabajo. Actualmente se definen al menos tres ejes principales: social, personal y laboral. Desde el punto de vista social, es interesante tener en cuenta que se atribuye al trabajo la capacidad de articular la vida social y dar sentido a la existencia; en muchos grupos sociales el exceso de trabajo es “bien visto”, de la misma manera que una persona entregada a su trabajo es una imagen positiva y valorada. A esto hay que agregarle la presión constante que ejercen la amenaza de la desocupación, la competitividad y la existencia de los dispositivos móviles que consiguen que el trabajador esté permanentemente conectado con su trabajo. Queda mucho en el tintero, y según los especialistas, en la actualidad se deberían investigar más las causas sociales y laborales que las personales para generar medidas de prevención.

Radiografía del perfecto adicto al trabajo
Las características de la personalidad de quienes han desarrollado adicción al trabajo ha sido profundamente estudiada por psicólogos laborales y especialistas en higiene laboral:

  • Consideran al trabajo lo más importante de su vida, más que la familia o su propio tiempo libre;
  • Son vitales, enérgicos y competitivos pero sin objetivos claros;
  • A corto plazo tienen buen rendimiento, pero a largo plazo se fijan metas imposibles que les generan una sensación de fracaso laboral;
  • Son controladores, les resulta difícil delegar y trabajar en equipo;
  • Tienen problemas de pareja y conflictos para armonizar la vida familiar y laboral.

Recursos:
Adicción al trabajo, ficha técnica del INSHT
Adictos al Trabajo Anónimos, grupo de apoyo en Argentina
WONT, cuestionario sobre adicción al trabajo de la Universitat Jaume I

Foto: vía Morguefile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: