Validez de los presupuestos y derecho de desistimiento en las contrataciones freelance

En muchas ocasiones las contrataciones de trabajadores Freelance (como en general la de muchos productos o servicios que deseen contratarse sea el profesional o la empresa que sea de la modalidad que sea) se realizan por medio de la elaboración previa de un presupuesto, y conviene conocer algunas consideraciones previas sobre ellos. Así, como posteriormente adentrarse en el derecho que asiste al contratante de deshacer el acuerdo contratado.

Antes de iniciar concretamente en las consideraciones formales y/o legales de ello, es importante reseñar que todo lo mencionado se entiende a la regulación y a las recomendaciones generales de cualquier freelance. Sin perjuicio de por ejemplo los compromisos que tanto el contratado como el contratante adquieran por ser miembros, participar o contratar (o ser contratados) por plataformas de contratación freelance, intermediarios o similares. En estos casos los mismos quedarán sujetos a la normativa de estos, pues las aceptan expresa e irrenunciablemente para formar parte de ellas, sin que ello anule en el ámbito externo a la plataforma la aplicación de la ley general.

Pero si de por ejemplo un presupuesto cualquiera se habla, en la que un posible cliente ha solicitado a un profesional un presupuesto para ejecutar por ejemplo un determinado servicio, es de destacar que este presupuesto será en un primer momento el documento que regulará la prestación del servicio. Y compromete y obliga a su cumplimiento en caso de ser aceptado. Por ello, es especialmente necesario poner especial decoro y atención en la elaboración de este.

Para la elaboración de un presupuesto, es necesario destacar que en el deben de constar lo más detalladamente posible todas las condiciones en las que se prestará el servicio, pues a todas luces un presupuesto actúa a modo de contrato (sin perjuicio de que paralelamente a un presupuesto se redacte un presupuesto completo que establezca más detalladamente y con más detalles legales todo el marco de la colaboración) y por ello en el deben de constar los datos más importantes.

Concretamente es especialmente indispensable nombrar en el contrato el precio completo del servicio, las fases (si las hubiere) en las que se ejecutará el proceso, plazos de ejecución y entrega, condiciones (formas y medios) de pago, y cualquier otra consideración que se considere importante, y que pudiera dar lugar a controversia.

También es importante que en un presupuesto figure un periodo de validez máximo del mismo, pues desde la elaboración de este por parte del profesional y su entrega al cliente, el profesional se compromete a respetar las condiciones establecidas. En consecuencia y de no existir una fecha límite para la aceptación del contrato en esas condiciones (por ejemplo siete, diez, treinta o noventa días), el mismo se entenderá indefinido, y el contratante podría exigir a futuro esas condiciones. Del mismo modo y en otro orden de cosas, el contratante, por medio de la aceptación del contrato en el plazo establecido, se comprometerá a aceptar las condiciones establecidas.

Pero lo que no es tan conocido es el derecho de desistimiento que asiste al contratante una vez ha aceptado cualquier contrato, y obviamente si se entiende a un presupuesto como un contrato que mediante su presentación y aceptación vincula y obliga, se entiende una relación contractual en toda regla (destacar que todo ello se entiende en el marco jurídico español, pudiendo diferir en otros países).

Concretamente la LGDCU (Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios), establece y regula entre sus artículos 68 y 79 (ambos inclusive) dicho derecho de desistimiento, y otorga al consumidor y usuario “…la facultad del consumidor y usuario de dejar sin efecto el contrato celebrado, notificándoselo así a la otra parte contratante en el plazo establecido para el ejercicio de ese derecho, sin necesidad de justificar su decisión y sin penalización de ninguna clase” (Art.69 de la LGDCU). Ello quiere decir que el contratante siempre tendrá la facultad de resolver un contrato (previamente a su puesta en marcha) al que se haya comprometido.

Es de destacar que este derecho de desistimiento es inalienable y que no se podrá obligar al consumidor o usuario a firmar cláusula de renuncia en contrario, pues la misma sería considerada nula en pleno derecho. Y también es destacable que el usuario o consumidor no deberá reunir ninguna formalidad o explicación para su ejercicio.

Mencionar también que este derecho de desistimiento se entiende celebrado para todo tipo de contratos celebrados en España, y que es sin perjuicio de que en determinados y muy concretos casos este derecho no aplicase por la propia naturaleza del servicio a prestar o similar.

Y en un último orden de cosas, decir que la ley si bien no pone muchos límites a dicho ejercicio, si que la misma acota el periodo para poder ejercer de desistimiento. Concretamente la LGDCU establece al respecto en su artículo 71.1 que “El consumidor y usuario dispondrá de un plazo mínimo de siete días hábiles para ejercer el derecho de desistimiento. Será la ley del lugar donde se ha entregado el bien objeto del contrato o donde hubiera de prestarse el servicio, la que determine los días que han de considerarse hábiles”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: