Claves para una campaña de e-marketing

No es nada raro, hoy en día, abrir el correo electrónico y encontrar uno –o varios- anuncios comerciales. De hecho, el e-marketing es una herramienta fabulosa que está al alcance de todo emprendedor y que tiene un potencial realmente impactante: es económico, rápido y masivo.

Representa la posibilidad de llegar a miles de posibles clientes, un universo impensado desde una tienda física por mejor ubicada que se encuentre. Sin embargo, la mayoría de las estrategias de e-marketing fracasa estrepitosamente. ¿Por qué? ¿Cuáles son las claves del éxito? Es lo que vamos a tratar de dilucidar.

El e-marketing, una estrategia de marketing que se sustenta en la utilización de Internet y distintas herramientas informáticas, es una de las mejores expresiones del Marketing Directo, que se basa en la interacción entre la empresa y el cliente. Gracias a la revolución informática, el objetivo de “conocer al cliente”, es decir, poder anticiparnos a sus gustos, deseos y necesidades y llegar en el momento justo con nuestra propuesta comercial, parece casi al alcance de la mano.

Sin embargo, no todo es tan sencillo como parece… Si para posicionar tu empresa y conseguir nuevos clientes, tu estrategia es comprar una base de datos y enviar un millón de correos electrónicos al azar, esperando que algo quede en la red, no solamente habrás perdido tu tiempo y tu dinero, sino que hasta puede ser que te invada una sensación de fracaso, y el desánimo debilite la llama emprendedora.

Una estrategia de e-marketing requiere una base de datos propia, única y actualizable. El Marketing Directo no es solamente una campaña de mailing sino una filosofía, una forma de ver al cliente y su relación con el desarrollo de la empresa. La base de datos se construye con esfuerzo, paciencia y perseverancia, y en base a una adecuada segmentación y actualización, llegará el momento en que te permitirá dirigir al cliente una oferta personalizada y exclusiva.

Otro factor clave es la diferenciación. Hay que tener en cuenta que actualmente uno de los más populares trabajos por Internet desde casa, que se presenta tan fácil como “leer y responder e-mails”, es una estrategia de comercialización que se basa en el envío masivo de correos electrónicos publicitarios a través de miles de personas conectadas a Internet. Son los llamados “programas de referidos”, que pagan a sus participantes una suma por leer y reenviar a sus contactos un correo electrónico publicitario.

¿Por qué las empresas que hacen publicidad por Internet utilizan este sistema? En los primeros tiempos del e-marketing la gente recibía indiscriminadamente en su casilla de correo decenas de anuncios publicitarios. Rápidamente las quejas de los usuarios y la legislación intentaron poner un límite a este verdadero abuso; así se definió el derecho a la privacidad de datos personales y también el “spam”, es decir, el correo electrónico no deseado.

En los programas de referidos, como el participante envía la publicidad a sus contactos, las empresas evitan sanciones por enviar spam o utilizar datos personales sin autorización.

Para diferenciar tu campaña de e-marketing de esta metodología, debes integrar a tus envíos un concepto clave: el permiso del cliente o futuro cliente. Esta idea es la base para una futura relación sólida y provechosa para ambos. No solamente te estarás posicionando contra el spam, sino que demuestras respeto por el tiempo y el dinero de los demás.

Para conseguir el consentimiento del cliente hay que agregar algún valor. No tiene por qué ser un regalo o un cupón de descuento; puede ser el envío de información, actualidades o lo que tu creatividad te dicte. Una vez conseguido el permiso, estarás en la mejor posición para iniciar una nueva relación comercial que se podría sintetizar así: “convertir al desconocido en amigo, al amigo en cliente y al cliente en cliente fiel”.

A continuación, una pequeña guía a tener en cuenta al momento de armar el correo electrónico publicitario:

Asunto: Es el que indica de qué se trata el mensaje. Es el elemento que decide, en 5 segundos, la vida o muerte del e-mail. Tiene que motivar la lectura. Muchos filtros están programados para eliminar los mensajes que contengan palabras como “gratis”, “descuento”, “ganador” y otras por el estilo.
Mensaje: debe contener ofertas u información valiosa para el cliente. Es importante contemplar la capacidad tecnológica del receptor; a veces un mensaje muy bueno pero que tarda en cargarse, será desechado sin más trámite.
Cierre: debe existir un enlace para que el cliente ejerza su opción de no recibir más mensajes.

Para saber más:
Artículos interesantes sobre protección de datos personales: Revista Consumer Eroski
Protección de datos: Centro Europeo del Consumidor en España
Información y guía para emprendedores: Banco Credicoop de Argentina
La radio de los emprendedores: Frecuencia emprender

Un comentario

  1. Trabajo por internet
    Publicado el 11 octubre 2010 a las 00:58 | Permalink | Responder

    Muy bueno este planteamiento, saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: