Blog

Cuándo decir que no a un cliente

Opinión

Decir que no a veces es sumamente complicado, otras veces ni si quiera se sabe cuándo decir que no. Hay que saberlo para no acabar haciendo cosas que no gustan o no agrada hacer, o simplemente para no acabar en algo que no se puede llevar acabo.

¿Y cuándo se debe decir que no?

  • Cuando un cliente quiere pagarte menos de lo que corresponde por tu trabajo. Se puede negociar un poco el dinero del proyecto, pero no aceptes nunca una remuneración menor de lo que esperas por tu trabajo. No te rebajes, al menos no demasiado, y si lo haces que sólo sea una ocasión puntual.
  • No aceptes trabajar gratis ni trabajar por poco dinero por la promesa de algo mejor futuro. No aceptes trabajar a comisión bajo los “futuros ingresos” de un proyecto que acaba de comenzar, el que cree en su proyecto no ofrecerá esta posibilidad sino que arriesgará en su negocio.
  • Cuando te encargan algo que no sabes hacer. Puedes pensar que aprenderás o que es cuestión de saber algo más, y que además te pagarán el aprendizaje, pero la realidad es que puedes atrasar los tiempos de entrega, no terminar aprendiendo a hacer algo o dar una mala impresión.
  • Si un cliente no te da una buena sensación o lo ves con una actitud muy crítica, aprende a decir no, a no rebajarte en todo. Intenta hacer tu trabajo con la máxima profesionalidad, pero no agachar las orejas ante todo lo que te diga.
  • Si un cliente te pide algo a mayores de lo que te ha pedido y pagado sin pagarte a mayores por ese “sobretrabajo” no te rebajes a decir que no, ya que tras ese poco más puede haber otro poco más y otro poco más, y además no agradecido. Lo que vayas a hacer más cóbralo.
  • Si sabes con casi total seguridad que no vas a cumplir con el trabajo o con los plazos, o simplemente lo piensas, no aceptes el trabajo porque al final quedarás peor no cumpliendo que rechazando el trabajo. Si no puedes perder el trabajo, sincérate con el cliente.

Cuando sientes que no puedes ceder, cuando sientes que debes decir no, por mucho que te cueste, es el mejor momento para decir no. Una vez que aprendas a decir no te animarás a hacerlo siempre que lo necesites, pero no te pases.

Guardar filtro
×