III. Información irrelevante, imprecisa o mal dada

  1. No pongas información que no tenga nada que ver con tu proyecto, servicio u oferta, como: “Dispongo de los siguientes canales para comunicarme con mi contraparte: e-mail, teléfono, ICQ, MSN Messenger y Netmeeting”.
  2. Si bien debes poner información detallada, evita aclarar cosas obvias. Por ejemplo, es incorrecto que pongas que manejas “lenguaje de programación HTML” porque decir que HTML es un “lenguaje de programación” es una obviedad. Solo hay que poner: “Manejo HTML”.
  3. Debes ser lo más preciso posible con los datos que mencionas. Por ejemplo, en vez de decir que manejas “varios lenguajes de programación”, debes dar datos concretos: “Manejo ASP, PHP, PERL y HTML”.
  4. No escribas en tono publicitario porque resta credibilidad. Por ejemplo, es erróneo usar frases como “Este proyecto es una fantástica oportunidad para que te desarrolles como profesional ¡Te esperamos!” o “No se pierda de contratarme”.
  5. Ve al grano cuando transmitas las ideas, sin caer en frases largas o palabreríos innecesarios. Esto no significa escribir frases cortas, dar pocos detalles o tratar los temas superficialmente, sino ser directo y sintético. Por ejemplo, es incorrecto poner: “Hemos ganado más de 600 proyectos y seríamos muy felices si pudiéramos sumarlo a esta lista. Créanos que haremos lo mejor para satisfacer sus necesidades porque siempre encontramos una solución tecnológica única e innovadora para cada proyecto individual”. Este párrafo puede ser más efectivo así: “Nos dedicamos al desarrollo de soluciones tecnológicas personalizadas y tenemos más de 600 proyectos ganados”.
  6. Sé extremadamente cuidadoso con la ortografía y la gramática porque las fallas en estas áreas darán una pésima imagen. Fíjate qué mal queda lo siguiente: “mi decenpeño como precidente en Acerox a cido muy vueno”.
  7. No utilices jergas (vocablos y frases usados por un grupo específico de personas que son incomprensibles para quiénes no pertenecen a ese grupo). Por ejemplo, es incorrecto usar frases como “necesito programar un sistema de logoneo para un website” porque la palabra “logoneo” (que significa “ingreso de usuario y contraseña”) solo la entienden quienes pertenecen al ambiente informático. Esto también se aplica para los coloquialismos (vocablos y frases usados en una zona o región determinada). Por ejemplo, en vez de escribir “Será un proyecto movidito”, redacta “Será un proyecto agitado”.
  8. Usa palabras simples en vez de rebuscadas. Cuanto más sencillo sea tu texto, mejor entendido será y menos lugar a malentendidos dará. Por ejemplo, es incorrecto poner “necesitamos administrar las políticas de exchange de nuestra empresa”. Lo mejor es poner: “Necesitamos administrar las políticas de cambio de divisas de nuestra empresa”.
  9. No hables en tercera persona de tí mismo. Por ejemplo, si tienes como ID de Usuario “KBR”, no debes poner “KBR se dedica al marketing” sino “me dedico al marketing”.
  10. No repitas con frecuencia una misma palabra o aquellas que pertenezcan a la misma familia (como “producto”, “producción”, “productor” y “producido”). Para solucionar esto, usa sinónimos.
  11. Relee y reescribe tu texto la mayor cantidad de veces posible porque siempre la segunda versión que hagas será mejor que la primera, la tercera mejor que la segunda, etc. Cuánto más elaborado sea tu escrito, mayor confianza transmitirá al lector y menos lugar a malentendidos dará.
  12. No repitas tu ID de Usuario muy seguido porque parece un autoelogio.
  13. Usa la menor cantidad de palabras posible porque cuanto más largo es el texto, menor es la predisposición a leerlo. Por ejemplo, en vez de escribir “en la noche de ayer”, redacta “anoche”.
  14. Evita mezclar distintas tipografías (letras) y usar alguna exótica. Es preferible utilizar un tipo standard de aspecto profesional, como Times New Roman o Arial, con un cuerpo de 12 o 14 puntos.
  15. Coloca espacios en blanco entre párrafos para hacer al texto más atractivo visualmente.
  16. No uses términos burocráticos o técnicos, como “A quien corresponda”, “Distinguidos Señores”, etc.
  17. No te quites importancia, por ejemplo con frases como “Somos una empresa no muy conocida de diseño gráfico”.
  18. No uses íconos gestuales o caracteres atípicos porque darás una imagen poco seria.
  19. No utilices posdata (texto añadido como “anexo” debajo de la firma). Si olvidaste poner algo, agrégalo en el cuerpo del texto.
  20. No uses formas redundantes (como “subir arriba”, “bajar abajo” o “plazo de tiempo”), ni que repitan términos (como “los planes que se habían planeado”).
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.139 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: