Blog

Los trabajadores autónomos y el desempleo en España

Laborales

Los trabajadores autónomos de España vienen reclamando desde hace varios años una reforma de la legislación que les otorgué una mayor protección en materia de Seguridad Social. Poco a poco se ha ido consiguiendo la aprobación de algunas mejoras en la situación del sector, como en el caso del acceso al subsidio de IT a partir del cuarto día de la baja, el mismo beneficio que tienen los trabajadores dependientes, o como en el caso de las prestaciones sociales de maternidad, paternidad y de accidentes laborales.

Al darse inicio al proyecto del Estatuto del Trabajador Autónomo creó unas grandes expectativas, pero que luego no se vieron reflejadas en el texto legal , aprobado finalmente por la Ley 20/2007 del 11 de julio de 2007.

Esta ley se trata en realidad de un marco regulatorio, por lo que requería la posterior reglamentación para su puesta en práctica. La ley en si misma es un texto programático, que regula el régimen profesional, derechos y deberes, o protección en materia de Seguridad Social, pero de un modo genérico.

Por ejemplo, para la puesta en marcha de la prestación por cese de actividad han tenido que transcurrir prácticamente tres años para la aprobación del Proyecto de Ley.

La acuciante situación económica de los últimos años ha afectado gravemente a los autónomos. Son muchos los pequeños empresarios, comerciantes o profesionales que se han visto obligados a cerrar sus puertas y cesar en su actividad, lo que ha obligado, para darles una salida, a aprobar el proyecto de ley que regula el derecho a la percepción de la prestación por desempleo de los autónomos que cesan involuntariamente en su actividad.

De todas formas, el sector de los trabajadores autónomos aún considera que las medidas son insuficientes, argumentando que los trabajadores deberán soportar las penurias durante un prolongado período y cotizar más, para después durante unos pocos meses percibir la prestación.

Las normas aprobadas presentan además, la particularidad de que abarca a un rubro de trabajadores que, en la práctica son considerados como autónomos, aún cuando presentan muchas características de trabajadores dependientes y que intentan reivindicar sus derechos a ser considerados como tales.

De este modo, aquellas personas que entre otros requisitos, al menos el 75% de sus ingresos los reciba de un mismo cliente, tendrán la categoría de trabajadores autónomos económicamente dependientes, con una serie de derechos que los acercan a un trabajador dependiente. Hasta tal punto es así que cuando tengan que formular una reclamación contra su cliente deberán acudir al Juzgado de lo Social.

Si bien puede considerarse que estas medidas pueden no ser aún suficientes, se puede considerar que se trata de un avance sustancial en el reconocimiento de los sectores laborales más desamparados por la legislación Española.

Deja un comentario

Guardar filtro
×