Consejos para elegir una base de cotización

Ahora que surge la nueva posibilidad de cambiar la base de cotización con la ley 27/2011, es necesario saber algo más acerca de las bases de cotización y cuál es la que más conviene.

Lo primero que se debe saber es que cuanto más cotice una persona a la seguridad social más le va a beneficiar, sobre todo a la hora de la jubilación, por lo que aunque se empiece con una base de cotización baja se puede empezar a aumentar a cierta edad.

Al iniciar la actividad, si se es menor de 30 años se puede acoger a una reducción de la cuota de autónomos, una bonificación que se encuentra en el 30% por lo que se ahorra una cantidad importante durante un tiempo, entre otras ventajas por inicio de actividad para jóvenes.

Se puede empezar con una base de cotización baja, sobre todo si no se gana mucho dinero o se empieza con pérdidas por lo que no es bueno gastar todos los recursos, pero cuando se pueda se debe acceder a una base de cotización más alta porque mayores serán los beneficios en el futuro. Lo ideal es que al menos a partir de los 50 años, o incluso antes, se debe aumentar la base de cotización ya que a la hora de la jubilación va a ser ésta la que se tenga en cuenta y nadie quiere llegar con una pensión baja. Muchas personas prefieren siempre cotizar bajo pero lo mejor es que llegado a los 50 años máximo se empiece a cotizar más.

Es necesario cotizar para cubrir accidentes de trabajo y para acceder a la prestación por desempleo, ya que son protecciones para el autónomo que no puede trabajar por una razón u otra.

Por otra parte, ya hemos explicado lo que consiste ser autónomo por módulos, por lo que el autónomo que pueda acceder a esta opción por su sector puede disfrutar de las ventajas de esta opción, que consisten principalmente en tributar según una estimación de lo que debe pagar cada trimestre independientemente de sus beneficios, esto es algo que favorece a quien más beneficios tiene y no conviene a otros pero su gran ventaja es que se sabe siempre lo que se va a pagar, su desventaja es que aunque no haya beneficios o sean pocos hay que pagar.

Para los que no pueden acceder a ser autónomo por módulos o prefieren otra opción pueden optar a la estimación directa simplificada (tributando según los beneficios de la actividad) o estimación directa normal (obligatoria con volumen de operaciones mayor a 600000 euros).

Está claro que cada autónomo va a elegir lo que más le beneficie, pero hay que pensar tanto a corto plazo como a largo plazo para asegurar tanto su propio presente como su futuro.

Un Trackback

  1. […] momento con un ingreso mensual complementario. Eso sí, con ese dinero se puede valorar también aumentar la base de cotización dentro de los plazos establecidos  y teniendo en cuenta los límites, o considerar el plan de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: