Encontrar trabajo con Internet y las redes sociales

Hace pocos días, Angela Merkel, canciller de Alemania, es decir, uno de los países más poderosos de la Tierra, calificó a Internet como una “revolución positiva”, destacando su capacidad de abrir nuevas posibilidades y cuyas oportunidades superan ampliamente los riesgos.

¿Cómo era el mundo antes de Internet?
De hecho, Internet ha cambiado tanto nuestras vidas que, no sólo ya casi nadie se acuerda cómo era el mundo antes de Internet, sino que es muy difícil imaginar cómo sería posible hoy en día trabajar, estudiar, buscar entretenimiento o realizar decenas de trámites y compras… sin Internet.  Desde el punto de vista del trabajo, Internet ofrece múltiples posibilidades. Hay personas que trabajan con Internet, dedicadas a realizar todas aquellas tareas que permiten el trabajo a distancia utilizando las herramientas informáticas, es decir, se convierten en “teletrabajadores”. Sin embargo, Internet puede ser utilizada también como un instrumento para crear y difundir la imagen profesional y establecer contactos que permitan conseguir nuevos empleos. En este sentido, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y las redes sociales, permiten dar un gran salto: del clásico envío por correspondencia de un currículum vitae impreso en papel, de incierto destino, al desarrollo de verdaderas estrategias de marketing personal que permiten posicionarse, diferenciarse y distinguirse entre la masa de profesionales de la misma actividad.

Empresas y empleos en el siglo XXI
Es que el desarrollo de una trayectoria profesional ha cambiado casi tanto como el concepto de empresa y trabajo en el siglo XXI. De hecho, las empresas del siglo XXI deben desenvolverse en mercados inestables, en constante transformación, sobre los que la globalización ejerce fuerzas impensadas y cuyas crisis que se trasladan de un punto a otro del planeta con efectos desconocidos y al mismo tiempo, sorprendente capacidad de recuperación. Muchos de los empleos clásicos o típicos del siglo XX ya no existen; se han extinguido casi tanto como la idea de una vida laboral estable y capaz de comenzar y finalizar en una misma empresa, junto con otros mitos como el de “comenzar desde abajo” y llegar a “gerente de la compañía”… En la actualidad, las empresas están preocupadas por conservar e incrementar la confianza de sus clientes, y la actividad laboral o profesional se ha convertido en una provisión más de servicios a las empresas, que prefieren contratos cortos y a tiempo parcial.

Cómo usar Internet para conseguir empleo
En un medio tan exigente y competitivo, los profesionales y trabajadores deben ser capaces de evolucionar y destacarse obteniendo el máximo provecho de Internet y las redes sociales para organizar una red de contactos que les permita estar siempre actualizados y atentos a las nuevas oportunidades laborales. Por supuesto que el CV sigue siendo la herramienta primordial, pero Internet y la red abren nuevas posibilidades, como páginas gratuitas especialmente diseñadas para albergarlos, redes sociales para comunicar quiénes somos, cuál es nuestro talento y qué estamos en condiciones de ofrecer y elementos multimedia para enriquecer nuestra presentación personal. Es importante saber que tan importante como nuestros títulos o certificados, es la forma de comunicar y destacar nuestras ventajas comparativas; es decir, saber transmitir a las empresas por qué les conviene contratar nuestros servicios y no los de otro profesional. Otro aspecto importante de Internet, poco explorado por quienes buscan empleo, es la información que se puede obtener acerca de la empresa en la que deseamos postularnos. No solamente la información institucional que proporciona su propio sitio web, sino las impresiones de sus clientes, usuarios y otros empleados o colaboradores que se pueden rastrear en las redes sociales y blogs. Esto nos ayudará a formarnos una idea de la empresa, sus servicios, su estructura, y también cuáles son sus valores y cultura.

En síntesis
Debemos prepararnos para un nuevo mercado laboral, con otras reglas y nuevas interacciones, en el que la consolidación de la carrera laboral y el prestigio y reconocimiento dependen cada vez más del individuo y cada vez menos de las empresas. En realidad, no es mejor ni peor que en otras épocas; es diferente. La globalización presenta la ventaja de que un profesional puede ser conocido y reconocido por un conjunto de empresas y una red de contactos inmensamente más grande y poderosa que la que podría crearse al estilo clásico, mediante contactos y recomendaciones personales.

Foto: vía 123rf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: