Tipos de facturas que debe conocer todo autónomo

Antes de hablar de tipos de facturas quizá deba hacerse mención a lo que es una factura. Una factura consiste en un documento que respalda una transacción comercial o operación económica, tratándose generalmente de una compraventa de bienes o servicios. A través de este documento se puede demostrar que esta operación ha existido y el valor de ella.

Existen varios tipos de factura, por lo que se deben conocer principalmente:

  • La factura ordinaria (tipo A)
  • La factura rectificativa (tipo B)
  • La factura recapitulativa (tipo C)
  • La factura electrónica
  • La factura pro forma

La factura ordinaria es el tipo de factura que se utiliza con más asiduidad, y es que es la que documenta la operación comercial que se ha realizado. Es la factura que suelen dar en todas las partes en que se compra algo, y es la factura que más suelen utilizar en los negocios.

La factura rectificativa tiene su origen en la necesidad de corregir una factura anterior por la razón que sea, porque no cumple los requisitos, porque se devuelve el producto, por descuentos posteriores o diversas circunstancias. Debido a esta necesidad se crea la factura rectificativa, que es la que rectifica generalmente la ordinaria.

La factura recapitulativa es aquella que se hace con el fin de poner varias operaciones a un mismo destinatario en una misma factura y que además se encuentra en distintas fechas dentro del mismo mes. De esta manera, a clientes que hacen varios pedidos en el mismo mes se le puede hacer una misma factura que recoja todas estas transacciones comerciales.

La factura pro forma también es un tipo de factura muy importante para los autónomos, y de hecho muchos clientes suelen pedirla, y es que es una factura-presupuesto en que se recoge una oferta comercial detallada con los productos o servicios que se ofrecen por un determinado precio que se incluye en esta factura. Una factura pro forma no tiene valor legal como factura, ya que sólo es un presupuesto que recoge una oferta que el cliente puede aceptar o no, y además suele recoger una fecha de validez para que el cliente no aparezca tras mucho tiempo con la intención de obtener el mismo precio por algo que en otro momento tendrá más valor.

La factura electrónica es una factura legal que no depende del papel sino que se transmite de forma electrónica, pero debe recoger unos datos concretos para que sea plenamente válida. A día de hoy es una opción que empieza a coger cada día más importancia, ya que es una factura que acepta medios telemáticos y electrónicos.

Además de estas facturas importantes también existe una que se llama copia, y cuenta con los mismos datos de la original pero sólo es una copia; o el duplicado, factura que documenta la operación del receptor en caso de que el original se haya perdido, y aunque es igual que la original se debe indicar que es un duplicado. Además también existen la factura completa (cumple todos los requisitos de una factura modelo) o simplificada (en que se omiten algunos detalles).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: