La vida rural y el teletrabajo

Una noticia sorprendente dio la vuelta al mundo: 400 ovejas de la Sierra de Aracena, cien cabras de Cornombre, cinco perros, tres caballos, siete pastores de la región y una pastora massai de Ngorongoro, Tanzania, están recorriendo la ruta del oso pardo de la Cordillera Cantábrica en favor del teletrabajo.

La vida rural y el teletrabajo

La vida rural y el teletrabajo

El motivo es  despertar conciencia sobre un tema clave: cómo el teletrabajo podría ayudar a recomponer el tejido social y económico de los pueblos rurales, en un marco de recreación de la biodiversidad y la conservación de la Naturaleza.  La iniciativa es de MURUNA, Mundo Rural Naturaleza, una asociación que quiere llevar los beneficios de la Sociedad de la Información en el medio rural.

La noticia es interesante ya que según un estudio del Instituto Nacional de Estudios Demográficos de Francia en base a cifras de las Naciones Unidas, ¡más de la mitad de los habitantes del planeta ya vive en ciudades! Esta progresión se inicia en 1900, cuando el 10% de la población vivía en el medio urbano, y en 1950 esta proporción había ascendido al 30%. Poniendo la lupa en cada continente, el estudio nos informa que en Europa y América del Norte, la población urbana es ya de casi el 80%.

Este dato va de la mano con el crecimiento del tamaño de las ciudades. En 1975 sólo 3 ciudades tenían más de 10 millones de habitantes: Tokio, Nueva York y México. En el año 2005, ya eran 20. Además, se ha desarrollado el concepto de “megalópolis”: los conglomerados de más de 20 millones de habitantes, como Boswash, que se extiende desde Boston hasta Washington; Tokaido que es el hogar de más de 45 millones de seres humanos que habitan en las ciudades de Tokio, Yokohama, Nagoya, Osaka y Kobe, o Renana, a lo largo del río Rin, entre las ciudades de Stuttgart y Amsterdam.

Los estudiosos de estos temas prevén nuevos conglomerados, como en Argentina, donde a través del crecimiento urbano se unirían las ciudades de La Plata y el Gran Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires, y Rosario en la provincia de Santa Fe.

Los problemas de las grandes ciudades ya no escapan al conocimiento de nadie: altos niveles de contaminación de todo tipo, dificultades para trasladarse, alto costo de la vida, grandes desigualdades, pobreza y violencia. Pero las personas jóvenes y los habitantes de las zonas rurales prefieren vivir así, antes que continuar en el aislamiento y la falta de oportunidades de los lugares en los que nacieron.

¿Podría ser el teletrabajo una solución para que los pueblos rurales no se extingan, y ofrecer nuevas y diferentes oportunidades a sus habitantes? De hecho, una de las grandes ilusiones de las personas que eligen teletrabajar es disponer de tiempo libre y evitarse las incomodidades de la vida urbana. Y más de una vez, en alguna excursión al campo, uno ha pensado que perfectamente podría hacer su trabajo y vivir en un pueblecito tranquilo, rodeado de verde, despertándose sólo con el canto de los pájaros…

Sin embargo, para que el teletrabajo sea posible, deben reunirse una serie de condiciones que quizás no son tan fáciles de encontrar en el medio rural. Para empezar, una conexión a Internet de banda ancha, imprescindible para comunicarse, trabajar, enviar y recibir información. Por otra parte, la capacitación y el desarrollo de iniciativas para teletrabajar son más fáciles en el medio urbano, donde se encuentran las escuelas y los institutos y donde se vive el estímulo de las ideas y la competitividad. Profundizando un poco más, la ciudad provee la mayoría de los servicios que se necesitan hoy en día para vivir, como salud o entretenimiento.

De todas maneras, la sola idea de la tranquila vida en el interior sigue siendo un sueño acariciado por muchos habitantes de las ciudades, hartos de la superficialidad de la vida urbana y de no poder disfrutar, en realidad, de todos sus beneficios, por falta de tiempo u oportunidades concretas. La idea de MURUNA es interesante: están invitando a gente que teletrabaje para que se radique en el medio rural, combinando el teletrabajo con la producción agropecuaria y el cuidado de la Naturaleza.  Otra oportunidad que ven para los nuevos teletrabajadores, es el desarrollo del llamado “turismo virtual”, es decir, la comunicación, búsqueda de información  y contratación de viajes y hoteles a través de Internet.

Para saber más:

MURUNA: Mundo Rural Naturaleza

Fundación Telefónica: artículos interesantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: