VIII. Puntos, comas y comillas

  1. Los dos puntos se usan para:
    1. Anunciar una cita textual en estilo directo. Por ejemplo: “El presidente de mi empresa dijo: “Necesito tres diseñadores web en PHP”.
    2. Anunciar una enumeración. Por ejemplo: “Necesitamos diseñar un sitio web con las siguientes características: gráficos dinámicos 3D, animaciones Flash y menúes interactivos en PHP”.
    3. Sacar una conclusión o explicar la causa de algo. Por ejemplo: “Tuve como cliente a Bergan SA: ahora sus equipos andan tres veces más rápido” [conclusión], “Necesito rediseñar un sitio web: se cuelga seguido y tiene poco tráfico” [causa].
  2. Los puntos suspensivos se usan para dejar una frase incompleta o indicar suspenso, duda o ignorancia. Por ejemplo: “Necesito reparar una heladera, que supongo que no volverá a funcionar…”. Siempre son tres y nunca se les agrega punto final.
  3. Evita las subordinadas (sub-oraciones entre comas dentro de una oración). Por ejemplo, es erróneo: “Necesitamos programar un sitio web, con lenguaje de programación profesional, para lograr que se cargue rápido en el Explorador de Internet, de aquellos que naveguen por nuestro sitio, y mejorar las pautas de seguridad del website”. Lo subrayado es absolutamente innecesario porque no aporta información importante al texto y entorpece la lectura. Lo correcto es: “Necesitamos programar un sitio web para cargarlo rápido en los exploradores y mejorar su seguridad”.
  4. La coma se usa:
    1. Destacar algún elemento cuando se altera el orden sujeto-verbo-predicado de una oración . Por ejemplo: “Aunque hay poco tiempo, realizaré su proyecto”. Aquí se resalta la escasez de tiempo.
    2. Detrás de una proposición subordinada a otra. Por ejemplo: “Cuando el proyecto se realice [proposición 1 subordinada a la 2], pagaré al diseñador [proposición 2]“.
    3. Detrás de una proposición condicional encabezada por si. Por ejemplo: “Si no hay nuevas propuestas, cerraré el proyecto [proposición de condición]“.
    4. Cuando una construcción (palabras o frases) que explica o aclara a una anterior está precedida por un nombre. Por ejemplo: “Juan Esquivel, autor de una novela [aposición], necesita publicitar su obra”.
    5. Para separar un fragmento que interrumpe momentáneamente el curso de una oración. Por ejemplo: “Necesito diseñar un logo, en 3D y animado, para dentro de tres semanas”.
    6. Para separar los elementos de una enumeración cuando no van unidos por conjunciones (y, ni, o). Por ejemplo: “Requiero uso de Photoshop, Illustrator, Corel y Maya”.

    Nunca se coloca entre el sujeto y el predicado. Por ejemplo, es incorrecto: “Necesito un diseñador, para crear un logo”.

  5. Las comillas se usan para:
    1. Enmarcar citas textuales. Por ejemplo: “El presidente de mi empresa dijo: “Necesito tres diseñadores web en PHP””. Es incorrecto utilizarlas precedidas con el pronombre que (dijo que, comentó que, etc.).
    2. Dar un significado que no es el habitual a una palabra o frase. Por ejemplo: “Necesito un arquitecto que haga plantas 3D. Este “diseñador” cobrará por trabajo terminado”. En este caso, el entrecomillado no se refiere a un diseñador gráfico.
    3. Señalar un término que no pertenece a tu esquema léxico o metaling�ístico. Por ejemplo: “Necesito un profesional para operaciones de ‘exchange’ (cambio)”.
  6. Si dentro de una frase entrecomillada quieres poner otras comillas, deben ser simples. Por ejemplo: “Mi jefe me dijo: “Necesito un arquitecto que haga plantas 3D. Este ‘diseñador’ [palabra con un sentido distinto al real: diseñador gráfico] cobrará por trabajo terminado””.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.122 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: