Pasos legales en la evolución lógica de autónomo freelance a empresario

Son muchas las personas que bien sea ya como primera opción o bien arrastradas después de haber trabajado como personas asalariadas que deciden probar a trabajar por su cuenta, establecerse ofreciendo sus servicios directamente a los clientes, dicho de otra forma personas que desean establecerse como autónomas, otramente dicho (y aunque puede tener acepciones con matices diferentes) como trabajadores o trabajadoras freelance. Muchas de estas personas inician su actividad con muy pocos o nulos recursos, una infraestructura mínima y unas necesidades funcionales muy básicas, pero en algunos casos vamos a más y cambia la situación, ¿qué sucede entonces? Veámoslo.Según la profesión que ejerzamos igual esto no tendrá ningún sentido, es decir, puede ser que por las características propias e intrínsecas del negocio que gestionamos jamás precisemos de adquirir una estructura, una infraestructura mayor de la que ya disponemos, pero en muchas otras ocasiones, en la mayoría de ellas, bien se podría decir que potencialmente en todas ellas, la situación es bien diferente, y un auge del negocio, un ascenso en número de clientes, en la cifra de facturación, significa inexcusablemente una necesidad de crecer, de adquirir mayor dimensión, de explorar nuevas fórmulas y nuevos caminos en nuestra estructura profesional, a eso se le llama evolución. Adentrémonos en ello.
Y es que es evidente que por ejemplo si somos asesores legales, diseñadores gráficos o escritores, no es lo mismo gestionar cinco clientes, que quinientos, ni estar hablando de cifras de negocio que se muevan en unos pocos cientos o miles de euros, a que esas cifras empiecen a multiplicarse, ante estos cambios, un cambio estructural es necesario, necesario por muchos motivos, desde las mismas necesidades operativas, a las legales o fiscales.
La necesidad en el ámbito operativo de ir dando pasos en esta evolución, en la creación de esta estructura superior es más que obvia por la necesidad de la gestión del día a día en sí mismo, y para aumentar la capacidad de poder atender a nuestros clientes, pues por ejemplo no es lo mismo cuando podíamos atender a nuestros pocos clientes directamente a través de sus llamadas a nuestro móvil y nosotros visitarlos directamente y desarrollarles el trabajo encargado, a cuando debemos gestionar multitud de proyectos y gestionar multitud de llamadas y organización de agendas, además esto conlleva una necesidad de que nosotros nos centremos en el área de gestión o de trabajo en las que seamos especialistas, en la que nos sintamos cómodos y organicemos a nuestro alrededor una estructura que haga todas esas funciones suplementarias que nos permitan centrarnos y desarrollarnos nosotros en el núcleo central de nuestro negocio.
Pero más allá de la operativa en el día a día, en la gestión de nuestro negocio, donde realmente también tiene impacto un auge de nuestro negocio es en la forma jurídica, en la forma legal que adquiere nuestro negocio, ello tiene alto impacto tanto para el negocio en sí mismo, como para el profesional que hay detrás de él, aquí vamos a verlo desde una doble vertiente: la de las modalidades y pasos para adquirir dichas formas legales, hasta los condicionantes que inciden en una forma u otra de elección. Según desde el país desde el que esto se lea las particularidades, nombres legales o requerimientos podrán ser unos u otros, también los requisitos o los tramites a realizar, por eso aquí se va a explicar de una forma simple, lo más transversal posible y con definiciones muy claras, pues está claro que por ejemplo aunque en un país al trabajador por cuenta propia se le llame autónomo y en otros países de otra forma, o a la empresa más habitual de los pequeños y medianos empresarios se la llame SL (Sociedad limitada) en algunos lugares y con otras siglas en otros, es evidente que las funciones primordiales de las mismas y la necesidad de crecer con ellas es indistinto (por lo general) de nacionalidades y de particularidades concretas.

Desde un punto de vista de condicionantes que influyen a nivel legal o fiscal en escoger una u otra forma jurídica, y dejando ya de lado todos aquellos condicionantes de gestión del día a día, nos encontramos con dos factores clave para que un autónomo decida constituir una sociedad o no para sus quehaceres profesionales. Por una parte estará la fiscalidad aplicable y por la otra la propia responsabilidad del empresario en el negocio, aquí huelga decir que existirán particularidades, pero por lo general la opción de constituir una sociedad será aconsejable siempre que queramos limitar nuestra responsabilidad al capital aportado como socios en la sociedad (por ejemplo en las sociedades limitadas (SL) en España se exige un capital social mínimo de escasos 3000€), pues al contrario el autónomo responde ilimitadamente con sus propios e ilimitados bienes, y a priori también será muy aconsejable constituirse para un autónomo como sociedad cuando quiera que sus ganancias no tributen al fisco (a la hacienda pública) imputándose directamente a sus rentas personales (IRPF) sino que tributen en los beneficios o pérdidas de una sociedad y de ahí el se ponga unos ingresos determinados. Como consejo general y siempre recomendando encarecidamente visitar a un asesor especializado sobre el tema que nos guiará paso a paso y de forma totalmente segura y profesional según nuestro caso, siempre será fiscalmente más ventajoso tributar a través de una sociedad con personalidad jurídica propia que no como personas físicas, pero es necesario reiterar la necesidad de estudiar caso por caso de forma particular, pues dependerá mucho del país del que se trate, de las cantidades facturadas, etc.
Si en los pasos legales y administrativos a seguir nos fijamos diremos que por ejemplo si nos fijamos en el caso de España no será necesario para darnos de alta como autónomos más que ir a la hacienda pública a darnos de alta a través del modelo 036, el que nos dará de alta censal como profesionales y a la vez en el IAE y también acudir a la seguridad social para darnos de alta en el régimen especial de autónomos de dicho organismo. Posteriormente nuestras obligaciones básicas serán abonar mensualmente la cuota de autónomos (entre unos 200 y 300€ de aportación mínima para este año 2010, pues dependerá de las bonificaciones a las que nos podamos acoger, bases de cotización, etc.) lo que nos dará derecho a los servicios y prestaciones del sistema público, y también deberemos presentar declaración trimestral del IVA a la hacienda pública y demás obligaciones fiscales y de cualquier otra índole que nos sean aplicables. En el caso de querer constituir una sociedad y partiendo de la base que constituiremos la más común de las sociedades, la SL, los trámites básicos serán crear unos estatutos de la sociedad, escoger y registrar una denominación social, depositar el capital social y dar de alta la sociedad en el registro mercantil, y darla de alta a todos los efectos y obligaciones fiscales, ello significa conseguir su propio código de identificación (denominado CIF en España), etc. , a la vez la empresa también deberá regularizarse en la seguridad social, conseguir sus cuentas de cotización, etc., en caso de tener empleados o distintos centros de trabajo reunir todos los requisitos, sin olvidar las demás obligaciones que podamos tener o las particularidades o trámites extra que nos obligue nuestro sector en concreto.
Un último apunte, siguiendo con el ejemplo de España, uno de los países donde la eAdministración o la administración está más implantada de Europa, decir que los trámites y las gestiones para darse de alta como sociedad cada vez se agilizan más, por ejemplo en el caso de Catalunya gracias a la eAdministración y a la implantación de la ventanilla única, se ha pasado de un tiempo total necesario para completar el proceso de 20 días a poderlo hacer actualmente todo de forma virtual de entre una forma automática e inmediata y un máximo de 48h según el caso, esta tendencia será la tónica general de nuestro futuro más inmediato, pues por ejemplo en los próximos diez años el país de Chile tiene un proyecto a desarrollar por una determinada empresa para desplegar todo lo referente a la eAdministracion, y así país por país y lugar por lugar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.133 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: