La risa es salud… y productividad

Consejos

En los tiempos más remotos el trabajo era considerado un verdadero castigo de los dioses. Aunque según modernas teorías el trabajo es la forma en que el individuo se realiza en la sociedad, siempre se lo ha visto como un ámbito rígido y acartonado dentro del cual el humor tiene pocas expresiones, la mayoría de las veces como bromas inocentes pero bastante crueles. Sin embargo, esto podría cambiar.

El poder de la risa
La psicología y otras ciencias estarían descubriendo el poder de la risa. Por ejemplo, cada vez se utiliza más la risoterapia, una estrategia terapéutica que nos enseña a reírnos un poco de nosotros mismos y también a reír “con” los demás. Según los especialistas, la risa no tiene contraindicaciones, pone en movimiento unos 400 músculos, quema calorías y estimula la producción de hormonas capaces de controlar el estrés. Como se decía antiguamente: “la risa es salud”.

El miedo a la risa
El profesionalismo se ha asociado tradicionalmente a la seriedad y los tonos fríos y oscuros. Sin embargo, reír unas tres veces al día no nos quitaría seriedad ni profesionalismo, es más, nos ayudaría a disminuir el estrés y crear un ambiente laboral más amable y por lo tanto, más productivo. De hecho, si el sentido del humor fue lo que permitió a muchas personas y comunidades soportar las peores condiciones y salir adelante con renovadas energías… ¿cómo no podrá ayudarnos a hacer más llevadera la jornada laboral? Sin embargo, muchos ejecutivos y profesionales se han olvidado de reír o no lo hacen por miedo al ridículo o a aparecer más vulnerables frente a sus colaboradores. Además, temen equivocarse o ser mal interpretados si utilizan una salida más o menos humorística ante un conflicto con la intención de aflojar las tensiones y crear una mayor predisposición al diálogo o la negociación.

A reír también se aprende
La única forma de perderle el miedo a la risa es… aprender a reír. O mejor dicho, “re-aprender”, ya que cuando éramos niños reíamos naturalmente unas 800 veces al día, mientras que al llegar a la adultez podemos pasar días enteros sin reír o siquiera sonreír en el ambiente laboral en el que pasamos tanto tiempo. Se podría decir que no hay muchos motivos para la risa, ya que en realidad trabajamos más horas y más duro que nunca, pero los gestos amargos no hacen más que empeorar las cosas. Si debes liderar un equipo y quieres hacerlo con eficacia, ser admirado y respetado, crear un verdadero espíritu colaborativo y alcanzar todos los objetivos, te recomendamos sonreír a los miembros de tu equipo, reírte con ellos alguna vez o, si debes corregir errores, hacerlo paciencia, cordialidad y buen humor.

La legalidad acerca de profesionalizar el trabajo de redactor o Blogger ¿ser autónomo o no?

Opinión

Se ha dicho mucho acerca del trabajo de los redactores freelance o autónomos, existen muchos comentarios y dudas acerca de si se trabaja para un periódico, revista o blog existe alguna obligación e incluso qué pasa en caso de que esto no se realice.

Lo cierto es que existen muchas opiniones y algún margen de duda pero también existe legalidad. Como no queremos adentrarnos en terrenos pantanosos indiquemos qué es lo que la legalidad dice y por qué existen “ambigüedades” con respecto a eso. Como son varios los redactores que buscan trabajo en Trabajo Freelance nos vemos en la necesidad de hablar de este aspecto, especialmente enfocándonos en el caso de España.

Los redactores freelance con respecto al IVA

Por una parte, si la labor exclusiva del redactor es trabajar para otros en un blog, revista, periódico o medio, en definitiva, cualquier actividad sujeta a derechos de autor no hay que pagar el IVA, ya que estas actividades están exentas de IVA. La prestación económica se tiene en cuenta como rendimiento de trabajo.

Sin embargo, si una persona tiene su propio blog o web o cualquier otro medio y quiere vender publicidad o alquilar un espacio publicitario sí que tiene que declarar el IVA, aunque si trabaja para un país exento de IVA tampoco tiene que declararlo. Si se edita o gana dinero por las propias obras, por ejemplo vendiendo libros, hay que pagar la correspondiente tasa del IVA.

Las obligaciones del redactor freelance

¿Cuáles son las obligaciones en todo caso? Apuntarse en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), cuya alta es gratuita y hacer que la empresa (o uno mismo si quiere hacerlo así) le retenga el irpf, ya que aunque el IVA no hay que pagarlo sí el irpf.

Además, si se está pagando el irpf del 15% por las colaboraciones freelance pero se está en una empresa y se cobra una cantidad que supera la obligación de pagar más en irpf habrá que pagar también por las colaboraciones freelance este nuevo porcentaje. El 7% de los primeros años no cuenta en este caso a menos que se cuente con actividades sí sometidas al iva.

Queda claro: IVA no (a menos que se trabaje en un medio propio y vender publicidad para un cliente de un país con IVA, algo que muchos redactores también hacen), irpf sí, alta en IAE también.

¿Hay que hacerse autónomo si se escribe para un blog, página web, revista, periódico o cualquier otro medio?

Ahora surge la polémica ¿hay que hacerse autónomo si se trabaja como redactor o Blogger? Es un tema con mucha controversia y que podría afectar a muchas sensibilidades, así que vamos a tratarlo desde un punto neutral.

Lo habrás leído mil veces, pero es de obligación volver a mencionarlo:
Las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

También será de aplicación esta Ley a los trabajos, realizados de forma habitual, por familiares de las personas definidas en el párrafo anterior que no tengan la condición de trabajadores por cuenta ajena, conforme a lo establecido en el artículo 1.3.e) del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo.

Se puede interpretar casi todo lo indicado como una obligación para acogerse al régimen general de trabajadores autónomos, menos una, la diferenciación entre habitual y no habitual. Porque ¿qué es habitual? ¿es más o menos habitual cobrar 2500 euros en enero que cobrar 100 euros cada mes? ¿es habitual cobrar 200 euros cada 3 meses? ¿es habitual cobrar 600 euros al mes? ¿Dónde se encuentran los límites? Precisamente por no haber límites es donde se queda la interpretación de la ley, y como toda ley dependerá de quién la interprete.

Ya que no existe una interpretación real muchas personas se basan en el hecho de tener en cuenta el salario mínimo interprofesional como medida para ver si se trata de algo habitual o no, porque es lo que debería cobrar mínimo una persona por su trabajo para ser considerado así.

Esta es la interpretación más fiable, pero también hay que tener en cuenta que también tiene sus riesgos, si se hace una inspección (algo que no se suele realizar porque son más los costes asumidos que lo que se ganaría con ello) y al juez de turno una persona se le cruza delante podría sancionarle y hacerle pagar lo que corresponde.

Hay quien tiene en cuenta el hecho de no cobrar 3000 euros al año (esto es lo que tiene la obligación de la empresa para comunicar por medio de un documento oficial a quién se le ha pagado estas cantidades) y quien dice que esta cantidad debe ser a un solo cliente teniendo en cuenta que a otros se puede cobrar aunque pase esos 3000 totales. Es el que más se tiene en cuenta y el más “seguro”, ya que difícilmente van a rastrear esa cantidad porque no les compensa, aunque también carece de sentido si hay que pagar más de cuota de autónomos que lo que se cobra al año.

Hay quien dice que hay que pagar desde el principio todo, que aunque cobres un euro tienes que declararlo. Si bien es cierto que existe la obligación de ajustarse al IAE y hacer que la empresa retenga el irpf, no tendría sentido pagar 190 o 250 euros que cuesta la cuota de autónomos para cobrar un euro.

Hay quien dice que lo consultes a la seguridad social, a hacienda o a un asesor, pero lo cierto es que encontrarás las mismas respuestas que en este artículo, cada una con su interpretación, y es que no existe ningún acuerdo con respecto a eso. Si vas a una oficina te dirán una cosa y en otra te dirán lo contrario, y es que en realidad todo depende de cómo se interprete. Siguiendo la lógica, lo más lógico parece ser tener en cuenta el Salario Mínimo Interprofesional (SMI); y partiendo de esta lógica hay que tener en cuenta que si ganas lo suficiente para que te compense es el momento de tomar la decisión y hacerte autónomo/a.

Ver también: consejos para mejorar tu trabajo como redactor o blogger

Cómo presentarse y saber llevar las relaciones con los clientes

Consejos

A la hora de presentarse ante un cliente o ante un nuevo cliente, el aspecto externo sí es importante, por lo que hay que cuidarlo. La presentación es clave, así que hay que cuidar todos los detalles, tanto aseo, vestimenta como presencia. La vestimenta dependerá mucho también en qué trabajo te desarrolles, pero también hay que elegir algo de acuerdo a la propia personalidad.

Hay que tener en cuenta también detalles importantes. Conocer de qué irá la reunión o información de la otra persona o empresa antes de recibir a un cliente. Conoce toda la información que debes saber, incluso más, para poder utilizarlo en la conversación y no caer en ningún fallo tonto. Ten en cuenta también la misión, visión y valores del cliente o su empresa. Una vez que ya estás con el cliente lleva a cabo lo que has pensado, ajústate al cliente en todo lo que necesita pero llevándole a tu terreno. Hay que saber “venderse”.

Intenta escuchar más que hablar, esto hará ver a la otra persona que te interesa. Además, que preguntes no es malo, también muestra interés, y además te ayudará a no tener ninguna duda tu colaboración con el cliente o para no encontrarte en un proyecto que no puedes asumir. Saber escuchar y la educación es clave, aunque también hay que saber dirigir y manejar la conversación aún dando la apariencia de que es la otra persona quien la maneja.

Es muy importante utilizar el entusiasmo, es clave para las relaciones y se contagia. Se debe hablar con claridad pero también con mucho entusiasmo, que se note que te apasiona. Cuida también el momento de la despedida.

La seguridad es muy importante. No se puede llegar a ganar en los negocios si no se muestra una imagen  de seguridad, si no se está convencido de lo que se hace. Y es que es cierto que si tú tienes seguridad se la puedes mostrar a las otras personas, convencerlas de cara a dónde quieres llegar.

Para poder llegar las relaciones con los clientes hay que conocer al cliente, saber cuáles son los tipos de clientes y saber cómo tratar a cada tipo de cliente. Hay clientes difíciles, habladores, impacientes, groseros, pero todos son manejables, todos tienen una forma con la que tratarlos saliendo del paso. Sobre todo, nunca hay que perder la educación y hay que saber tratar a cada cliente en cada momento, intentando ofrecer cosas a su favor pero sin que la empresa pierda. Tanto en una reunión de negocios como ante cualquier tipo de cliente, la educación y saber actuar ante el cliente va a ser clave.

Legislación y negocios freelance entre España y los USA

Recursos

Hoy, en la actualidad, la vida en general se ha globalizado, internacionalizado y en muchos casos se han difuminado y hecho más difusas o menos reconocibles las fronteras. Eso es así en muchos ámbitos, también en el de los negocios y en el de los freelance, pero aún hay algunas consideraciones en las operaciones transfronterizas que conviene conocer, y mucho.

Obviamente, en el caso de los trabajadores freelance, y concretamente de los trabajadores freelance podríamos denominar “virtuales”, que es el caso que aquí nos atañe, en muchas ocasiones casi ni sabrán en que país se encuentra su cliente, poco les importará o poca relevancia práctica tendrá, pero en otras ocasiones no será así, y en la teoría nunca debería ser así si lo que queremos es ser verdaderos profesionales.

Me explico, muchos interpretan esto del trabajo freelance como un más a más, como un añadido o como un hobbie, para estos puede que en la práctica lo que aquí voy a comentar no tendrá gran relevancia, pero para estos, y para los que se dedican de forma profesional, en la teoría, y en la realidad administrativa y legal, las implicaciones son las mismas, pues no debemos olvidar que da igual si tenemos un cliente o diez mil, todos somos profesionales y tenemos unos derechos y obligaciones.

Y para ello, para dedicarse profesionalmente si que es bueno conocer las consideraciones, las implicaciones en las operaciones transfronterizas, pero más importante aún es hacerlo en puentes, en áreas comerciales específicas, y no hacerlo de forma genérica, es decir, hoy vamos hablar de las operaciones concretas entre un país y otro y no vamos a hablar tan sólo de clientes internacionales.

Quien firma este artículo, un profesional nativo de España y radicado en ella, lleva muchos años vinculados a los Estados Unidos de América, a los USA. Y esa vinculación, tanto personal como profesional, le ha permitido conocer los entresijos de una realidad que es importante de conocer para todo tipo de empresas y profesionales que deseen realizar negocios con los países de las barras y de las estrellas, también para los profesionales freelance.

De consideraciones a conocer en el desarrollo del puente comercial entre España y USA por parte del trabajador freelance, hay muchas, pero concretamente existen dos áreas, que se deben conocer muy bien, si deseamos que los negocios con los USA resulten todo un éxito: la comercial y la legislativa, vayamos por partes.

Si nos focalizamos en el área comercial, siempre diré que los USA son un país ideal para hacer negocios por la facilidad que pone y las pocas barreras burocráticas, así como por la mentalidad proactiva que existe entre la comunidad profesional. Lo único que tendremos que tener muy presente antes de focalizar nuestros intereses en el país, es (y muy especialmente según a que sector nos dediquemos) decidir si entramos a nivel nacional o si lo hacemos en algunos estados, probablemente si de nuestra presencia física se requiere, la opción ideal dadas las dimensiones del país y la diversidad tanto social, como legislativa o en general dada la divergencia general en la realidad entre estados, invitarán a focalizarnos en aquellos más rentables y próximos a nuestros intereses.

Obviamente si de nuestra presencia física se requiere en el país (y aquí ya entramos más en las consideraciones legislativas-administrativas), tendremos que tener muy presente que tipo de servicios vamos a prestar y como los vamos a prestar, es decir, si por ejemplo, vamos a hacerlo como profesionales españoles y nunca nos desplazaremos a la zona, si lo haremos desde España pero realizando visitas comerciales a nuestro cliente norteamericano, o si bien nos constituiremos en los USA como profesionales, las consideraciones según cada caso son muy distintas.

En los dos primeros casos (e independientemente de las consideraciones que puedan existir si los rendimientos que obtenemos los depositásemos en una cuenta bancaria como personas físicas en USA que nos diese rentabilidad y las implicaciones fiscales en USA que ello tendría), nuestra función a nivel legal no divergirá en nada de como operamos en España, sólo con la salvedad de que la factura no la emitiremos a una empresa española o a una empresa comunitaria sino que lo haremos a una empresa no comunitaria y que debemos estar habilitados para ello.

En el último de los casos, la situación cambia y es muy difícil de exponer en su totalidad en unas pocas líneas, además no es la forma común de empezar a operar con un cliente en USA. En todo caso, esa entrada en el país más profunda se realiza a posteriori cuando ya tenemos un volumen o una estabilidad importante en los negocios con los USA.

En esos casos, conviene conocer cada caso en particular, pero a grandes rasgos no deberemos olvidar de que todo profesional es autónomo por la mera realidad de ser profesional, y tampoco deberemos olvidar de la importancia y de la facilidad de dar forma jurídica, de dar forma de sociedad a nuestras operaciones en USA.

A priori, aconsejo como forma jurídica preferente (atención que depende mucho de cada caso en particular) la LLC y que está sea incorporada en el estado donde vayamos a operar (a no ser que tengamos intereses fiscales o de ventajas para incorporarnos en otros estados, como por ejemplo si es fiscalmente Delaware o a nivel de incentivos Florida), tener presentes las necesidades y obligaciones que nacen con esa compañía, las necesidades de licencias para operar estatalmente o nacionalmente que puedan requerirse y que abramos una cuenta bancaria en USA para facilitar nuestro trabajo en la zona y poco más. Simplemente que empecemos a trabajar, el país de los sueños las oportunidades nos las ofrecerá.

Como ganarle al tiempo …

Consejos

i eres de esas personas que viven en eterna carrera contra el tiempo, como el Conejo Blanco del famoso cuento “Alicia en el país de las Maravillas”, este artículo te proporcionará estrategias para revertir esa situación.

Mitos que nos aprisionan. Existen muchos mitos que nos llevan a saturarnos y no lograr una administración apropiada del tiempo: “puedo hacerlo todo”, “soy superman”, “si no lo hago yo nadie lo hace” o “debo trabajar muchas horas solo así lograré un ascenso”. ¿Quién no ha tenido estos pensamientos alguna vez? Es hora de desprogramarse y adoptar herramientas que permitan un manejo eficaz y eficiente del tiempo, a fin de lograr mejor calidad de vida.

Productividad: eficacia y eficiencia. La productividad es un vocablo que ha acompañado y presionado a la humanidad a lo largo de toda su historia. Productividad y tiempo, son dos conceptos íntimamente relacionados ya que cuanto más trabajo o cosas pendientes logremos solucionar en menor tiempo, más productivos seremos. Ahora bien, para ser productivos debemos ser eficaces y eficientes. Ser eficaces implica hacer las cosas correctas y ser eficientes hacer las cosas correctamente. Como podrán ver, el primer concepto esta asociado a los resultados obtenidos, el segundo a los medios que utilizamos para alcanzarlos. Guía tu accionar por estas dos preguntas y nunca fallarás en el camino que elijas: ¿Qué es lo que deberíamos estar haciendo? y ¿Cómo podemos hacer para mejorar lo que hacemos? A modo de ejemplo, si un analista contable tiene pendientes dos grandes tareas (entre otras muchas de menor relevancia): liquidar impuestos y liquidar sueldos. Frente a la disyuntiva de por cual de las dos debe comenzar, la decisión eficaz es hacerlo por aquella cuyo vencimiento sea más próximo. El camino más eficiente es valerse de todas las herramientas que tenga a su alcance para mejorar lo que está haciendo: archivos o impresiones de la liquidación anterior, marco legal vigente, asesoramiento intra- o extra-company, mejores prácticas de sus compañeros o porque no de la competencia, etc.

Enfocarse en el alto impacto. Establecer prioridades es fundamental a lo largo de todo este proceso y en el Principio de Pareto encontramos un criterio que nos permite enfocarnos en aquellas tareas que generan alto impacto en nuestro accionar. La también conocida regla del 80-20 establece que el 20% de los esfuerzos genera el 80% de los resultados. Es decir que si logras detectar las tareas o actividades que componen ese 20% al realizarlas ya estarás cubriendo la mayoría de los pendientes relevantes de tu agenda. Esta ley es aplicable a todos lo ámbitos de tu vida, identifica ese 20% de tus clientes, de las obligaciones que debes cumplir en la oficina o de las tareas del hogar. Aplica esta regla y verás como tus esfuerzos rinden los resultados que esperabas antes de lo previsto.

Planificar y eliminar. Una vez identificados los elementos de mayor impacto en tu vida diaria deberás hacer un registro de ellos. La mejor herramienta a utilizar en estos casos es la “Lista de Pendientes” o “To Do List”. Ella nos permitirá enumerar todas las tareas pendientes de alcanzar en un lapso de tiempo determinado. Generalmente es utilizada para el día a día, pero también se puede aplicar a períodos de tiempo más extensos como ser semanas o meses. Esta herramienta debe ayudarte a planificar y eliminar pendientes, la clave radica en que el listado no te agobie y termines perdido en medio de tus apuntes, por lo tanto establece prioridades resalta con un marcador fluor o pasa una raya debajo de aquellos puntos más apremiantes de tu lista.

Cuestiona, cuestiona y cuestiona. Finalmente desarrolla un enfoque cuestionador en relación a tu accionar. Antes de comenzar una tarea o dar el siguiente paso, pregúntate: ¿Por qué hago esto?, ¿Para qué lo hago? y ¿Qué pasa si no lo hago?.

Aplica las herramientas enumerados en el artículo y dejarás de recitar a diario el libreto del atormentado Conejo Blanco: “¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Que tarde voy a llegar!”.

Más de 92000 autónomos han capitalizado el paro en el primer trimestre del año

Laborales

Una de las principales novedades sucedidas en España en los últimos días son las cifras del primer trimestre del sector, ya que más de 92000 autónomos han capitalizado el paro para poder emprender. Es decir, más 92000 parados han decidido dar el paso del emprendimiento, algunos por necesidad y otros por vocación.

Las personas que han optado por emprender por medio de capitalizar el paro tienen entre 35 y 39 años, siendo el segmento de menores de 30 años de un 9,20%. La capitalización del paro consiste en el cobro en único pago de la prestación de desempleo para iniciar una actividad profesional, y como ello hay que justificarlo, por eso cada vez son más las personas que optan por esta opción ya que se puede utilizar para montar el negocio o para pagar las cuotas de autónomo en la Seguridad Social.

Son 92723 los trabajadores autónomos que se han beneficiado de la capitalización de la prestación por desempleo en el primer trimestre del año para pagar sus cotizaciones a la Seguridad Social, más de 92000 autónomos nuevos, personas que ante su situación de paro han decidido dar un nuevo paso. De todos ellos la mayoría se encuentran en la franja de 35 a 39 años, el resto de 40 a 44 años. Son pocos los discapacitados que se han aprovechado de la capitalización del paro, un 0,35% del total, lo que demuestra las complicaciones de este colectivo para llevar a cabo una actividad empresarial, y así lo indica Sebastián Reyna.

En el primer trimestre de año se han destinado más de 181 millones de euros a esta medida de promoción de autoempleo, aunque no nos engañemos, el presupuesto no viene de otro lado que de las cotizaciones de los trabajadores que en vez de optar por cobrar su prestación han decidido destinar el dinero a otro fin, su propio negocio. El gobierno no ha gastado nada en esta medida.

De esta noticia lo más interesante es el hecho que, ante la crisis, muchas personas han decidido emprender y aprovechar sus recursos a un negocio propio. Estos negocios podrán tener más o menos éxito, pero son autónomos que pueden crecer e incluso en un futuro hasta contratar personal. Y es que siempre se ha dicho que es con el colectivo de autónomos con el que hay que empezar para levantar la situación económica actual, por eso son necesarias más medidas de apoyo a los autónomos y emprendimiento.

Consejos para mejorar tu trabajo como redactor o Blogger

Consejos

Para poder desarrollar bien el trabajo como Blogger prepárate, adquiere conocimientos sobre el trabajo como redactor y cuida muy bien cada detalle.

No copies contenido, es un pilar básico del trabajo de redacción y sin embargo hay muchas personas que copian contenido descaradamente. Es importante, aunque se trabaje en algo que no tenga más de una explicación, intentar hacerlo de una forma propia y personal.

Investiga. Es muy importante investigar mucho para ofrecer buenos contenidos, al igual que lo es hablar sobre lo que se conoce.  Investigando se pueden aprender cosas nuevas que pueden ser interesantes para ti y para tus lectores.

Debes usar títulos descriptivos y textos informativos, que atrapen a la vez que informen, que inciden a leer hasta el final. La introducción es clave, así que cuídala. La gramática y la ortografía son muy importantes, así que cuídala al máximo. Evita las muletillas y repeticiones. Es recomendable repasar el texto después de escribirlo, a veces se nos escapan cosas.

La sencillez y claridad es clave. Es más importante darse a entender que utilizar palabras y frases demasiado cultas que no llegan a los lectores. Si algo ha de tener un texto es que debe atrapar al lector, debe hacer que lo lea y entienda qué es lo que quieres comunicar.

Si se utiliza alguna fuente hay que aprender a enlazarla, esto no sólo hará justicia a la otra web sino que también dará una mejor impresión, incluso publicidad.

No engañes a los lectores, aunque no lo parezca todo se acaba descubriendo. Inventar falsas experiencias o conocimientos que no se tienen, premios que no se han conseguido o méritos irreales, al final habrá un momento en que se descubra que esto no es cierto y se acabe perdiendo la confianza.

Algunos redactores utilizan la llamada “redacción seo”. No por ello descuides a tus lectores, intenta que la lectura sea agradable de leer y no sólo meros textos para aparecer en los primeros resultados de los buscadores. Escribe también para los lectores, y especialmente para ellos.

Haz caso a tus lectores, ofréceles lo que necesitan, lo que crees que pueden buscar y satisface las necesidades que pueden tener en la lectura de tus textos. Si te hacen preguntas respóndelas, agradece los comentarios. También puede ser bueno ofrecer algo de valor añadido a los lectores, como un ebook. Invita a los lectores a interactuar, favorece la retroalimentación.

Y a ti ¿se te ocurre algún otro consejo para mejorar como Blogger o redactor/a?

Cuándo decir que no a un cliente

Opinión

Decir que no a veces es sumamente complicado, otras veces ni si quiera se sabe cuándo decir que no. Hay que saberlo para no acabar haciendo cosas que no gustan o no agrada hacer, o simplemente para no acabar en algo que no se puede llevar acabo.

¿Y cuándo se debe decir que no?

  • Cuando un cliente quiere pagarte menos de lo que corresponde por tu trabajo. Se puede negociar un poco el dinero del proyecto, pero no aceptes nunca una remuneración menor de lo que esperas por tu trabajo. No te rebajes, al menos no demasiado, y si lo haces que sólo sea una ocasión puntual.
  • No aceptes trabajar gratis ni trabajar por poco dinero por la promesa de algo mejor futuro. No aceptes trabajar a comisión bajo los “futuros ingresos” de un proyecto que acaba de comenzar, el que cree en su proyecto no ofrecerá esta posibilidad sino que arriesgará en su negocio.
  • Cuando te encargan algo que no sabes hacer. Puedes pensar que aprenderás o que es cuestión de saber algo más, y que además te pagarán el aprendizaje, pero la realidad es que puedes atrasar los tiempos de entrega, no terminar aprendiendo a hacer algo o dar una mala impresión.
  • Si un cliente no te da una buena sensación o lo ves con una actitud muy crítica, aprende a decir no, a no rebajarte en todo. Intenta hacer tu trabajo con la máxima profesionalidad, pero no agachar las orejas ante todo lo que te diga.
  • Si un cliente te pide algo a mayores de lo que te ha pedido y pagado sin pagarte a mayores por ese “sobretrabajo” no te rebajes a decir que no, ya que tras ese poco más puede haber otro poco más y otro poco más, y además no agradecido. Lo que vayas a hacer más cóbralo.
  • Si sabes con casi total seguridad que no vas a cumplir con el trabajo o con los plazos, o simplemente lo piensas, no aceptes el trabajo porque al final quedarás peor no cumpliendo que rechazando el trabajo. Si no puedes perder el trabajo, sincérate con el cliente.

Cuando sientes que no puedes ceder, cuando sientes que debes decir no, por mucho que te cueste, es el mejor momento para decir no. Una vez que aprendas a decir no te animarás a hacerlo siempre que lo necesites, pero no te pases.

Cómo encontrar financiación en la red

Financiación

¿Tienes una idea pero es difícil conseguir el dinero para hacerla realidad? Realmente, los trámites para acceder a un microcrédito o subsidio estatal para concretar un emprendimiento son largos y engorrosos. Sin embargo, muchas personas solidarias practican el “crowdfunding”, ayudando a financiar todo tipo de proyectos.

Los microcréditos, herramienta transformadora
Parece que el microcrédito es antiguo como el mundo: en la antigua Roma, las mujeres se prestaban entre sí pequeñas sumas de dinero, que garantizaban con objetos personales, y así conseguían realizar actividades económicas. Pero su poder transformador se reveló en el año 2006, cuando el premio Nobel de la Paz fue otorgado a… un banco y a su creador, Muhammad Yunus: el banco Grameen. Sus microcréditos se otorgaban mayoritariamente a mujeres y tenían un índice de cobrabilidad ¡más alto que cualquier banco comercial! En el 2012, Yunus fue considerado uno de los más grandes empresarios de la década, por su visión innovadora y su capacidad para hacer las cosas. La “Cumbre del Microcrédito”, una organización formada por prestigiosos líderes mundiales y co-presidida por la Reina Sofía y Tsutomu Hata, antiguo Primer Ministro de Japón, informó que hasta 2009 se habían otorgado más de 190 millones de micropréstamos confirmando el poder transformador de esta herramienta, ya que la mayoría permitieron a 128 millones de familias salir de la pobreza, pero otros estuvieron destinados a financiar iniciativas ingeniosas e ideas creativas. Precisamente en este modelo se basaron los creadores del “crowfunding”, una iniciativa que permite brindar y encontrar ayuda económica en la red.

Ejemplos de Crowdfunding
Películas, libros y discos se encuentran entre los más antiguos proyectos de crowdfunding, como la película “El Cosmonauta”que cuenta con casi 4100 colaboradores y ha conseguido más de 450.000 euros.  En la actualidad hay miles de proyectos que ya están encontrando dinero en la red; pueden funcionar como plataformas de financiación de proyectos independientes y también como redes sociales, al estilo de Kiva, una red con más de 1.1 millones de usuarios que se unen para crear oportunidades a partir de aportes de 25 dólares. La ventaja es que los proyectos se exponen en forma transparente y se aprovecha la sinergia de las redes sociales entusiasmando a diferentes usuarios para unirse a un proyecto.

Crowdfunding no es beneficencia
Al ser un sistema de préstamos, está claro que los beneficiarios del “crowdfunding” deben devolver el dinero recibido de sus aportantes. Lo bueno de este sistema es que todos pueden participar; es decir, que para apoyar una idea que nos gusta no necesitamos ser magnates ni filántropos, sino simplemente querer ayudar y realizar el aporte que esté a nuestro alcance. Por eso, la devolución de lo prestado por cada usuario puede ser en especies, como entradas gratis si se trata de un espectáculo, libros o encuentros exclusivos con sus autores, camisetas o lo que la creatividad de los emprendedores dicte, y también en dinero de acuerdo a lo aportado. En algunos sitios los inversores deben estudiar los proyectos y proponer mejoras o participar en la elaboración, combinando crowdfunding y crowdsourcing; en otros, los proyectos tienen un plazo para conseguir la financiación. Y ya hay hasta sitios especializados como el crowdfunding ambiental, orientado a financiar proyectos destinados a cuidar el planeta.

Algunos errores de alta importancia para autónomos o freelance

Laborales

Si trabajas por tu cuenta vas a necesitar una fuente de ingresos que te permitan sobrevivir, pero sobre todo acabarás cometiendo muchos errores que te pueden salir caros. Descubre algunos de ellos para no caer.

  1. No solicitar una parte del pago por adelantado. Es un gran error, la otra persona puede poner excusas de que otros freelance le han dejado tirado o no le han completado anteriormente el trabajo pero tú no eres otros freelance, reclama lo que te corresponde. Y al final, es mejor cobrar una parte que no cobrar nada, no hacerlo es correr un gran riesgo ya que se podría estar trabajando para nada. Cobrar una parte asegura que nadie juegue con tu trabajo “por aburrirse”.
  2. No informarse sobre un nuevo cliente. Es clave conocer algo de información acerca del nuevo cliente, incluso indagar si ha pagado a otras personas o si hay alguna información de interés en internet que te ayude a tomar una decisión.
  3. Trabajar antes de llegar a un acuerdo real. Esto podría hacer que el cliente se eche atrás y hayas trabajado para nada, que el contrato no se formalice o que surja algún imprevisto de última hora.
  4. No aclarar todos los aspectos sobre lo que hay que hacer. Esto hace que a veces asumas un trabajo como más sencillo de lo que parece cuando hay una mayor complejidad dentro de un proyecto. Se puede llegar a subestimar el tiempo que lleva algo si no se conoce con exactitud todo lo que hay que hacer o si nunca antes se ha hecho.
  5. Trabajar gratis con la promesa de un proyecto muy grande, o rebajar el precio de forma muy importante con la “promesa” de nuevos trabajos. Generalmente no suelen haber trabajos después, y si los hay también intentarán rebajar tu precio, así que no dejes que se aprovechen de ti por “conseguir algo mejor” o “participar de algo grande”.
  6. Intentar ser el más barato. Si alguien cobra menos, pues tú querer igualarte. Tu estrategia debe estar basada en un conjunto de valores y no sólo en el precio, porque siempre habrá alguien que cobre menos. Si cobras menos al final sólo conseguirás rebajarte tanto que no podrás dedicarte profesionalmente a ello.
  7. No saber gestionar el tiempo o gestionarlo mal. Muchas veces tenemos estrés pensando que no nos da el tiempo, cuando en ocasiones simplemente no lo sabemos gestionar correctamente. Empieza por planificar tu trabajo y hacer una correcta gestión del tiempo.
  8. No actualizar los conocimientos y formación. Muchas personas piensan que saben lo suficiente, no se dan cuenta de que las cosas cambian y existen muchas novedades importantes. Esto puede hacer que te quedes atrás.
Guardar filtro
×